Buenos días a todas!

Es una gran alegría poder estar reunidas esta mañana, en la graduación de nuestros cursos de alfabetización en derechos de las mujeres, desarrollados desde nuestro programa Ciudad Mujer.

La alfabetización en derechos de las mujeres ha sido una de las más importantes estrategias impulsadas desde el Módulo de Gestión Territorial y del Conocimiento de Ciudad Mujer, para avanzar en la construcción de una de las tres autonomías vitales para las mujeres: la autonomía en la participación ciudadana y en la toma de decisiones.

Como ustedes saben, el programa Ciudad Mujer pretende aportar a la construcción de las tres autonomías fundamentales para el desarrollo de las mujeres: la de la integridad y autonomía física; la económica y la de participación ciudadana y política.

Cada una de estas autonomías se trabaja desde un módulo de atención distinto en Ciudad Mujer:

  • La autonomía física se trabaja desde el módulo de Salud Sexual y Reproductiva y módulo de Prevención y Atención a la Violencia de Género;
  •  La autonomía económica, se trabaja desde el módulo que lleva el mismo nombre: autonomía económica, pero también aporta significativamente el módulo de atención infantil;
  • Y la tercera de las autonomías, la de la participación y toma de decisiones, la trabajamos desde el Módulo de Gestión Territorial y del Conocimiento.

Es este último de los módulos mencionados que ha impulsado y coordinado la ejecución del proyecto de Alfabetización en derechos que hoy estamos clausurando.

La alfabetización en derechos es una estrategia de educación colectiva que ayuda a fortalecer las capacidades de las mujeres en la adquisición de sus conocimientos sobre sus derechos, que les permitirán prevenir y ayudar a eliminar la violencia, discriminación y desigualdades que enfrenta actualmente la sociedad salvadoreña.

El proyecto, en esta fase, ha ido dirigido principalmente a mujeres del área rural, las que diariamente se enfrentan a situaciones muy adversas sólo por el hecho de ser mujeres.

Los temas abordados en las jornadas de capacitación llevaban el propósito de ayudar al empoderamiento de las mujeres en sus derechos, el que se apropiaran de ellos y proporcionar herramientas necesarias para que pudieran exigir y demandar el cumplimiento y respeto de los mismos, en todos los espacios donde se desenvuelven.

Este proceso formativo ha estado basado en una concepción metodológica muy dinámica: ha partido de la propia experiencia y vivencias de las participantes a nivel individual y grupal; aproximándose a su realidad y desde su propio lenguaje para iniciar un proceso de análisis, reflexión y transformación de esas realidades de violencia y discriminación que enfrentan.

Los contenidos de los módulos permiten reflexionar sobre los factores condicionantes y valoraciones de ser mujeres y hombres en esta sociedad, así como incidir en el cambio de actitudes que conllevan hacia la igualdad sustantiva.

En la zona oriental, específicamente en los Centros CM de Usulután, San Miguel y Morazán, este proyecto fue co-ejecutado por organizaciones no gubernamentales especialistas en la protección y divulgación de los derechos de las mujeres.

Así, contamos con la participación como co-ejecutoras del Movimiento Salvadoreño de Mujeres (MSM), formando a 4,701 mujeres seleccionadas por Ciudad Mujer Usulután.

En CM San Miguel, la organización que co-ejecutó el proyecto fue la Asociación de Mujeres Salvadoreñas (AMS), alfabetizando a un total de 4,536 mujeres.

En CM Morazán, fue la Asociación Comunal de Mujeres de Morazán (ACMM), quien co-ejecutó y logró llegar a 4,985 mujeres participantes.

En los casos de las sedes de Santa Ana y San Martín, el proceso de alfabetización se realizó por medio de 30 promotoras contratadas y coordinadas directamente desde la Gerencia de Gestión Territorial y del Conocimiento y las directoras y los equipos técnicos de ambas sedes, logrando formar a 4474 mujeres desde la sede de Santa Ana, y 4305 mujeres, desde la de San Martin.

Vean ustedes esa cantidad de mujeres alfabetizadas en sus derechos! Un total de 23,001 mujeres que ahora conocen sus derechos y que saben cómo ejercerlos!

