Amigos y amigas,

En esta mañana me siento muy contenta de estar de nuevo con ustedes y me siento muy honrada al ser invitada a este evento, para celebrar y compartir todo el esfuerzo que hemos puesto para mejorar las condiciones de vida de las mujeres, especialmente de aquellas en condición de vulnerabilidad.

Ustedes saben que en nuestro contexto enfrentamos grandes retos, especialmente las mujeres que a diario viven discriminación y violencia.

Muchas mujeres dejan de lado su propia salud, pues priorizan el bienestar de sus familias, enfrentando luego enfermedades físicas y emocionales, como un reflejo de estos estereotipos que fomentan la discriminación, y que también devienen de la violencia.

Es una situación tan negativa pero tan cotidiana, que las mujeres apenas piensan en su propio bienestar.

Ante esta realidad, no podemos quedarnos de brazos cruzados. Tenemos que seguir trabajando, luchando por construir una sociedad más justa e inclusiva en todas las dimensiones para que las mujeres puedan lograr su autonomía y ejercer sus plenos derechos.

En este esfuerzo siempre es importante encontrar personas altamente comprometidas y por ello, ahora me da mucho gusto estar con mis amigas y amigos de la Universidad Evangélica de El Salvador: con el Licenciado Julio Quinteros, la Junta Directiva y el equipo técnico, que han demostrado mucha disposición y empeño para darle una oportunidad de mejorar la salud de las mujeres.

Agradezco mucho este reconocimiento que me otorgan por la “Labor Social”, pues para mí representa una motivación para seguir en la ardua tarea de luchar por los derechos de las personas con mayor necesidad en el país.

Esto me lleva a reafirmar mi compromiso con las mujeres y no voy a descansar en esta labor, pues me apasiona saber que podemos hacer algo por transformar la vida y dar mayores oportunidades de desarrollo para las mujeres, quienes son mi mayor inspiración.

Sin duda me siento motivada, pues a pesar de las dificultades que he enfrentado, sigo aquí, de pie y con mucho ánimo para avanzar por la igualdad sustantiva y cumplir con los objetivos y metas que como Secretaría de Inclusión Social y como Gobierno hemos asumido.

Deseo agradecer también a mi equipo de la Secretaría de Inclusión Social y al equipo Ministerio de Salud en las sedes de Ciudad Mujer, pues han sido parte de este esfuerzo.

Son más de mil mujeres que hemos atendido y a ellas también les quiero agradecer, pues el proceso no es fácil; muchas vienen desde muy lejos, teniendo que madrugar y dejar sus actividades, pero estas se ven recompensadas con la recuperación de su salud bucal y su autoestima.

 

Amigos y amigas,

 

Antes de finalizar, les exhorto a seguir trabajando, desde sus áreas, por tener ese El Salvador que queremos, un país más inclusivo, con mayores oportunidades.

Y en esta mañana, les reafirmo mi compromiso y convicción para seguir luchando hacia la igualdad sustantiva para las mujeres, a quienes dedico este reconocimiento.

 

Muchas gracias.