Amigas y amigos:

¡Que felicidad estar aquí con cada una de ustedes!

Hoy celebramos, en primer lugar, que 219 jóvenes han finalizado su proceso de Alfabetización en Derechos de las Mujeres.

Pero como ustedes son increíbles, no sólo han finalizado este importante curso, sino que también han acabado otros talleres formativos, tanto en la Escuela de Campo Agrícola como en actividades manuales.

Que tengan doble graduación en una misma mañana, demuestra que tienen una energía y un interés por aprender, admirable!! Me encanta! Son ustedes un ejemplo para toda la juventud salvadoreña, así que siéntanse con mucho orgullo!

Conversaba con mis compañeras de Ciudad Mujer Colón, a quienes aprovecho a agradecer todo su trabajo que hacen con tanta creatividad y amor– y ellas me decían que al llegar a cada Centro Escolar en Colón, Quezaltepeque, Armenia, Sonsonate, Izalco y el Puerto de La Libertad encontraron realidades e intereses diferentes.

Que a unas de ustedes les gustaba más un tema de empoderamiento en derechos; a otras les interesaba conocer sobre salud sexual y reproductiva; y a muchas otras veían más importante trabajar sobre prevención de violencia en el noviazgo.

También encontraron que en unos centros escolares al principio no muchas jóvenes se querían integrar en la Escuela de Capacitación Agrícola, pero que luego sí estaban muy emocionadas de romper esos estereotipos de que el trabajo de la tierra es sólo para hombres, y ya no querían que el curso finalizara.

Así pues, ha sido una aventura maravillosa todo este proceso, tanto para ustedes como jóvenes como para nosotras como adultas –que aprendemos tanto de ustedes también–; aventura que no hubiera sido posible sin la disposición de cada una de ustedes.

Y de sus maestros, maestras, directores y directoras, que están conscientes de la importancia de brindarles una formación aún más completa, que abarque otras áreas de su vida, como es la equidad de género, los derechos humanos y la prevención de violencia contra las mujeres.

En Ciudad Mujer, tanto mis compañeras como yo, pensamos mucho en ustedes.

Sabemos que este es un momento histórico único: nunca en la historia ha habido una población mayoritariamente joven en todo el mundo, ni en El Salvador.

Por eso quien diga que las y los jóvenes son el futuro, se equivoca porque ustedes, la juventud, no son sólo el futuro, ¡son el presente, el ahora!
Cada día más, en diferentes partes del mundo, hay más jóvenes organizándose y haciendo escuchar su voz por las cosas en las que creen y necesitan para su desarrollo integral.

Hay jóvenes que se organizan por el derecho al deporte, por las artes, por la protección de los animales, por el acceso a la educación, al agua, y todos esos movimientos son muy importantes.

Y yo me pregunto, si no sería emocionante que ustedes también se decidieran a empezar un movimiento por sus derechos. ¿Creen que no sería lindo que tuvieran un impacto, en primer lugar en sus escuelas y en sus comunidades?
O soñemos más! Un impacto en su municipio, en su departamento… en el país! Y que se conociera –inclusive a nivel internacional– que ustedes han sido las protagonistas de un movimiento de hombres y mujeres jóvenes que, por ejemplo, logró el primer municipio del país sin embarazos en adolescentes?

¿O ser quienes lograron el primer departamento del país sin casos de violencia contra las mujeres?, o bien que ustedes lograron la erradicación el bullying en los centros escolares, o el acoso sexual, o la discriminación?.

Imagínense qué emoción que se conociera que esas jóvenes que están cambiando el mundo, dejando una huella al construir una realidad más justa, haciendo que sean reconocidos los derechos de las mujeres y de la juventud, son precisamente aquellas chicas y chicos que se formaron en Ciudad Mujer Colón.

Sería maravilloso!!! Sería darle una lección al mundo desde el amor, trabajando juntas para lograr verdaderas transformaciones.

Les invito a ser parte de este cambio, les invito a que crean en sí mismas; toda idea es importante, crean en sus ideas, confíen en ustedes, nosotras desde Ciudad Mujer estamos siempre con las puertas abiertas para escucharles y para que construyamos juntas; pídannos más cosas, y todo lo que esté en nuestras manos lo ponemos a su servicio.

No sólo los cursos de alfabetización en derechos de las mujeres, que son tan importantes y de los cuales se gradúan ustedes hoy.

Les ofrecemos más procesos de derechos en salud sexual y reproductiva, en prevención de violencia, en cursos para desarrollar habilidades manuales, habilidades de liderazgo, deportivas.

Acérquense y platiquemos, construyamos una Ciudad Mujer Joven que nos dé muchísimas herramientas para alcanzar todo su potencial, nosotras estaremos encantadas en hacerlo.
Les felicito por haber formado parte de este proceso en Alfabetización en derechos, espero seguirlas viendo aquí en Ciudad Mujer, y oír siempre cosas maravillosas de ustedes.

Confío en ustedes, las quiero mucho.