Secretaria de Inclusión Social, Vanda Pignato:

Amigas y amigos.

Qué alegría estar con ustedes inaugurando esta importante obra: Una pasarela peatonal accesible para resguardar y proteger la vida de nuestras queridas usuarias de Ciudad Mujer Santa Ana, de sus familias y de todas las personas que se desplazan a pie por esta carretera.

Esta es una obra que busca no sólo facilitar las mejores condiciones para las personas usuarias de sillas de ruedas, sino también para mujeres embarazadas, personas adultas mayores, niños y niñas.

La construcción de esta pasarela fue una iniciativa de la Secretaría de Inclusión Social,  pensando en un principio solo en nuestras usuarias de la sede de Ciudad Mujer Santa Ana, dado que el acceso pasa por esta carretera de alto tráfico y que Santa Ana es uno de los 4 departamentos con mayor índice de accidentes.

Y esto porque en Ciudad Mujer tenemos una preocupación permanente por la seguridad de las mujeres, y siempre estamos buscando soluciones para lograr la accesibilidad hacia y en nuestras instalaciones, a fin de que todas las mujeres puedan acudir tranquilamente y con confianza a recibir los servicios y atenciones que brindamos.

Sin embargo, pronto vimos que la construcción de una pasarela en esta zona también era necesaria para garantizar la seguridad de las niñas y los niños de la Escuela Primaria Nueva Ilamatepec, vecina a nuestra sede.

Así también para otros cientos de familias, mujeres, hombres, personas adultas mayores y personas con discapacidad que viven en las comunidades alrededor de la zona, quienes se atravesaban la Carretera Panamericana con el temor permanente de ser atropellados.

Con esta preocupación, buscamos el apoyo del Gobierno de Japón, para obtener los recursos necesarios para esta obra, quienes a través del Fondo Japonés de Contravalor aprobó este proyecto que hoy inauguramos.

De esa forma, y con una inversión total de 269 mil 208 dólares, de los cuales 190 mil los donó Japón, y el resto fueron provistos por el FISDL, el departamento de Santa Ana cuenta con una pasarela peatonal totalmente accesible a personas usuarias de sillas de ruedas, sobre la Carretera Panamericana CA-1.

Hago una invitación a los gobiernos municipales, a la empresa privada y a los países amigos, a que repliquen y nos sigan colaborando con la construcción de obras como la que ahora inauguramos, con características de accesibilidad, para el beneficio de más salvadoreñas y salvadoreños.

Por otra parte, y para la tranquilidad de todas las personas que utilizarán esta pasarela peatonal inclusiva, quiero aprovechar para aclarar que desde la Secretaría de Inclusión Social realizamos todos los permisos necesarios ante las autoridades competentes como lo son el Ministerio de Obras Públicas, el Vice Ministerio de Transporte, la Dirección General de Tránsito y la Alcaldía Municipal de Santa Ana, para poder construirla.

Además, cumplimos con todos los estándares contemplados en la Normativa Técnica de Accesibilidad Urbanística Arquitectónica, prevista para la construcción de una pasarela de esta naturaleza.

Entonces queridos amigos y amigas, no es cierto que con la pasarela peatonal inclusiva se esté poniendo en peligro a las personas que transitan por esa calle de tierra aledaña a la Carretera Panamericana, que además es una calle no autorizada para el tráfico vehicular.

Todo lo contrario, la pasarela garantizará la integridad física, la salud y la vida de cientos de personas que a diario cruzan la Panamericana, y con especial atención para el resguardo y la protección de nuestras queridas mujeres que visitan la sede de Ciudad Mujer Santa Ana, y hacen uso de los servicios que de manera gratuita y con mucho profesionalismo y amor les brindamos día con día.

Finalmente, quiero agradecer a todas las instituciones que han hecho posible esta obra:

 

• Al Fondo de Inversión Social para el Desarrollo Local (FISDL), por la ejecución del proyecto de construcción;

• A la Alcaldía Municipal de Santa Ana y al Ministerio de Obras Públicas, Transporte, Viviendo y Desarrollo Urbano, por facilitar las condiciones y permisos necesarios;

• A la empresa Diseño, Supervisión y Construcción de Obras Civiles e Hidráulicas, quienes realizaron la construcción de la obra.
Y por supuesto, al Pueblo y Gobierno de Japón, representado por nuestro querido amigo, el excelentísimo Señor Embajador Masataka Tarahara, por el apoyo financiero a través del Fondo Japonés de Contravalor.

Gracias, querido Embajador, por su solidaridad hacia El Salvador, y por apoyar estas iniciativas que nos permiten avanzar en la construcción de un país más seguro e inclusivo para todas las personas.

Y a todas las personas que nos acompañan, muchas gracias.