En mayo de 2013, la Secretaría de Inclusión Social (SIS), a través de la Dirección de Diversidad Sexual, inauguró la línea confidencial y gratuita 131, para brindar asistencia y atención a personas Lesbianas, Gais, Bisexuales, Transgéneros, Travestis e Intersexuales (LGBTI), en diversas áreas como información sobre sus derechos, apoyo psicológico y orientación en casos de discriminación hacia este sector de la población.

Desde el lanzamiento hasta la fecha, el 131 es una línea que ha logrado canalizar muchos casos de emergencia logrando con ello tener un  resultado exitoso de muchos actos de discriminación, prejuicio y violencia contra las personas LGBTI en sus lugares de trabajo, en las escuelas, en espacios públicos e incluso en sus propios hogares.

Recientemente se recibió una llamada de emergencia en la que se reportó una agresión cometida por el Cuerpo de Agentes Metropolitanos (CAM) de Santa Ana, en perjuicio de una persona lesbiana, denunciando además la reiterada violación de derechos humanos por parte de este cuerpo de seguridad, en contra de mujeres lesbianas y mujeres trans, que incluye agresiones verbales, multas y detenciones injustificadas.Imagen Reportaje Call center 131

Como respuesta a esta denuncia recibida a través de la línea 131, la Secretaría de Inclusión Social procedió a contactar a la Policía Nacional Civil (PNC), a través del número de emergencia 911, quienes desplegaron patrullas para dar asistencia y seguimiento; asimismo se informó el caso a la Fiscalía General de la República y a la Procuraduría de Derechos Humanos de Santa Ana.

Posteriormente se realizó una llamada de seguimiento al 911 donde se confirmó la presencia de agentes de la PNC en las inmediaciones del Colegio Bautista de Santa Ana, área donde se registró el hecho.

Por su parte y en apoyo a esta agresión, organismos de la sociedad civil que velan por el respeto a los derechos de la población LGBTI, como el Espacio de Mujeres Lesbianas por la Diversidad (ESMULES), se hizo presente también al lugar para constatar que se estuviera proporcionando la debida seguridad.

El Director de Diversidad Sexual de la SIS, Cruz Torres, explica que las personas que atienden la línea son profesionales que pueden orientarles sobre cuáles han sido los derechos vulnerados y brindar un acompañamiento psicoemocional en relación a los efectos que tiene la discriminación sistemática familiar, producida en la calle, en el trabajo, en instancias de salud o propiciadas por los cuerpos de seguridad.

Agregó además que la línea 131 es completamente gratuita, no genera ningún cargo en el recibo del teléfono y es también confidencial; funciona de lunes a domingo de 6:30 a.m. a 10:30 p.m. Las personas que llaman al 131 reciben una orientación sobre sobre las instituciones a donde pueden ir a interponer una denuncia y acerca de los documentos que deben de llevar para poder probar el hecho discriminatorio.