Por Secretaria de Inclusíión Social, Vanda Pignato:

Buenos días.

Deseo dar una fraternal bienvenida a todos y todas, en especial a un gran amigo de El Salvador, y un muy querido amigo mío, el Presidente del Consejo Nacional del Servicio Social de la Industria (SESI), Jair Meneguelli y a los funcionarios y funcionarias de la Embajada de la República Federativa de Brasil, que le acompañan.

Es un gran honor compartir con ustedes este momento, en el cual estamos recibiendo una donación que consiste en la “Cocina Semifija”, parte del proyecto “Programa de educación alimentaria y nutricional, cocina Brasil- El Salvador”, que ejecutamos como parte del programa de cooperación suscrito entre el Gobierno de la República Federativa de Brasil y el Gobierno de El Salvador, en el año 2012.

 

Este proyecto conocido como “Cocina Brasil – Cocina El Salvador”, es muy importante para nuestro país, pues promueve acciones de educación alimentaria destinadas a mejorar los niveles de salud y la calidad de vida de las personas, principalmente de bajo ingresos, mediante la orientación didáctica y pedagógica para la producción de alimentos de alto valor nutricional y de bajo costo.

El programa se basa en la producción de alimentos con alto valor nutritivo y bajo costo, para proporcionar soluciones a los problemas locales de la reducción de la desnutrición y la pobreza.

El programa Cocina Brasil – El Salvador tiene un eje transversal y es la accesibilidad.

Vean: Se trata, en primer lugar, de hacer accesible una alimentación segura y nutritiva, a familias de escasos recursos.

Y esto a través de hacerles también accesible el conocimiento sobre todos los recursos de los que se pueden disponer para mejorar la alimentación de las familias, incluso con elementos que tradicionalmente se botan o se desperdician, y que tienen un alto nivel de nutrientes.

Las mujeres capacitadas saben ahora que se pueden elaborar deliciosos y nutritivos platillos y postres, por ejemplo con las cáscaras del plátano, o licuados con las cáscaras de las sandías, aprovechando más los recursos que se tienen, beneficiando además, la economía familiar.

Por eso es tan importante el donativo que hoy recibimos, puesto que esta cocina permitirá llevar las capacitaciones y talleres a aquellos lugares en donde viven las mujeres que necesitan el asesoramiento nutricional, haciendo el programa altamente eficiente.

Es importante resaltar que desde la División de Asistencia Alimentaria hemos estado ejecutando el proyecto y a la fecha hemos desarrollado 36 cursos, con la participación de un total de 699 usuarias de todas las sedes de Ciudad Mujer, quienes han concluido su proceso de formación sobre la composición nutricional, manejo, procesamiento y consumo de los alimentos.

Dentro de los resultados logrados, contamos con el contenido y material didáctico de Educación Nutricional adaptado a la cultura salvadoreña, impreso y puesto a disposición de las personas que brindarán y recibirán el taller, gracias a la cooperación del SESI y de la Agencia Brasileña de Cooperación ABC.

Con todos estos recursos, como la cocina semifija, el material didáctico, las instructoras formadas, podremos seguir beneficiando a muchas mujeres más, lo que significa que se beneficiará también a sus familias.

Por eso estamos muy contentas y agradecidas con el SESI, y en particular, con nuestro querido Jair, por esta donación tan solidaria para las mujeres salvadoreñas.

Pero quiero reconocer que ésta no es la primera y única ayuda que el SESI, con el apoyo de la Agencia Brasileña de Cooperación dan a nuestro país.

El SESI ha apoyado al Instituto Salvadoreño para el Desarrollo Integral de la Niñez y la Adolescencia –ISNA–, con el proyecto llamado “Cambia tu vida”, el cual consiste en un programa de integración social de niñas, adolescentes y jóvenes víctimas de violencia sexual, a través de la educación, la formación y la inclusión laboral segura y digna.

Vean pues, que el SESI está totalmente comprometido a apoyar, prioritariamente, a las mujeres de todas las edades en El Salvador, reconociendo que al invertir en las niñas, las jóvenes y las mujeres, se está invirtiendo en el país.

Por tales razones, querido amigo, Jair Meneguelli, al recibir el donativo destinado para la Secretaría de Inclusión Social, deseo expresar nuestro reconocimiento y profunda gratitud a SESI y ABC, por esta muestra de solidaridad hacia el pueblo salvadoreño.

Hago extensivo el agradecimiento a mi equipo de trabajo de la División de Asistencia Alimentaria de la Secretaría de Inclusión Social; a las demás instituciones del Gobierno de El Salvador; a Rosangela Lengler de SESI, que han brindado toda su ayuda en la elaboración de la metodología del programa como la implementación y desarrollo de la misma.

Gracias a todas y todos.