Por Secretaria de Inclusión Social, Vanda Pignato:

Muy buenos días amigas!

No se imaginan la alegría que me da el compartir nuevamente con todas ustedes, mujeres que son nuestra fuerza, nuestra inspiración y el ejemplo que nos motiva a seguir adelante en todo este trabajo.

 

Han pasado ya 8 meses desde que nos encontramos en marzo, justamente aquí en el CIFCO, durante la conmemoración del Día Internacional de las Mujeres.

Como recordarán, ese día se firmó el Pacto por los Derechos Civiles y Políticos de las mujeres, en el que las personas e instituciones firmantes se comprometieron a tomar las medidas necesarias y oportunas para facilitar el ejercicio de los derechos humanos de las mujeres en condiciones de igualdad y sin discriminación.

En ese sentido, me enorgullece que nuevamente la red nacional de mujeres defensoras de los derechos de las mujeres, se hace presente para recordarnos a las instituciones de gobierno, los compromisos que adquirimos con la firma del pacto, y presentarnos sus apuestas y sus demandas, en una plataforma nacional de derechos de las mujeres con el objetivo de que sea retomada para el plan quinquenal 2014-2019.

Sin duda, esta plataforma viene a contribuir al cumplimiento de la Ley de Igualdad, Equidad y Erradicación de la Discriminación contra las Mujeres, así como de la Ley Especial Integral para una Vida Libre de Violencia; dos importantes normas que fueron aprobadas durante el mandato del gobierno anterior y que hoy tendrán más del impulso que necesitan para garantizar los derechos de las mujeres en El Salvador.

Durante este año, y gracias al acompañamiento decidido y aguerrido de esta Red de Defensoras, el ISDEMU, como institución encargada de los derechos de las mujeres, ha venido incidiendo en que las instituciones y la sociedad vayan, poco a poco, asumiendo un rol cada vez más protagónico en el cumplimiento de los derechos de las mujeres y particularmente, en el derecho de las mujeres a una vida libre de violencia de género.

Como producto de este esfuerzo, lideresas de los concejos consultivos y mujeres defensoras se han venido incorporando de los procesos de consulta del Plan Quinquenal de Desarrollo, en los 14 departamentos del país.

También han participado activamente en las consultas especializadas desarrolladas sectorialmente, así como en las consultas con lideresas realizadas por el ISDEMU y la Secretaría de Inclusión Social.

Este año hemos dado otro paso importante también: gracias a la convicción de nuestras defensoras institucionales, unida a  la voluntad y compromiso de otras instituciones, así como a la correlación lograda en la Asamblea Legislativa, fue posible la aprobación de la Ley Especial contra la Trata de Personas, otro cuerpo normativo que contribuirá a la prevención y la sanción de este brutal crimen, así como a la protección y atención digna de las víctimas, particularmente de las mujeres, niñas y adolescentes, que son aquellas quienes más lo sufren.

Sin embargo, queridas amigas, compañeras, pese a esos importantes avances, no es aun momento de cantar victoria en esta lucha para erradicar todas las formas de violencia contra las mujeres.

Mucho nos falta aún por lograr.

 

A diario, las mujeres seguimos sufriendo de discriminación y violencia en todos los ámbitos de la vida: en el seno de las familias; en los centros escolares; en las oficinas; en la calle; en el transporte público. En general, muchos espacios públicos y privados siguen siendo inseguros para las mujeres, incluidas las niñas y las adolescentes.

La violencia feminicida sigue presente, dolorosa, trágica, cruel.

Y mientras haya mujeres a quienes se les arrebate la vida, lo que nos corresponde es unirnos más para intensificar los esfuerzos que sean necesarios para que todas gocemos de la vida digna que nos merecemos.

Queridas mujeres, lideresas de los concejos consultivos; servidoras y funcionarias públicas; compañeras del movimiento de mujeres y feminista; alcaldesas; maestras; agricultoras; amas de casa, reciban mi más sincero reconocimiento por su incansable labor en la defensa de sus derechos y la promoción y defensa de los derechos de las mujeres.

Sin esta importante labor el trabajo que realizamos desde el Estado se quedaría corto.

Por supuesto que como Gobierno hemos avanzado en acercarnos a los territorios, pero este impacto no sería el mismo sin el esfuerzo que hacen día con día, todas y cada una de ustedes acá presentes y aquellas que por alguna u otra razón no pudieron acompañarnos.

Es por ello que es importante que esta mañana nos encontremos acá, que nos reconozcamos como verdaderas defensoras, y que desde las instituciones del Estado se valore y apoye su esfuerzo.

Me complace que, como ocurrió en el encuentro del mes de marzo, la Procuraduría para la Defensa de los Derechos Humanos se sume a este esfuerzo de reconocimiento; esta vez, no como testigo de honor, sino con el establecimiento de mecanismos de coordinación para el reconocimiento de nuestra labor de defensoras, el cual no dudo rendirá sus frutos en la medida que nos apropiemos de él.

Gracias a todas ustedes por impulsarnos, por exigirnos y acompañarnos.

Sigamos juntas, compañeras! Vamos logrando nuestros derechos!

Un abrazo a todas!