Queridos amigos y amigas,

El día de hoy, me complace mucho estar aquí,  junto con nuestro querido amigo, el Embajador de la República de China – Taiwán, y gran amigo de El Salvador y de Ciudad Mujer, nuestro querido Andrea Lee, con dos objetivos muy importantes:

El primero, recibir de manos de nuestro querido Embajador, la publicación del libro de “Ciudad Mujer, Nuevo modelo de Gestión Pública para la Igualdad y la Paz”, en versión Chino Mandarín, financiado por la República de China – Taiwán.

Para mí es una muestra significativa de amistad y compromiso entre ambos países para difundir y promover un modelo eficaz y de impacto para la igualdad de género como es el Programa Ciudad Mujer.

Como saben, para el gobierno de El Salvador es una prioridad convertir al país en un lugar incluyente y solidario, que ofrezca oportunidades de buen vivir a todas y todos, en especial a grupos prioritarios, entre ellos las mujeres, quienes representan el 53% de la población.

En este sentido, el Programa Ciudad Mujer ha demostrado su capacidad para ser un modelo de gestión pública eficiente, que acerque los servicios a quienes más lo necesitan, bajo un trato con calidad y calidez ofreciendo mayores oportunidades para las mujeres, especialmente aquellas quienes viven en condición de vulnerabilidad y discriminación.

En efecto, según estudios realizados al programa, se ha develado que las mujeres que visitan las sedes de Ciudad Mujer, utilizan un 43% más de los servicios públicos relacionados con Salud Sexual y Reproductiva, Empoderamiento Económico y Atención a la Violencia de Género.

Además, el programa reduce el costo monetario y tiempo necesario para que las mujeres hagan uso de múltiples servicios.

Y muy importante decirlo, que Ciudad Mujer tiene efectos positivos en el estado de ánimo de las usuarias, pues se reporta que ellas tiene un 10% más de satisfacción con su vida.

Dado el impacto tan positivo de este modelo, el país se convierte en oferente de Cooperación Sur – Sur y triangular, pues países como Honduras, República Dominicana, Paraguay, Guatemala, entre otros de la región Latinoamericana ya han manifestado su interés en conocer el modelo y han iniciado el camino hacia la implementación.

Por tanto, es indispensable promover el modelo de gestión que tiene Ciudad Mujer, de manera que tenga mayor alcance, cobertura y más países puedan tener elementos clave para desarrollar acciones y servicios específicos para las mujeres.

Esto además, contribuye a cumplir con los compromisos asumidos en los instrumentos internacionales como la Convención para la Erradicación de toda forma de Discriminación contra las Mujeres (CEDAW), la Cuarta Conferencia Mundial sobre la Mujer y su Plataforma de Acción de Beijing, entre otros.

De manera especial, se ha difundido a nivel latinoamericano, más es necesario dar más fuerza a su promoción en otras regiones del mundo, como Asia, donde además se requiere facilitar este instrumento en varios idiomas, como el Chino Mandarín.

Por tanto, con el objetivo de difundir el programa Ciudad Mujer hacia otras regiones del mundo, el Gobierno de China Taiwán, representado por el embajador Andrea Lee, nos apoyó para tener el libro en Chino Mandarín y tener 2,000 ejemplares.

El segundo motivo de este evento, es hacer un reconocimiento público a este gran amigo de El Salvador, y particularmente, amigo solidario de la población más necesitada del país, nuestro querido Embajador Andrea Lee, quien concluye su misión en El Salvador y regresa a ocupar un alto cargo en su país.

Desde su llegada a nuestro país, el Embajador Lee ha puesto su mejor esfuerzo y sus mayores talentos para apoyar una gran diversidad de programas y proyectos que resultaron en beneficio directo de cientos de personas de los grupos más vulnerables de nuestra población, tal como mujeres, personas adultas mayores, personas LGBTI y población en vulnerabilidad alimentaria.

El Embajador Lee ha sido, además, un gran amigo de Ciudad Mujer, apoyando sobre todo, los diferentes esfuerzos para que las mujeres obtengan conocimientos, desarrollen sus capacidades y logren una autonomía económica sostenible.

Es por ello que, muy humildemente queremos entregar un merecido reconocimiento, que lleva todo nuestro agradecimiento por su trabajo solidario y fraterno en beneficio de las y los salvadoreños.

Querido amigo, lleve con ustedes también nuestra amistad y fraternidad hacia el Gobierno y el noble pueblo de la República de China – Taiwán.

Le deseamos a usted y a su querida familia, lo mejor en esta nueva etapa del camino que iniciarán, la cual estamos seguras, estará llena de éxitos.

Hasta pronto y muchas gracias.