Quiero destacar que durante  el trayecto del proceso de alfabetización en derechos de las mujeres se hicieron coordinaciones con instituciones autónomas, Instituciones gubernamentales y diferentes asociaciones, quienes además de autorizar el permiso a las empleadas para asistir a las jornadas, también brindaron sus instalaciones, mobiliario y transporte  para el desarrollo del taller.

Quiero hacer un agradecimiento especial a la Universidad de El Salvador, a su rector interino el Licenciado José Luis Argueta Antillón y a la Defensora de los Derechos Universitarios también de la UES, Licenciada Claudia María Melgar de Zambrana, quien ahora nos acompaña en este acto de graduación, por todo el apoyo brindado para que esta formación en derechos de las mujeres se haya realizado con mucho éxito.

Así como al Ministerio de Salud, Policía Nacional Civil y a la Comisión Ejecutiva Hidroeléctrica Del Rio Lempa CEL, entre otras.

Debemos reconocer también el apoyo del Programa Mundial de Alimentos y del  Proyecto de Apoyo Temporal al Ingreso (PATI), quienes tomaron en cuenta la asistencia de las mujeres a los talleres de alfabetización a fin que estas continuaran  beneficiándose de esos programas , esto contribuyó a que el número de mujeres en los grupos fuera constante.

Las mujeres participantes en el proyecto fueron de los Departamentos  de Santa Ana, Ahuachapán, Sonsonate, San Salvador, Cabañas, Cuscatlán, San Vicente, La Paz,  Chalatenango,  San Miguel, Usulután y Morazán, llegando a un total de  110 municipios de dichos departamentos.

Pero más allá de eso, uno de los resultados más importantes ha sido que muchas mujeres participantes de este proceso, empezaron a identificar que ellas mismas o mujeres de sus entornos estaban sufriendo violencia y discriminación, tomando la decisión de denunciar y exigir sus derechos.

Quizá algunos de los casos más significativos sean el de un grupo de mujeres que en su trabajo estaban sufriendo acoso sexual y quienes colectivamente se apoyaron para detener estos abusos, reportar al acosador y lograr que el mismo fuera retirado; así como el caso de una usuaria que fue víctima de violencia de género desde su adolescencia y quien seguía sometida en su relación de pareja. Cuando ella logró empoderarse y comprender que tenía derecho a una vida libre de violencia, pudo tomar los pasos necesarios para construir su propio proyecto de vida.

Estos son sólo dos ejemplos, de muchos otros que nos demuestran la urgencia y la importancia de seguir apostándole al empoderamiento de las mujeres.

No se podrá erradicar la violencia social y criminal; no se podrá democratizar la sociedad; no se podrá desarrollar el país sin la participación libre, segura y activa de las mujeres, quienes somos el 53% de la población.

Por eso es que, al clausurar estos cursos, queridas amigas, debemos tomar el compromiso conjunto de intensificar estos esfuerzos.

Antes de concluir, quiero agradecer a las organizaciones que participaron en estos procesos, así como a las instituciones públicas,  y privadas que nos apoyaron, y de manera particular a mis compañeras del Módulo de Gestión Territorial y del Conocimiento, coordinado por Antonia Hernández, a las directoras y a los equipos territoriales de las sedes, por todo el esfuerzo que han realizado.

No quiero finalizar mis palabras sin antes pedirles a todas ustedes, hoy 19 de octubre, en el que se celebra a nivel mundial el Día Internacional de la lucha contra el Cáncer de mamas, que por favor no dejen de practicarse al menos una vez al año, el auto examen de mamas, la ultrasonografía o la mamografía, con un solo examen efectuado a tiempo pueden salvar sus vidas.

En las 6 sedes de Ciudad Mujer hemos practicado 32 mil 500 mamografías y 58 mil 800 citologías.

Pueden visitar cualquiera de las sedes de Ciudad Mujer y hacerse ese examen, es totalmente gratuito.

Finalmente, quiero felicitarlas por esta graduación y animarlas a que sigan en el camino de conocer, exigir y defender sus derechos y los de todas las mujeres.

Les mando un gran abrazo a todas y cada una.

Muchas gracias!