Por Secretaria de Inclusión Social y Presidenta de ISDEMU, Vanda Pignato:

Queridas amigas y amigos

Me siento muy contenta esta mañana al compartir este memorable momento en el que nos reunimos diferentes instituciones para dar respuesta a una de las grandes necesidades y demandas de las mujeres salvadoreñas, como son el goce de los plenos derechos a una vida mejor, libre de violencia y de discriminación.


Porque yo sé que ustedes, amigas que nos acompañan este día y que representan, de forma incondicional y organizada, a la gran mayoría de mujeres, están contribuyendo a la construcción de un mejor país.

Porque todas queremos vivir en un lugar donde caminemos libres, sintiéndonos seguras, donde además, las relaciones entre las personas, hombres y mujeres, sean de respeto y consideración.

La creencia de que eso es posible es lo que nos anima, a todas las compañeras del ISDEMU, a estar hoy aquí.

La certeza de que cada persona que en este lugar tiene la bondad y disponibilidad para dar de sí mismo mejor que tiene.

Esa esperanza es la que nos mantiene en pie de lucha, y esperamos que eso también les motive a ustedes, amigas, a seguir participando y proponiendo con una ciudadanía activa en la erradicación de la violencia contra las mujeres en todas sus formas.

Y a ustedes, funcionarios y funcionarias, a seguir trabajando por erradicar la Violencia contra las Mujeres, sobre todo en aquellas manifestaciones más crueles hacia ellas como lo es la Trata y el Feminicidio.

Es por eso que este día con mucha alegría firmamos el convenio entre el ISDEMU, el Ministerio de Justicia y con nueve alcaldes de los 10 municipios donde se ejecutará el proyecto de nominado “Prevención de la violencia contra las mujeres en Centroamérica”.

Con este proyecto se pretende generar una mejor respuesta institucional en la prevención y atención de la violencia contra las mujeres, particularmente la trata y el feminicidio en los ámbitos regional, nacional y local.

Como verán, este proyecto reviste de suma importancia ya que la violencia contra las mujeres debe abordarse en todos los niveles y es necesario mejorar esa articulación para la implementación de acciones concretas.

Debo decir que el proyecto es parte del componente de Prevención de la violencia, de la Estrategia de Seguridad de Centroamérica aprobada por los Jefes de Estado y Gobiernos del SICA y también se está implementando en los países de la región: Belice, Costa Rica, Guatemala, Honduras, Nicaragua y Panamá.

En El Salvador, el proyecto es ejecutado por el Ministerio de Justicia y Seguridad Pública y el Instituto Salvadoreño para el Desarrollo de la Mujer,  ISDEMU.

Y que forman parte de la Comisión Nacional de Gerencia del proyecto, en la que también participan las agencias de cooperación: Fondo de Población de las Naciones Unidas (UNFPA), la Organización Internacional para las Migraciones (OIM) y el Ministerio de Relaciones Exteriores de El Salvador.

El proyecto se estructura a través de 3 resultados operativos:

  • – Mejorar la articulación regional y nacional para la implementación de acciones de prevención y atención de la violencia contra las mujeres, trata y feminicidio;
  • – Fortalecer las capacidades de las instituciones a nivel regional, nacional y local para la prevención y atención de la violencia contra las mujeres, trata de mujeres y feminicidio;
  • – Implementar planes locales y mecanismos de atención integral de la violencia contra las mujeres, trata y feminicidio, en territorios seleccionados.

A nivel municipal las actividades que se desarrollarán son:

  • -Apoyo para el diseño y la implementación de los Planes Municipales para la Prevención y Atención de la Violencia contra las mujeres.
  • -Fortalecimiento de capacidades de los Comités Municipales de Prevención de la Violencia y las Unidades de Género en las áreas de Igualdad Sustantiva, Violencia contra las Mujeres y Masculinidades.
  • -Fortalecimiento de las Unidades de Género
  • -Fortalecimiento de las Unidades Institucionales de Atención Especializada.
  • -Realización de acciones para el abordaje de la violencia contra las mujeres en los centros educativos.
  • -Fortalecimiento de los Consejos Consultivos y de Contraloría para los Derechos de las Mujeres.
  • -A nivel local, el proyecto se va a desarrollar en 10 municipios del país con los que este día firmamos el convenio: Santa Tecla, San Salvador, San Miguel, Santa Ana, Soyapango, Mejicanos, Ciudad Delgado, Acajutla y San Martín.

El ISDEMU, institución rectora de las políticas nacionales de las mujeres, reconoce que el problema de la Trata de Personas, especialmente de mujeres, niñas y niños en la región es una situación de altos índices, y que se incrementa el riesgo cuando hay tránsito irregular de los mismos.

Por lo tanto, es necesario y obligación del Estado salvadoreño, identificar qué factores han contribuido para exponer a estas niñas y mujeres a esta situación; si son víctimas de trata de personas o de violación o abuso sexual y también es importante brindar la atención necesaria y adecuada que estas mujeres requieren.

Además, es necesario realizar acciones preventivas para que no sean víctimas de otros hechos de violencia y de violaciones a sus derechos humanos.

Por ello, la prevención es uno de los elementos centrales que debemos implementar y desarrollar.

Es importante que se fortalezcan las capacidades de las instituciones encargadas de brindar protección a las mujeres.

En particular, es urgente el establecimiento adecuado de las medidas de protección a cargo del Órgano Judicial, con una respuesta rápida de la Policía Nacional Civil puede contribuir a salvar vidas de mujeres expuestas a esta situación irregular.

La prevención de la violencia contra las mujeres implica además una lucha contra la discriminación, por ello el derecho de las mujeres a vivir libres de violencia, así como lo define la Convención Belém Do Pará, y la Ley Especial Integral para Una Vida Libre de Violencia para las Mujeres comprende ser libres de toda forma de discriminación, ser valoradas y educadas libres de patrones estereotipados de comportamiento, prácticas sociales y culturales basadas en conceptos de inferioridad  o subordinación.

Precisamente, para lograr esos objetivos, es vital el desarrollo de proyectos como éste, que permitan la generación de capacidades para la intervenciones con atención especializada y que además, pueden contribuir a la definición de estrategias de intervención, las cuales deben ser definidas con la participación de actoras y actores relevantes a nivel nacional, pero también regional.

Estamos seguras que con el esfuerzo coordinado de todas las instituciones firmantes, y con el compromiso personal de cada una de las personas involucradas, que animen cada vez más a la ciudadanía, tendremos el éxito esperado.

Las mujeres de nuestro país, las mujeres de toda la región, se lo merecen.

Muchas gracias.