Señoras y señores:

Es un honor estar aquí y agradezco la invitación del honorable Parlamento Centroamericano, a través de la distinguida diputada María Elene Pérez, Presidenta del Bloque de Mujeres Parlamentarias, para compartir con ustedes la experiencia de El Salvador en la lucha por el empoderamiento vital de las mujeres, la construcción de la igualdad sustantiva y la erradicación de la discriminación y la violencia basada en el género.

Me voy a centrar en la experiencia en la creación y puesta en funcionamiento de un programa estatal, que es reconocido en el mundo como una política pública exitosa y replicable para acelerar el avance en la satisfacción de los derechos de las mujeres. Me refiero, por supuesto, a Ciudad Mujer.

¿QUÉ ES CIUDAD MUJER?

Es un programa del Gobierno de El Salvador para la atención integral de las mujeres a través de servicios especializados, con el objetivo de mejorar su calidad de vida, a través de:

  1. El empoderamiento en el conocimiento y ejercicio de sus derechos
  2. La participación ciudadana
  3. La obtención de autonomía económica
  4. La erradicación de la discriminación y la violencia basada en género

 

Pero además, Ciudad Mujer es un modelo de gestión pública, que está demostrando que es posible traducir las políticas hacia las mujeres, en acciones concretas que tienen un impacto directo en la calidad de vida de las mujeres.

Ciudad Mujer busca lograr su objetivo desarrollando su trabajo en diferentes dimensiones, a través de:

  • Un manejo de atención integral a las necesidades de las mujeres para mejorar su vida;
  • Situar a las mujeres como sujetas del desarrollo, a fin de generar un círculo virtuoso y dinámico de desarrollo sostenible;
  • Un enfoque de derechos y de inclusión social que contribuya a la cohesión social; y
  • Un abordaje territorial para la realización de acciones concretas, según las realidades particulares de las distintas zonas y áreas del país.

Ciudad Mujer parte del concepto que las mujeres viven situaciones diferenciadas que las han colocado en situaciones de desventaja respecto de los hombres, y que éstas aun necesitan acciones afirmativas orientadas a atender específicamente sus necesidades, con el fin de lograr la igualdad sustantiva y la equidad de género.

Y ese es el objetivo central de Ciudad Mujer: contribuir a mejorar las condiciones de vida de las mujeres, mediante la facilitación de servicios que satisfagan sus necesidades básicas e intereses estratégicos.

¿CÓMO FUNCIONA?

  • Ciudad Mujer concentra, dentro de una misma infraestructura, a 18 instituciones del Estado que prestan diferentes servicios especializados para las mujeres, garantizando que sean atendidas de manera oportuna, en un ambiente de confiabilidad y calidad.
  • Pero más que una concentración, la clave del trabajo de Ciudad Mujer es que las instituciones trabajen de forma articulada, cada una en el marco de sus propias competencias, pero rompiendo la fragmentación que es tan usual en el servicio público.
  • Un aspecto fundamental es que los centros de Ciudad Mujer operan exclusivamente con funcionarias mujeres, especialistas en sus respectivos campos, que han sido formadas en género y en el enfoque de derechos humanos.
  • La infraestructura de nuestros centros es plenamente accesible a mujeres con discapacidad y adultas mayores.

CIUDAD MUJER OFRECE SUS SERVICIOS EN 5 ÁREAS O MÓDULOS DE ATENCIÓN:

  1. Atención a la Violencia de Género
  2. Salud Sexual y Reproductiva
  3. Autonomía Económica
  4. Gestión Territorial y del Conocimiento
  5. Atención Infantil

Explicaré a continuación cada uno de estos módulos.

  1. MÓDULO DE ATENCIÓN A LA VIOLENCIA DE GÉNERO
  • En éste módulo se busca prevenir, disminuir y atender las diferentes manifestaciones de violencia de género.
  • Se brinda una atención integral e integrada, acompañándolas y dando seguimiento a sus casos.
  • Todas las instituciones se enfocan en la necesidad de la usuaria, evitando la re-victimización y promoviendo el empoderamiento vital de cada una de ellas.

