Para mí es un enorme placer encontrarme con ustedes este día, en el que celebramos juntas el fruto de su esfuerzo. Por motivos de salud nuestra Secretaria de Inclusión Social, la Dra. Vanda Pignato, no nos puede acompañar esta mañana. Ella está recuperándose de una operación en su rodilla y no puede realizar mucho esfuerzo físico. Está en su oficina trabajando en proyectos y programas que fortalezcan el modelo Ciudad Mujer y desde allí les manda abrazos y muchas felicitaciones.

Ahora concluimos un proceso formativo en Derechos Humanos y Género, como parte del programa de Alfabetización en Derechos de las Mujeres, el cual desarrollamos en todas las sedes de Ciudad Mujer.

Como ustedes saben las mujeres llevamos años luchando por ser sujetas de derechos, por poner en la agenda política aquellas cuestiones que nos afectan a las mujeres por el hecho de ser mujeres, pero no por ello eran problemas de mujeres sino que, en tanto que situaciones arraigadas estructuralmente en la sociedad, requerían de la consideración del problema social y por tanto, de una respuesta integral por parte de los poderes públicos.

Es por ello que, con Ciudad Mujer a través del Módulo de Gestión Territorial y del Conocimiento avanzamos en la construcción de una de las tres autonomías vitales para las mujeres, es decir la autonomía en la participación ciudadana y política.

La alfabetización en derechos es una estrategia de educación colectiva que ayuda a fortalecer las capacidades de las mujeres en la adquisición de sus conocimientos sobre sus derechos que les permitirán prevenir y ayudar a eliminar la violencia, discriminación y desigualdad que enfrenta actualmente la sociedad salvadoreña.

En el que se promueve la dignidad de las mujeres y previene la violencia de género a través de la divulgación y sensibilización de los derechos de las mujeres, con jornadas de reflexión, cursos, talleres, actividades culturales, material didáctico, coloquios y conversatorios, tanto dentro de Ciudad Mujer como fuera del centro, en el ámbito comunitario.

Las mujeres tenemos los mismos derechos, sin embargo, hay un conjunto de derechos que nos corresponden específicamente, en el cual deben ser respetados para que la sociedad sea equitativa entre ambos géneros.

Algunos de los derechos exclusivos para nosotras las mujeres están: Vivir libre de violencia de género, no sufrir discriminación por razón de género o por ser mujer, no ser despedidas de los lugares de empleo, ni privada de ninguna de las oportunidades, por motivos de embarazo y maternidad, ser respetadas y garantizadas en la autonomía sobre las decisiones que nos atañen y no ser afectada, disminuida o discriminada en el ejercicio o goce de nuestros derechos.

Este proceso formativo se llevó a cabo en los municipios de Atiquizaya con 44 mujeres, Concepción de Ataco con 21 mujeres, Apaneca con 20 mujeres, Ahuachapán con 420 mujeres, todos del departamento de Ahuachapán, logrando de esta manera un total de 505 mujeres alfabetizadas en sus derechos.

Cabe mencionar que durante el desarrollo del proceso de alfabetización en derechos de las mujeres se hicieron coordinaciones con actores locales, instituciones gubernamentales tales como la  Gobernación Departamental de Ahuachapán, líderes y lideresas comunitarias de los municipios participantes, la Confederación de Federaciones de la Reforma Agraria Salvadoreña CONFRAS y la Unidad de Salud de Apaneca, quienes brindaron sus instalaciones, mobiliario y transporte, con el objeto que esta formación en derechos de las mujeres se haya realizado con éxito.

Antes de concluir, quiero agradecer de manera particular a mis compañeras del Módulo de Gestión Territorial y del Conocimiento, coordinado por Antonia Hernández, a la Directora de Ciudad Mujer Santa Ana, Rosa María Centeno, al equipo del área territorial de la sede y a todo el personal, por su compromiso y dedicación en la realización de este proceso de formación.

Agradezco, especialmente a usted, señor Gobernador Juan Francisco Sanchez Hernández y a la Vice Gobernadora Yessica Ibeth Valdez Rivas, por el valioso apoyo que nos brindan, en el cual se han convertido en nuestras aliadas en la lucha por los derechos de las mujeres.

Finalmente quiero felicitarlas por esta graduación y animarlas a que sigan en el camino de conocer, exigir y defender sus derechos y los de todas las mujeres.

Las animo a seguir siendo mujeres guerreras, fuertes, decididas y que junto a Ciudad Mujer puedan transformar sus vidas y la de sus familias. Por eso les pido que inviten a otras mujeres a que usen los servicios y las oportunidades que brinda el Programa Ciudad Mujer; que se apropien y defiendan este modelo de atención integral e integrado que es para todas las salvadoreñas.

¡Muchas felicidades!

Gracias.