Amigas y amigos

Les doy la bienvenida y les expreso mi agradecimiento por acompañarnos esta mañana en el cierre de nuestras actividades conmemorativas, en el marco del día internacional de los Derechos Humanos.

Hoy tenemos el tercer y último conversatorio de la serie denominada “Realidades LGBTI”, donde hemos abordado en primer lugar el enfoque de seguridad pública con respeto a la diversidad sexual, contando con personal policial, estudiantes de la Academia Nacional de Seguridad Pública y personal del Ministerio de la Defensa.

En el segundo conversatorio abordamos la necesidad de erradicar la discriminación hacia las personas LGBTI desde la práctica psicológica, que mucho daño ha causado a estas personas y sus familias, tuvimos la presencia de estudiantes de psicología de diferentes universidades a nivel nacional y profesionales de la salud mental de entidades públicas y privadas.

Este tercer conversatorio gira en torno a una temática que nos despierta mucha preocupación como Secretaría de Inclusión Social, y que debe comprometernos como sociedad: Los crímenes por odio. Como lo he mencionado anteriormente, cerramos 2017 con 27 crímenes por odio de los cuales aún no contamos con información sobre condenas efectivas.

Desde el inicio de nuestro trabajo hemos sido conscientes de la necesidad de responder de manera efectiva ante la violencia que sufren las personas LGBTI, y mantenemos presente a las víctimas; pero sobre todo, mantenemos firme nuestra posición en condenar toda forma de violencia y agresión basada en la orientación sexual, identidad y expresión de género.

Este año, en el mes de febrero, con profunda tristeza nos enteramos de los crímenes en San Luis Talpa, donde en menos de 48 horas fueron asesinadas tres mujeres Trans, y como Secretaría de Inclusión Social nos dimos a la tarea de dar a conocer lo que estaba sucediendo por todos los medios.

Nos reunimos con organizaciones LGBTI y con funcionarios públicos responsables del acceso a la justicia para buscar unirnos en contra de este fenómeno, que muchos quieren ignorar.

Quiero expresar también nuestra preocupación por los discursos que hacen apología de la violencia hacia las personas LGBTI, pues desde las declaraciones irresponsables de varios sectores que buscan beneficios personales o electorales se está promoviendo el odio.

Nos solidarizamos con las personas que directa o indirectamente están siendo víctimas de estas declaraciones, que defienden con valentía los derechos de las personas LGBTI, y les recordamos que cuentan con la Secretaría de Inclusión Social, dentro nuestras competencias.

Se vuelve cada vez más necesario analizar la situación del acceso a la justicia ante los crímenes por odio.

Es sumamente estratégico conocer cuáles son los mecanismos con los que las instituciones cuentan para hacer frente a esta realidad y garantizar que estos delitos sean sancionados como es debido; también es necesario saber cuáles acciones se deben tomar aún, que nos permita marcar la ruta a seguir.

Es por ello que hoy queremos conocer el panorama de la gestión político-criminal del estado salvadoreño ante los crímenes por odio.

Y aprovechamos este evento para conocer los resultados de una investigación que ha sido realizada con este propósito, misma que ha sido dirigida por la Fundación Heinrich Böll y por la Organización Salvadoreña para el Desarrollo y la Inclusión, ORSADI.

Esperamos que sean cada vez más las entidades que asuman la responsabilidad de abonar en la construcción de una sociedad libre de prejuicios, libre de violencia y odio.

Reconocemos los esfuerzos realizados hasta la fecha por las instituciones presentes hoy, y les instamos a continuar en este empeño con firmeza y sin temor, pues es lo que le debemos a las personas LGBTI en nuestro país.

Quiero agradecer al pueblo y al gobierno de China-Taiwán por el apoyo que han brindado para la realización de este evento, y para garantizar la divulgación de la información que aquí conoceremos. Tenemos la certeza que la generación de más conocimiento en materia de diversidad sexual es la clave para construir el país que queremos.

Quiero despedirme expresando mi admiración y respeto por activistas y organizaciones que velan por la población LGBTI salvadoreña, sabemos que sus esfuerzos y su aporte son incalculables.

Les invito a todas y todos a quedarnos para reflexionar sobre el tema de este día y para materializar nuestro compromiso con la inclusión, la democracia y la justicia.

Muchas gracias.