Por Secretaria de Inclusión Social, Vanda Pignato:

Amigas y amigos:

Es en verdad un sueño hecho realidad estar este día inaugurando la primera Planta Pasteurizadora de Leche, administrada exclusivamente por mujeres.

Este esfuerzo, que inició hace casi dos años, ha tenido siempre tres objetivos principales:

El primero, es el de apoyar el programa “Vaso de Leche”, que ejecuta el Ministerio de Educación, para ampliar la oferta y mejorar las condiciones alimentarias de más niños y niñas estudiantes de las escuelas públicas.

El segundo objetivo consiste en crear las condiciones y capacidades organizativas y técnicas de los grupos asociativos de mujeres, para que inicien y desarrollen emprendimientos económicos especializados y sostenibles, capaces de generar no sólo ganancias para ellas sino también un importante aporte al desarrollo productivo nacional.

Y en tercer lugar, continuar apoyando a los ganaderos nacionales, para la reactivación del sector agropecuario, en el marco del Plan de Agricultura Familiar.

Con esos tres objetivos, desde Ciudad Mujer emprendimos un esfuerzo por buscar los recursos financieros y técnicos que hicieran posible la creación o fortalecimiento de cooperativas de mujeres que se dedicaran a la pasteurización de leche.

Así, buscamos apoyo en primer lugar, con el Yuan Legislativo de la República de China – Taiwán, quienes nos donaron cuatro equipos para pasteurizar y empacar la leche, además de 8 camiones refrigerados, como los que tenemos estacionados aquí, para la distribución segura de los productos a los centros escolares.

Esto ha significado una inversión total de más de 1 millón 200 mil dólares, que agradecemos profundamente al pueblo y al Yuan Legislativo de la República de China – Taiwán.

 

Gracias en particular a nuestro amigo, el embajador  Andrea Lee y su equipo de trabajo por todo el apoyo brindado.

Pero además, seguras de que una iniciativa como esta iba a ser sostenible sólo con la participación de varias instituciones gubernamentales, creamos un excelente equipo de trabajo con el Ministerio de Agricultura y Ganadería, el Ministerio de Educación, el Ministerio de Salud, el Ministerio de Medio Ambiente y Recursos Naturales y la Defensoría del Consumidor, quienes han trabajado incansablemente por hacer esto realidad, y a quienes reconozco todo su esfuerzo.

También es justo reconocer el trabajo de CONAMYPE, del Ministerio de Economía y del ISDEMU, en los procesos de formación y acompañamiento a las mujeres cooperativistas.

Pero además, debo señalar que para que las mujeres pudieran iniciar con este trabajo productivo, necesitaban de un capital semilla para la compra de insumos y pago de bienes y servicios esenciales.

Para esto, hemos contado con el apoyo de la Unión Europea, a través del proyecto “Promoción de los Derechos de las Mujeres a través del fomento de la Autonomía Económica y la atención a la Salud Integral”, quienes han destinado un monto de $78,000.00, como capital inicial de trabajo, para cada cooperativa de mujeres.

Gracias a nuestros amigos, el embajador Jaume Segura, y a Tomás Pallás, Jefe de Cooperación, por esta ayuda.

En esta primera planta pasteurizadora manejada por la Cooperativa de mujeres BIOLACT, estarán trabajando directamente 45 mujeres.

Pero si lo vemos de forma más integral, con el funcionamiento de esta planta se beneficiarán:

45 grupos familiares de estas mujeres cooperativistas;

22 mil 480 niños y niñas de 115 centros escolares de los municipios de San Vicente y de Usulután;

Además de los ganaderos de la zona, quienes proveerán la leche grado “A” para su pasteurización.

Quiero comentarle, Señor Presidente, que nuestras amigas de las cooperativas han recibido diversas capacitaciones en Ciudad Mujer, tanto en materia de organización, administración, comercialización, emprendedurismo,  control de calidad y todos los aspectos relevantes para la implementación de la cadena productiva en las  plantas procesadoras de leche.

Además, ellas van a contar con el apoyo de estudiantes de último años de la Carrera de Ingeniera Agroindustrial de la Universidad de El Salvador, quienes acompañaran a la cooperativa BIOLACT brindándoles asistencia técnica especializada para la mejora continua del  funcionamiento de la planta, todo en beneficio de las mujeres y el éxito de su empresa.

Sobre todo porque se pretende que además de producir leche para los centros escolares, la cooperativa amplíe su mercado en la comercialización de queso, crema y otros productos, a fin de lograr más rentabilidad y sostenibilidad.

Esta es, como dije antes, la primera planta pasteurizadora de leche manejada por mujeres, que inauguramos, pero tengan por seguro que no será la última.

Próximamente inauguraremos la planta que funcionará en el CEDAF, en el departamento de Morazán, administrada por la Asociación Agropecuaria Mujeres Emprendedoras de Morazán, y más adelante, la planta de San Matías, en La Libertad, administrada por la Asociación Cooperativa de Ahorro, Crédito, Producción y Comercialización de San Matías.

Ha sido un trabajo intenso, en el cual hemos debido afrontar muchísimas dificultades de toda naturaleza.

Sin embargo, el ver las esperanzas en los rostros de estas mujeres maravillosas de las cooperativas, y ser testigas del esfuerzo que han realizado en cada etapa de este proyecto, nos han impulsado a superar cada prueba, a fin de seguirlas apoyando.

Pero como vemos, cuando todas las instituciones gubernamentales nos unimos con un propósito en común, los logros son mayores y el beneficio directo a la población es más grande.

Finalmente, amigas y amigos, Señor Presidente: permítanme agradecer también a mi equipo de trabajo:

A Ana Ella Gómez, nuestra responsable del Área de Autonomía Económica, y quien ha liderado desde el inicio todo esto, con el apoyo de Douglas Romero y su equipo de trabajo; A Margarita Aparicio y a todas las compañeras de Ciudad Mujer Usulután.

Gracias también a usted, querido Presidente, por creer en las mujeres de El Salvador, y por apoyar estos esfuerzos.

Y les animo, entonces, amigos y amigas, a que sigamos por esta senda que nos ha marcado el Presidente de la República desde el primer día, y que nos invita a unirnos para que el crecimiento y el desarrollo sea una realidad para todas y todos, y en particular para las mujeres de nuestro país.
Sabemos que cuando a las mujeres nos dan estas oportunidades, podemos lograr grandes resultados.

Muchas gracias.