Buenos días, queridas amigas y amigos.

Como siempre, me siento muy feliz de estar en esta linda tierra de San Miguel; tierra de mujeres maravillosas, cálidas, solidarias y luchadoras.

Aún más contenta me siento, al venir a conmemorar con ustedes el Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer, fecha en que se rinde tributo a tres valientes mujeres, las hermanas Mirabal: Patria, Minerva y María Teresa, quienes por su lucha y oposición contra un régimen dictador y machista, fueron vilmente asesinadas y –que sin llegar a saberlo en aquel momento– nos dejaban a todas las mujeres, y a los hombres también, un importante legado que nos impulsa a seguir trabajando para que logremos erradicar la violencia basada en género.

Desde el 25 de noviembre hasta el 10 de diciembre, fecha en que también se conmemora el Día Internacional de los Derechos Humanos, todas las naciones realizamos diversas actividades conmemorativas, con la finalidad de sensibilizar a la población para eliminar la violencia contra las mujeres.

Son 16 días de activismo con diferentes eventos y actividades en todo el mundo. Sin embargo, en la realidad es una lucha que debemos dar cada día, porque como saben, la violencia contra las mujeres no tiene día ni hora.

La violencia de género tampoco tiene distinción de edades, condición económica, ni religión. Día con día las mujeres estamos expuestas a todo tipo de violencia en sus diferentes expresiones, violencia patrimonial, psicológica, sexual, física y hasta llegar a la feminicida.

La violencia contra la mujer ha sido reconocida como una grave violación a los derechos humanos y se entiende como cualquier acción u omisión, que basada en su género cause muerte, daño o sufrimiento físico, sexual o psicológico a la mujer tanto en el ámbito público como en el privado.

La violencia que se ejerce contra las mujeres representa un obstáculo para el logro de la igualdad, para el desarrollo y la paz.

En un país donde hay tantas mujeres violentadas no puede haber paz ni mucho menos desarrollo, es por esto que es necesario empoderar a las mujeres en sus derechos para poner un alto a la violencia que históricamente se ha ejercido en contra nuestra, y que también constituye una manifestación de relaciones de poder desiguales entre hombres y mujeres.

Las jóvenes son las que mayor exposición tienen ante la violencia de género, por eso desde Ciudad Mujer Joven también trabajamos con las mujeres jóvenes empoderándolas en sus derechos y fortaleciendo sus autonomías, que les permitirá generar liderazgos activos y una mejor participación en la sociedad en todos los ámbitos en los que se desenvuelven, contribuyendo a la disminución de esta violencia.

Vemos que, por ejemplo, sólo en esta sede de Ciudad Mujer San Miguel cada día estamos recibiendo un promedio de 30 usuarias en el Módulo de Prevención y Atención a la Violencia de Género; brindando un promedio de 50 servicios que incluyen Asesoría legal, sicosocial, toma de denuncias y acompañamiento a sus procesos de Violencia, siendo la violencia psicológica y emocional la que más se atiende, seguida de violencia física.

Por eso la erradicación de la violencia contra las mujeres es responsabilidad de todos y todas. Por tal razón en este año la ONU lanzó la campaña UNETE, haciendo un llamado a activistas, gobiernos y socios de las Naciones Unidas para movilizar a la población con el objetivo de prevenir y ponerle fin a la violencia contra las mujeres y niñas.

Pero esta campaña nos anima a que hagamos estos esfuerzos no solo una vez al año sino todos los meses, destacando el 25 de cada mes como “Día Naranja”, es decir, el día para generar conciencia y pasar a la acción de poner fin a la violencia contra las mujeres y niñas.

En el marco de esa campaña, unas maravillosas mujeres migueleñas han tenido la iniciativa de integrar el “Comité de Atención a la Prevención de la Violencia de Genero” que vamos a juramentar este día.

El Comité estará conformado por lideresas comunitarias, profesionales de instituciones públicas y no gubernamentales, así como de la empresa privada, y su objetivo es el de solidarizarse ante la situación de Violencia que día a día se enfrentan las mujeres que acuden a Ciudad Mujer.

Este comité estará elaborando un Plan de trabajo en el que cada 25 de mes estará realizando acciones de prevención y de identificación de casos de violencia en coordinación con el equipo de Ciudad Mujer San Miguel, quienes brindaran la atención y darán seguimiento a dichos casos.

Creo que esta iniciativa es un ejemplo a seguir, pues es una acción concreta de corresponsabilidad en la tarea de prevenir y combatir la violencia, atendiendo a sus víctimas.

Aprovecho para agradecer a quienes están apoyando este evento y la iniciativa del Comité, en especial a:

  • Movimiento de Mujeres María Loucel;
  • Facultad Multidisciplinaria Oriental;
  • Universidad de Oriente;
  • Universidad Gerardo Barrios;
  • Instituto para el desarrollo de la Mujer (ISDEMU)
  • Ministerio de Obras Públicas;
  • Ministerio de Educación;
  • Ministerio de Trabajo y Previsión Social;
  • Secretaría de Cultura de la Presidencia;
  • Alcaldía Municipal de San Miguel;
  • OCTO SA de CV;
  • Grupo Lorena;
  • Y, por supuesto, a mis queridas compañeras de esta sede de Ciudad Mujer San Miguel

Quiero finalizar estas palabras enviándoles un fuerte abrazo a todas ustedes, saben que las quiero mucho y son nuestra razón de ser.

A todas ustedes, así como a mis compañeras de Ciudad Mujer, de las diferentes instituciones que la conforman, y que son parte importante del esfuerzo que día a día realizamos en favor de los los derechos de las mujeres, les animo a seguir adelante, construyendo juntas una sociedad libre de violencia y llena de justicia, igualdad y equidad para las mujeres.

Muchas gracias