Cada 16 de enero nuestra nación reafirma su vocación de paz: Presidente Sánchez Cerén


Compartir:

San Salvador, 16 de enero de 2016. El Salvador celebró este 16 de enero 24 años de los Acuerdos de Paz con una ceremonia que reunió a firmantes y a la diversidad de sectores de la sociedad salvadoreña, quienes lucieron en sus manos rosas blancas en señal de esa tan anhelada paz que llegó a la nación en 1992.

El acto fue encabezado por el presidente Salvador Sánchez Cerén, firmante de los acuerdos y quien en su mandato promueve la unión del país, el diálogo y la concertación, como fórmula inequívoca para solucionar los problemas nacionales.

En la actividad también participó la Subsecretaria de Inclusión Social y Coordinadora del Consejo Directivo del Registro de Víctimas de Graves Violaciones a los Derechos Humanos en el Contexto del Conflicto Armado (CODREVIDH), Guadalupe Hernández.

El CODREVIDH juega un papel importante en la reparación a los familiares y las víctimas del conflicto armado,a quienes el mandatario hizo una especial mención, pues su Gobierno trabaja para que reciban la reparación de los derechos vulnerados y sus respectivas indemnizaciones, tal y como ordena la Corte Interamericana de Derechos Humanos (CIDH).

El presidente exaltó en el acto que la firma de los acuerdos es “uno de los acontecimientos más importantes de nuestra historia”.

“Cada 16 de enero los salvadoreños reafirmamos nuestra vocación de paz y la decisión de avanzar en la unidad de la familia salvadoreña, objetivos a los que se consagra día a día nuestro gobierno”, dijo el presidente, quien como en todo acto oficial estuvo acompañado de su esposa, la primera dama Margarita Villalta de Sánchez.

“Con la firma de los Acuerdos de Paz nuestro país se ganó el respeto y reconocimiento internacional por haber tenido la valentía y la sabiduría de poner fin a una cruenta guerra a través del diálogo y la negociación”, expresó el estadista en la ceremonia.

Los actos oficiales tuvieron lugar en el pabellón 1 del Centro Internacional de Ferias y Convenciones (CIFCO), con la anuencia de la sociedad civil, el Gabinete de Gobierno, el cuerpo diplomático, y la participación musical de la Orquesta Sinfónica Nacional, las niñas y niños del Coro Presidencial para el Buen Vivir, el cantautor salvadoreño Álvaro Torres y un ensamble que incluyó a artistas como Roberto Quezada y Guillermo Cuellar, entre otros.

Al hacer un recordatorio de lo cruento de la guerra y la complejidad de las negociaciones, el jefe de Estado dijo que para muchos la paz “parecía imposible”.

Sin embargo, afirmó que “el enorme sacrificio y el anhelo de paz y libertad de todo un pueblo abrió las puertas a una nueva etapa para la reconciliación y la unidad nacional”.

Estos acuerdos de nación, resaltó, “marcan el inicio de una nueva transición en El Salvador, que nos permite construir juntos pilares firmes de justicia social, bienestar y democracia”

“Como firmante de los Acuerdos de Paz sigo sosteniendo que su esencia fundamental es promover una sociedad respetuosa de las ideas, abierta al diálogo y al debate permanente, que fomente la participación social”, expresó el estadista.

En ese contexto, consideró que los salvadoreños y salvadoreñas estamos llamados a encontrar siempre los puntos en común, a trabajar soluciones a las necesidades colectivas, a construir juntos un país con progreso, dignidad, paz duradera, con oportunidades para todas y todos.

“Solo así lograremos una verdadera unidad y reconciliación nacional. Solo unidos sacaremos adelante a nuestro país en lo económico, lo social y en el desarrollo integral que demanda nuestro pueblo”, expresó el gobernante.

El presidente Sánchez Cerén dijo que le llena de alegría ver como las nuevas generaciones hacen suyo el preciado logro de la paz, como nuestras niñas, niños y jóvenes abrazan la paz como un legado que merece ser cuidado y defendido.

El jefe de Gobierno remarcó que cada 16 de enero “lo dedicamos al pueblo salvadoreño, a los que están presentes y a quienes ya no están con nosotros, a las víctimas de la población civil, a los que consagraron sus vidas en nombre de la libertad”.

A todos ellos, les dijo, los “tenemos en nuestra memoria, jamás los olvidaremos”, y también por ellos mismos el país tiene el compromiso de seguir construyendo “la paz y no permitir ninguna acción que contravenga este propósito.

Acto seguido, como Comandante  General de la Fuerzas Armadas pidió perdón a las víctimas de las graves violaciones a los derechos humanos y sus familiares, y reafirmó su compromiso de que hechos como esos jamás se repetirán en nuestra historia.

Siguiente SIS brinda atención especializada a población LGBTI en casos de agresión y discriminación

Anterior Ciudad Mujer Morazán llega con éxito a su primer año de funcionamiento

RELACIONADOS