Muy buenos días,

Quiero darles la bienvenida a quienes nos acompañan este día para celebrar el cierre de un proyecto que nos llena de orgullo, por el enorme compromiso que hemos podido evidenciar en la población salvadoreña emprendedora.

Este proyecto de apoyo al emprendimiento, financiado por el pueblo y el Gobierno de China Taiwán, estuvo dirigido específicamente para un sector muy golpeado de nuestra sociedad: mujeres lesbianas y bisexuales, y personas Trans.

Es lamentable que en El Salvador aún existan instaladas muchas formas de discriminación por razones de Orientación Sexual o Identidad y Expresión de Género.

Y una de las más graves es la que toma la forma de violencia económica, limitando las oportunidades de desarrollo de las personas y de sus familias; cuando sabemos que en muchos casos las personas LGBTI son quienes se hacen responsables de sus familias y llegan a convertirse en un pilar de las mismas.

Quiero que al compartir esta actividad, lo hagamos como homenaje para todas las personas LGBTI que han sido asesinadas por odio, y que son testimonio de la necesidad de continuar con las acciones de apoyo a este sector poblacional.

Quiero que recordemos a sus familias que quedaron desprotegidas al perderles, quiero que les encontremos en estas valientes personas que hoy nos presentan los avances de su emprendimiento.

Hemos apoyado y acompañado 28 iniciativas productivas, desde la instalación de capacidades en las emprendedoras y emprendedores, que ahora saben de cómo administrar sus negocios, como llevar su contabilidad y promocionar sus servicios; además, recibieron el capital semilla para impulsar sus negocios.

Hemos encontrado casos en los que han crecido tan bien, que ahora ellas emplean a otras personas LGBTI, abriendo oportunidades al compartir lo que han obtenido.

Ese es el compromiso de las personas LGBTI salvadoreñas, que muchos no quieren que se sepa.

Es necesario reconocer el liderazgo de ASPIDH-Arcoíris, y de Mónica con su equipo, quienes han puesto todo su esfuerzo en apoyar a tantas personas, sin descansar para motivarles, organizar las jornadas de formación, preparar las compras y llevar las cuentas de manera ejemplar.

Además, es necesario reconocer al personal de la Sede de Ciudad Mujer San Martín, su Directora, y el equipo del Módulo de Autonomía Económica, muy en concreto Susana, quien ha estado sumamente comprometida con cada una de las personas beneficiarias, apoyándolas a desarrollar sus ideas y sus proyectos.

Al equipo de la Dirección de Diversidad Sexual, nuestra querida Yamileht, cuyo conocimiento de la realidad de las personas LGBTI le permite empatizar con cada una y tanto apoyarles como guiarles.

Y por supuesto a nuestros queridos amigos del pueblo y gobierno de China-Taiwán por el apoyo económico a estas familias que ahora pueden romper el ciclo de pobreza que un sistema excluyente les construyó por ser diferentes.

Como sociedad tenemos un enorme compromiso en derribar las barreras que nos dividen, necesitamos construir una sociedad más humana y respetuosa de la diversidad, pues en la comprensión e inclusión está la clave del desarrollo del país.

A las emprendedoras y emprendedores les quiero pedir que continúen con su labor, que continúen transformando sus vidas, recuerden que la Secretaría de Inclusión Social está ahí para ustedes en lo que nos sea posible, los logros que ahora cosechamos son principalmente de ustedes, por lo que deben aceptar que son capaces de esto y de mucho más.

Quiero instar a todas las instituciones a apoyar a las personas LGBTI, pues son parte de nuestra misma ciudadanía; a todos los partidos políticos para que abran sus agendas a las necesidades de estas personas.

Y a las entidades privadas que tienen la capacidad para contribuir al desarrollo del país a través de impulsar emprendimientos como los que ahora apreciamos.

Gracias a todas y a todos, espero que disfruten esta actividad, y que podamos seguirnos encontrando en la causa de generar un El Salvador más inclusivo, democrático y justo.