Algunos de los servicios que prestamos son:

  • Atención en crisis
  • Terapias psicológicas
  • Asesoría y trámites legales
  • Grupos de apoyo y auto-cuido
  • Acompañamiento en el proceso de empoderamiento vital

 

  1. MÓDULO DE SALUD SEXUAL Y REPRODUCTIVA

El trabajo en este módulo busca contribuir a mejorar la calidad de la salud y vida de las mujeres, particularmente en la prevención del cáncer de mama y el cáncer cérvico uterino (los cuales son la segunda causa de muertes hospitalarias en mujeres en El Salvador); además, de reducir la mortalidad materna y lograr la disminución de los embarazos en adolescentes.

Los servicios que se prestan son:

  • Ginecología
  • Medicina Interna
  • Mamografías y Rayos X
  • Odontología
  • Psicología
  • Nutricionista
  • Farmacia
  • Educación para la Salud Sexual
  • Ultrasonografías a Embarazadas
  • Exámenes clínicos
  • MÓDULO DE AUTONOMÍA ECONÓMICA

Su propósito es proveer servicios orientados a facilitar que las mujeres cuenten con oportunidades para alcanzar la autonomía económica; es decir, para que las mujeres dispongan de ingresos, información, bienes y servicios que favorezcan su participación en la vida económica y les permita una vida autosuficiente.

Los servicios que se prestan en este módulo tienen un enfoque territorial y se basan en un estudio previo de análisis de tejidos productivos y de los planes estatales de desarrollo económico. Estos son:

  • Intermediación laboral.
  • Orientación y actualización de hojas de vida (Currículum Vitae).
  • Bolsa de Trabajo.
  • Capacitación y formación vocacional.
  • Servicios de microcréditos con tasas competitivas.
  • Educación financiera.
  • Asistencia técnica para el fomento del emprendedurismo (desarrollo de micro y pequeñas empresas).
  • Espacios de promoción en comercialización con mujeres emprendedoras (Ferias).
  • Información, asesoría y gestiones sobre protección de derechos laborales.
  1. MÓDULO DE GESTION TERRITORIAL Y DEL CONOCIMIENTO:

A través de éste módulo se busca el empoderamiento de las mujeres de sus derechos políticos, económicos, sociales y civiles, para su plena participación ciudadana.

Para ello, se implementan actividades de educación colectiva, de promoción y sensibilización de los derechos, utilizando diversas metodologías adecuadas a los diferentes grupos objetivos de mujeres.

Trabajamos a partir de una estrategia territorial y de promoción comunitaria que implica una coordinación muy cercana con:

  • Gobiernos municipales
  • Organizaciones No Gubernamentales
  • Asociaciones y redes locales de mujeres
  • Centros escolares
  • Entre otros
  1. MÓDULO DE ATENCIÓN INFANTIL

Este módulo permite a las mujeres hacer uso de los diferentes servicios, mientras sus hijas e hijos son atendidos por personal calificado.

Se pretende:

  • Que las mujeres puedan recibir sus servicios sin preocupaciones, permitiéndoles concentrarse en sí mismas;
  • Proteger y atender a los niños y niñas, evitando que sean revictimizados, particularmente al escuchar los relatos de sus madres si han sido víctimas de violencia.

Los niños y niñas realizan actividades lúdicas, con enfoque de género y derechos humanos.

Además brindamos atención psicológica, pediátrica y nutricional en caso de emergencias. Contamos con cuarto de cunas para bebés, así como un área privada y cómoda para lactancia materna.

ESTRATEGIA CIUDAD MUJER JOVEN

Dada la particular situación de violencia de género que están sufriendo las adolescentes: violencia sexual en los hogares y centros escolares; altas tasas de embarazo adolescente; deserción escolar; migración irregular; feminicidios inducidos; entre otros, Ciudad Mujer ha decidido trabajar de manera focalizada con este sector poblacional.

Así, creamos “Ciudad Mujer Joven”, como una estrategia de atención especializada a las particulares situaciones y necesidades de las adolescentes.

Para ello estamos desarrollando un trabajo conjunto con los centros escolares para la atención especializada de las jóvenes en Ciudad Mujer, tanto en el apoyo al conocimiento de sus derechos, a la formación vocacional, a la orientación para la creación de sus propios proyectos de vida, a la prevención y atención de la violencia de género y a la atención en salud, entre otros.

