EL Gobierno de Brasil anunció este día la inauguración, en febrero próximo, de la primera sede de la “Casa de la Mujer”, programa inspirado en el modelo salvadoreño de “Ciudad Mujer”, y que será el primero de los 26 centros que proyecta poner en funcionamiento en ese país suramericano.

El anuncio fue hecho por la Ministra de la Secretaría de Políticas para la Mujer de Brasil, Eleonora Menicucci, a través de una declaración brindada a la agencia de noticias EFE, difundida este día a través de medios nacionales e internacionales.

En febrero de 2013, la Secretaria de Inclusión Social de El Salvador, y en ese entonces Primera Dama, Vanda Pignato, se reunió en Brasilia con la Presidenta Dilma Rousseff, ocasión en la que le presentó el proyecto Ciudad Mujer, así como los avances del Gobierno salvadoreño en la implementación de políticas públicas con enfoque de género.

En dicha oportunidad, la mandataria brasileña reiteró su admiración por el programa Ciudad Mujer y expresó: “felicito a la Secretaria Pignato por impulsar este proyecto como un modelo a seguir  en materia de políticas públicas a nivel latinoamericano. El Gobierno de Brasil tiene interés en desarrollar y apoyar las iniciativas sociales que impulsa El Salvador, sobre todo en la atención de los grupos más vulnerables, en este caso las mujeres”, afirmó la Presidenta Rousseff.

De acuerdo a las declaraciones vertidas hoy por la Ministra brasileña Eleonora Menicucci, la primera “Casa de la Mujer” abrirá sus puertas en la ciudad de Campo Grande, capital del estado de Mato Grosso do Sul, zona fronteriza con Paraguay y Bolivia. Se espera que otras sedes sean inauguradas en 26 estados de este país.

El programa “Casa de la Mujer” brindará atención en las áreas de salud, asistencia psicológica, jurídica, así como orientación en la búsqueda de trabajo basándose en los estándares del modelo “Ciudad Mujer”, proyecto que reconoció fue diseñado e impulsado por la Secretaria de Inclusión Social de El Salvaor, Vanda Pignato.

Ciudad Mujer no solo ha inspirado a otros países como México, Trinidad y Tobago, Colombia, Perú, República Dominicana, y ahora Brasil, sino también ha sido recomendada por otras entidades, como la Organización de las Naciones Unidas (ONU), quien ha presentado al proyecto como un modelo en materia de equidad de género, y que puede ser replicado en cualquier parte del mundo.