Por Secretaria de Inclusión Social, Vanda Pignato:

Amigas y amigos:

Sean bienvenidas y bienvenidos a nuestra sede de Ciudad Mujer San Martín, que es la casa de todas las mujeres que buscan construirse un mejor futuro, libres de violencia y en equidad e igualdad.

Y me complace recibirles aquí, justamente en el marco de la ejecución de un proyecto de suma importancia, que representa una oportunidad para avanzar en la prevención de la violencia contra las mujeres, a través del fortalecimiento de su autonomía económica.

Me refiero al Proyecto “Prevención de la Violencia contra las Mujeres en Centroamérica” conocido como Proyecto BA1, el cual es co-ejecutado por la Secretaría General del Sistema de la Integración Centroamericana (SICA) y los gobiernos de los 7 países del SICA.

Es un proyecto que está financiado por los Gobiernos de los Países Bajos y Finlandia y que cuenta además con el apoyo de agencias aliadas del país en el combate de la violencia contra las mujeres, como es el Fondo de Población de las Naciones Unidas y la Organización Internacional de Migraciones.

Así pues, nos reunimos hoy para por iniciada la ejecución de una de las actividades más importantes de este proyecto, que es la entrega de Capital Semilla a 500 mujeres salvadoreñas, que después de haber pasado por la dura experiencia de haber sufrido violencia, han decidido romper con ese ciclo y fortalecer su autonomía económica para dar un paso más que les permita llevar adelante su plan de vida.

Ciudad Mujer, a través de los servicios de atención a la violencia contra las mujeres, está haciendo posible que las mujeres que se acercan a nuestras sedes, reciban el acompañamiento que requieren para romper con el ciclo de la violencia, y rehacer sus proyectos de vidas, muchos de los cuales incluyen el inicio de un emprendimiento.

Es para lograr este objetivo que se otorgará el Fondo del Capital Semilla aportado por el Proyecto B.A.1, para el desarrollo de emprendimientos que generen a las mujeres sobrevivientes de violencia una oportunidad para fortalecer su autonomía económica.

Para el desarrollo de esta acción, en esta oportunidad estamos suscribiendo un Convenio de Cooperación entre el ISDEMU, la Secretaría de Inclusión Social y el Banco de Fomento Agropecuario, para hacer llegar los fondos del capital semilla a 500 mujeres beneficiarias.

Las instituciones firmantes de este Convenio, tenemos un compromiso serio y real con la transformación de la situación y condición de las mujeres en nuestro país, especialmente en la erradicación de todas las formas de violencia, para lo que es indispensable mejorar las condiciones de vida de las mujeres, proporcionándoles elementos necesarios, que les permita fortalecerlas para que participen plenamente en la vida económica en todos los ámbitos.

Tan importante como castigar a los agresores, es que las mujeres que han sufrido violencia puedan recuperar la dirección de sus vidas, contando con medios adecuados para vivirla a plenitud.

Todas y todos como sociedad y como Estado, debemos luchar porque la violencia hacia las mujeres no se siga dando; es esa una de las razones por las que estamos aquí este día, en este evento; debemos trabajar juntas y juntos en la prevención.

La prevención puede hacerse de diversas formas, generando conciencia en la sociedad sobre los factores que originan la violencia, para que no se sigan reproduciendo; pero también mejorando las condiciones de vida de las mujeres, para que puedan ejercer sus derechos con libertad e independencia.

El Proyecto B.A.1, en todos sus componentes busca incidir positivamente para la disminución de aquellos factores que reproducen la violencia contra las mujeres, en especial el feminicidio y la trata de mujeres.

La Secretaría de Inclusión Social, a través del Programa Ciudad Mujer tiene el propósito de contribuir en la implementación de políticas públicas con enfoque de derechos, que aseguren la realización, el respeto y la garantía de los derechos humanos de las mujeres.

Y la importante labor que se realiza desde el Instituto Salvadoreño para el Desarrollo de la Mujer, permite que sigamos avanzando en la implementación de la Ley Especial Integral Para Una Vida Libre de Violencia para las Mujeres.

El garantizar el acceso a la justicia para las mujeres que enfrentan violencia, no sólo constituye una forma de atención, sino que también implica prevención, en cuanto constituye un efecto disuasivo para que no se cometan nuevos hechos de violencia contra las mujeres.

Como Gobierno, estamos haciendo nuestra parte, pero ustedes, como ciudadanas, deben exigir a los demás órganos del Estado, que también hagan la suya.

Me refiero, sobre todo, a las instituciones del sector Justicia, tanto Ministerio Público como Órgano Judicial, quienes deben lograr la persecución y sanción de los agresores, independientemente de su nivel o estatus social, y garantizar la protección integral de las víctimas de todos los hechos de violencia.

Finalmente, amigas de los diferentes territorios, que van a recibir este día el capital semilla, les felicito por un nuevo paso en sus vidas, y les motivo a seguir adelante, participando y aprovechando las oportunidades que les permitan fortalecer su autonomía económica, factor importante para ir rompiendo el ciclo de la violencia contra las mujeres.

Muchas gracias.