Por Secretaria de Inclusión Social, Vanda Pignato:

Muy buenas tardes a todas y todos.

Me complace muchísimo poder estar ahora con ustedes, en esta “Feria de Logros” que se está desarrollando como parte de las actividades del proyecto denominado “Fortalecimiento Alimentario y Nutricional dirigido a Mujeres  Privadas de Libertad de la Granja Penitenciaria de Izalco”, firmado entre la Secretaría de Inclusión Social y la Dirección General de Centros Penales.


Este es un proyecto muy importante para nosotras en la Secretaría de Inclusión, puesto que nos ha permitido apoyar a mujeres quienes no sólo necesitan sino también merecen más oportunidades, puesto que están demostrando que tienen toda la voluntad para salir adelante y ser ejemplos positivos para sus familias y la sociedad.

Me refiero a las mujeres privadas de libertad que están participando en el Programa “Yo Cambio”, mediante el cual se busca promover la formación y el desarrollo productivo, a fin de facilitar los procesos de reinserción laboral y social.

Cuando conocí el Programa “Yo Cambio” por primera vez, y pude ver todo el potencial que tenía para impactar efectivamente la vida de ustedes, queridas amigas, no dudé en entusiasmarme con la idea de colaborar.

Así, a través de la División de Asistencia Alimentaria de la Secretaría de Inclusión Social, hemos apoyado la Granja Penitenciaria, no sólo con la entrega de alimentos que ayudaron a mejorar la situación nutricional de las mujeres privadas de libertad, sino, también, a través de procesos de capacitación, en temas como “Salud y Nutrición”, “Manipulación e higiene de alimentos”; “Conservación y almacenamiento de alimentos”.

Además, las mujeres internas que han sido beneficiadas han participado en distintos talleres, como:
o    Taller de preparación de mermeladas
o    Taller de elaboración de saborizantes naturales
o    Taller de preparación de recetas a base de harina fortificada y proteína texturizada de soya.
o    Taller de preparación de recetas con hojas verdes

Con estos talleres, ustedes amigas cuentan con mejores conocimientos que les permitirán estar mejor preparadas e inclusive, poder iniciar emprendimientos que les permitan obtener ingresos económicos.

Pero además, tiene hoy conocimientos que les ayudará también a cultivar, a producir y a aprovechar todos los recursos disponibles, a fin de mejorar sus propias condiciones alimentarias y nutricionales y las de sus grupos familiares.

Así pues, los resultados de un programa como este, son altamente beneficiosos si todas las personas involucradas ponen de su parte y desarrollan las actividades con interés y entusiasmo.

Quiero aprovechar para felicitarles por todo el esfuerzo puesto en este proyecto.

En primer lugar, a la Dirección General de Centros Penales, por su empeño en diseñar y ejecutar programas novedosos que verdaderamente pueden contribuir no sólo a la reinserción de las personas privadas de libertad, sino también a la construcción de un tejido social basado en el trabajo común, el respeto y la solidaridad.

En segundo lugar, permítanme reconocer también a mi equipo de trabajo de la División de Asistencia Alimentaria de la Secretaría de Inclusión Social, quienes han ejecutado no sólo la entrega de las raciones alimenticias, sino también la formación en los talleres y capacitaciones.

Finalmente, pero quizá más importante, quiero felicitar a todas nuestras amigas quienes participaron en este proyecto, expresándoles mi reconocimiento y admiración por todo el empeño que han y siguen poniendo.

Ustedes han demostrado que cuando hay voluntad y una firme decisión de su parte, así como el apoyo de diferentes instituciones, es posible salir adelante.

Ustedes nos demuestran que son capaces de transformar sus propias vidas.

Así, amigas, siéntanse orgullosas y satisfechas por estos éxitos, pero no se detengan jamás.

Sigan adelante con paso firme y con la seguridad de que ustedes están construyendo un futuro mejor.

Muchas gracias.