Por Secretaria de Inclusión Social, Vanda Pignato:

Queridas amigas y amigos.

Me siento muy contenta esta mañana de poder estar acá con ustedes, con el gran placer de entregar 60 diplomas que certifican que igual número de usuarias de las sedes de Ciudad Mujer San Martín y Santa Ana.

Han sido capacitadas en las técnicas culinarias para desarrollar platillos de la internacionalmente reconocida gastronomía mexicana, considerada por la UNESCO como un patrimonio intangible de la humanidad.

Mi felicidad es aún mayor porque nuestras mujeres han tenido la oportunidad de recibir esta capacitación de parte de dos grandes mujeres, con unas dotes culinarias impresionantes, capaces de trasladar a toda aquella persona que degusta y saborea su comida, a las hermosas tierras mexicanas.

Me refiero, en primer lugar, a Abigail Mendoza, embajadora del arte gastronómico y textil de Oaxaca, México, y propietaria de uno de los diez restaurantes considerados como los mejores del mundo: “Tlamanali”, ubicado en elEstado de Oaxaca.

Ella pertenece a una región rica en tradiciones y costumbres; tierra de grandes artesanas y artesanos que elaboran los famosos sarapes de lana, tapetes y otras hermosas obras de arte multicolores.

Oaxaca cuenta, además, con una de las gastronomías más impresionantes, cuna de los exquisitos moles, tamales, empandas y las mundialmente famosas aguas de frutas.

Abigail es quizá, la mayor exponente de la cocina mexicana y su principal promotora en países como Francia, Estados Unidos y España.

Ella comparte sus conocimientos en conferencias y capacitaciones en famosas universidades, tanto en los Estados Unidos como en Europa.

Ha recibido muchos galardones, entre ellos destaca el premio del Banco Mundial y otro de parte del Gobierno mexicano. En su haber cuenta con muchos textos sobre el mundo de la culinaria mexicana.

Así también, me quiero referir a Rufina Mendoza, compañera inseparable, valioso apoyo y hermana de Abigail, quien también ha venido hasta este país a compartir con este selecto grupo de salvadoreñas, la sabiduría ancestral de las indígenas en la preparación de la comida.

Contar hoy en El Salvador, con Abigail y con Rufina, ha sido gracias a otras dos grandes mujeres y queridas amigas de Ciudad Mujer.

Me refiero a Patricia Olamendi, representante de ONU Mujeres en nuestro país y una de nuestras principales aliadas.

Y a Patricia Bernal, una espectacular actriz, productora y documentalista mexicana, quien nos estará apoyando con la producción del “primer documental de Ciudad Mujer”.

Con el trabajo de Patricia Bernal queremos captar la esencia “intangible”del modelo de Ciudad Mujer, aquello que solo podemos apreciar después de contemplar la sonrisa de una mujer que sale de Ciudad Mujer, luego de haber dejado atrás, un doloroso ciclo de violencia.

Igualmente mis agradecimientos para el Instituto Nacional de las Mujeres, con sede en México y para la Embajada de México en El Salvador.

Gracias por confiar en el programa Ciudad Mujer.

Gracias por permitirnos entregar lo mejor a nuestras usuarias para que se capaciten y emprendan el camino que las conduzca a una verdadera autonomía económica.

No quiero pasar por alto que al día de hoy ya estamos llegando a las 500 mil mujeres atendidas.

Miren que maravilla: medio millón de mujeres salvadoreñas han recibido de Ciudad Mujer las oportunidades que históricamente se les habían negado.

Por eso les digo a ustedes, amigas que hoy se gradúan de este taller, les digo:

Pongan en práctica todos los conocimientos que han recibido en este “Curso Avanzado de Cocina Autóctona Mexicana”; preparen las más deliciosas recetas, proyéctense con la apertura de negocios culinarios.

A los empresarios y empresarias que ahora nos acompañan les pido que brinden una oportunidad a estas mujeres, que sepan que acá en Ciudad Mujer estamos siempre a la vanguardia preparando a nuestras usuarias en las profesiones y oficios que demanda el mercado productivo y más aun formándolas en áreas que tradicionalmente eran ejercidas solo por hombres.

Confíen en nuestras mujeres, ellas no les van a fallar.

Nuevamente gracias a todos y todas por estar acá.