Buenos días a todas y todos!

Qué alegría recibir a tantas jóvenes de los centros escolares que forman parte del Programa Ciudad Mujer Joven.

Quiero conocerlas. A ver, que se paren las chicas de:

  • Centro Escolar Manuela Edelmira Córdova,
  • Instituto Nacional de Usulután,
  • Instituto Nacional de Jiquilisco,
  • Centro Escolar Ceferino Alberto Osegueda,
  • Centro Escolar Republica Federal Centroamericana,
  • Centro Escolar Ramiro Martínez Pineda,
  • Centro Escolar Basilio Blandón,
  • Centro Escolar de Santiago de María, y
  • Centro Escolar Gregorio Melara.

Qué maravilla ver a estas jóvenes, que son un ejemplo para todo el país. Gracias por ser parte de Ciudad Mujer Joven. Gracias también a los directores y directoras de los centros escolares y a todo el personal docente que con tanto cariño trabajan con nosotras.

Este día nos reunimos para realizar nuestro Primer Concurso de Oratoria denominado “Mujeres Destacadas en la Historia de El Salvador”, y con este evento damos por finalizadas todas las actividades que en el marco del Día Internacional de la Mujer hemos realizado en las diferentes sedes de Ciudad Mujer; para, en primer lugar, conmemorar a tantas mujeres que a lo largo de la historia de El Salvador  han luchado por la reivindicación de nuestros derechos, pero también para animarnos a seguir en ese camino de hacer de éste, un país en donde todas nosotras, las mujeres de todas las edades, podamos vivir, trabajar, estudiar libres, felices, sin sufrir ningún tipo de violencia, y siendo reconocidas con todo el valor que tenemos.

Aprender y desarrollar la oratoria es un reto que muy pocas personas se atreven a intentarlo o aventurarlo, generalmente porque tienen mucha pena de exponer sus ideas o hablar frente a un público.

Sin embargo es fundamental que hagamos esfuerzos para que, sobre todo las niñas y las jóvenes, adquieran las habilidades de la oratoria. ¿Por qué? Bueno, porque justamente las mujeres hemos sido educadas durante siglos para estar calladas, para no hablar, para no decir lo que pensamos, para no ser liderezas.

Y esa educación nos ha coartado nuestro derecho a la libre expresión, a decir nuestras ideas, a hacer oír nuestra voz. Y las niñas, las jóvenes y las mujeres tenemos cosas importantes que decir. No lo creen? Verdad que si!!

La oratoria nos permite hablar en público con seguridad, con contundencia. Podemos aprender técnicas que nos ayudan en cada aspecto de nuestras vidas. La importancia de la oratoria radica en que es imprescindible para poder abrirnos puertas a mejores oportunidades de vida, a mejores condiciones socioeconómicas, a elevar nuestra seguridad y autoestima. Una persona que sabe hablar, que sabe convencer, es una persona que tiene ya un gran camino ganado al éxito.

Por eso es que desde Ciudad Mujer Joven Usulután, queremos promover la participación de las jóvenes en diferentes áreas y en especial en la oratoria como una habilidad importante para expresar y exigir sus derechos, derechos que por muchos años a las mujeres y adolescentes se nos han negado, pero que poco a poco hemos ido conquistando y ganando con mucho esfuerzo y sacrificio.

Y hay muchas mujeres en la historia, que han sido y que son grandes oradoras, que asumen el reto de hablar por otras mujeres, por otras niñas como ustedes, y que son un ejemplo que debemos seguir.

Por hablar sólo de las actuales, podemos mencionar a Hillary Clinton, en Estados Unidos. O la Presidenta de Chile, Michelle Bachelett. También mi querida amiga, Margarita Cedeño, la Vicepresidenta de República Dominicana.

Y no sólo adultas, sino también jóvenes, como Malala, quien a sus 14 años fue ganadora del premio nobel de la paz en 2014.

Y así como ellas, hay muchísimas mujeres, que son poetas, actrices, escritoras, empresarias, estudiantes, maestras, que desarrollan el don de hablar, de lograr con sus palabras trasladar sentimientos, valores, reflexiones, ánimos, valor. Todo eso es maravilloso y puede estar al alcance de todas nosotras.

Ahora que vamos a escuchar a nuestras participantes en el concurso, aprendamos de ellas, oigámoslas con respeto, con admiración y con alegría.

Antes de finalizar mis palabras, quiero agradecer nuevamente a los directores y directoras, así como maestros y maestras de los centros escolares participantes, por su apoyo.

También a la empresas que nos han patrocinado este concurso: A CLARO, DEUSEM y a Casa Chamba Flores.

Disfrutemos pues, del concurso, y muchas felicidades desde ya a todas las participantes!

Gracias!