Ciudad Mujer inició hace 6 años, abriendo 6 sedes de manera progresiva.

A esta fecha hemos brindado: 4 millones, 033 mil, 976 servicios; y hemos atendido a 1 millón 481 mil, 426 usuarias.

Cualquier persona que en verdad conozca y tenga un compromiso real con la garantía, protección y promoción de los derechos humanos de las mujeres puede ver que Ciudad Mujer es un valioso mecanismo en la ruta a la construcción de la igualdad sustantiva, a través del fortalecimiento de las tres autonomías vitales:

  • La autonomía física
  • La autonomía económica, y
  • La autonomía en la toma de decisiones

Con las cuales buscamos obtener el empoderamiento vital de las mujeres para el goce de sus derechos.

Precisamente por ser, hoy por hoy, la estrategia pública más exitosa en el empoderamiento de las mujeres, estoy convencida que debe adoptarse como una política regional de prevención y erradicación de la discriminación y violencia que sufren las mujeres en razón de su género.

Sabemos muy bien que la situación de las mujeres no es muy diferente en los países de nuestra región centroamericana, en donde el progreso no ha sido aún equitativo ni igualitario para las mujeres, incluidas las niñas y las adolescentes; y que la violencia sigue lesionando gravemente nuestras vidas y derechos.

Las mujeres de todas las edades siguen siendo victimizadas no sólo por sus parejas o ex parejas, sino también por el crimen organizado involucrado en narcotráfico, tráfico de armas y trata de personas.

Cientos de niñas y mujeres de nuestros países están en manos de redes que trascienden las fronteras, por lo que su abordaje y atención debe también trascender dichas frontera.

Ya Honduras y República Dominicana han comprendido esto y han dado pasos firmes y sostenidos en la implementación de Ciudad Mujer.

Honduras ha inaugurado ya su primera sede, bajo el liderazgo de la Primera Dama, doña Ana García de Hernández; y República Dominicana está ya cerca de abrir su primer centro, gracias al trabajo y compromiso de la Vicepresidenta, mi querida amiga Margarita Cedeño de Fernández.

Sin embargo, señoras y señores parlamentarios, lamentablemente en El Salvador el avance del programa Ciudad Mujer está siendo bloqueado de forma inexplicable, dentro de la Asamblea Legislativa.

Si bien tenemos 6 sedes en funcionamiento, la realidad de exclusión y violencia que golpea y mata a las mujeres requiere urgentemente la ampliación de los servicios que brindamos a miles de mujeres más, con nuevas sedes que se ubicarían en tres departamentos críticos: Chalatenango, Sonsonate y La Unión.

Para eso tenemos firmado un préstamo por 30 millones de dólares con el Banco Interamericano de Desarrollo, cuya ratificación está entrampada en la Asamblea Legislativa por la negativa del partido Alianza Republicana Nacionalista (ARENA) al negar sus votos.

Sin embargo, al negar esos votos, ARENA no afecta a Vanda Pignato; no afecta al Gobierno. ARENA afecta a cientos de miles de mujeres, niñas y adolescentes que necesitan y tienen derecho a la atención especializada que brindamos.

Por eso, honorables señoras y señores del PARLACEN, les pido dirijan una recomendación a la Asamblea Legislativa de El Salvador para que ratifiquen sin ninguna dilación, el préstamo que se necesita para ampliar el programa Ciudad Mujer en mi país, en donde también estamos atendiendo a mujeres de Guatemala, Honduras y Nicaragua que llegan a recibir servicios de calidad para mejorar sus condiciones de vida.

Al final, las mujeres, sean salvadoreñas, guatemaltecas, hondureñas, nicaragüenses, panameñas o dominicanas, necesitan lo mismo: vivir en sociedades más justas, inclusivas, solidarias y equitativas; sociedades libres de violencia, en donde puedan desarrollar todas sus potencialidades, aportando al progreso global y participando de sus beneficios.

Confío en que ustedes atenderán mi solicitud, conociendo que –al igual que nosotras en Ciudad Mujer– ustedes están empeñados en seguir construyendo ese camino de justicia y dignidad para las mujeres.

Agradezco su amable atención y envío un abrazo a cada uno de ustedes.

Muchas gracias.