Señoras y Señores,

Es un verdadero gusto para mí estar con Uds. esta mañana y  acompañar a estas maravillosas mujeres tecleñas en el lanzamiento de la Campaña de Prevención de Violencia contra las Mujeres, denominada: “La Violencia contra las mujeres, es Violencia contra la Sociedad. Únete, Actuemos ya!”, que impulsa el ISDEMU en el marco de la próxima conmemoración del Día Nacional e Internacional  de la No Violencia contra las Mujeres.

Con este evento, aquí en Santa Tecla, estamos dando por inaugurado, el inicio de la  “Ruta de Diálogos por el Derecho de las Mujeres a una Vida Libre de Violencia” que llevaremos a cabo en 10 municipios del país.

Con este esfuerzo pretendemos sensibilizar a toda la población para unir esfuerzos conjuntos en esta lucha contra todas las formas de violencia, dirigidas hacia las mujeres, pero –sobre todo– queremos generar espacios de diálogo entre las autoridades locales y las mujeres representantes de los Consejos Consultivos y Redes de Defensoras de los Derechos de las Mujeres, en torno al grave problema de la violencia que viven cotidianamente las mujeres, en todo el país.

Estos espacios de diálogo permitirán a las autoridades locales,  escuchar de primera mano y desde las mujeres, las demandas y necesidades más sentidas de ellas. Escucharán sobre cómo las mujeres, en sus territorios, viven y sufren las diferentes modalidades y tipos de violencia: en la comunidad, en la calle, las paradas de buses, en la cancha, los parques, el mercado, y dentro de sus familias.

Pero no sólo escucharán, sino también podrán dar a responder e informar sobre las acciones concretas que estén realizando para prevenir y erradicar la violencia de género en sus municipalidades. Adicionalmente, estos espacios de diálogo podrán impulsar la creación de rutas de trabajo conjunto con las propias mujeres, para atender adecuadamente sus demandas.

El Lema de esta Campaña es claro: “La Violencia contra las mujeres, es Violencia contra la Sociedad. Únete, Actuemos ya!”.

No puedo hablar de este mensaje, sin dejar de referirme a todos los esfuerzos que hemos realizado, desde la gestión del gobierno anterior, por prevenir y atender este grave problema que afecta a la mayoría de mujeres en nuestro país.

En junio del año 2012, hace más de tres años,  por primera vez en El Salvador, un Presidente de la República, se manifestó consternado, ante los hechos de violencia contra las mujeres, ocurridos en ese momento en nuestro país.

El entonces Presidente de la República, Mauricio Funes, se dirigió a la sociedad salvadoreña,  a través de los medios de comunicación, para manifestar que la violencia de género contra las mujeres, es un problema de la seguridad pública y no un problema privado.

Con esto, quedaba más en evidencia que la violencia contra las mujeres, no es un problema limitado al ámbito de la casa, de la familia, sino que es un grave problema que concierne a toda la sociedad; y que si queremos una sociedad libre de violencia,  es indispensable que pongamos un alto a la violencia de género contra las mujeres.

El mensaje de que “La Violencia contra las Mujeres, es violencia contra la sociedad” sigue vigente y continúa siendo un llamado urgente a toda la nación, a todos los sectores, a toda la sociedad.

Hace ya cinco años que se aprobó la Ley Especial Integral para una Vida Libre de Violencia para las Mujeres, que nos obliga a todas y todos a garantizar a las mujeres su derecho a vivir libres de todo tipo de violencia, comprendiendo este derecho, el ser libres de toda forma de discriminación, ser valoradas y educadas libres de patrones estereotipados de comportamiento, prácticas sociales y culturales basadas en conceptos de inferioridad y subordinación.

Esta Ley establece responsabilidades para las diferentes instituciones del Estado, respecto a las medidas y obligaciones que deben tomar para prevenir, atender y erradicar todo tipo de violencia hacia las mujeres.

Son obligaciones que corresponden no sólo al Órgano Ejecutivo, sino también al Legislativo, al Judicial, al Ministerio Público y a las alcaldías municipales, entre otros.

En el caso de los gobiernos locales, deben involucrarse de lleno y firmemente en esta lucha. Muchos espacios dentro de las comunidades son inseguros para las mujeres. La falta de iluminación, el deterioro de los espacios públicos, el abandono de parques, lotes baldíos, paradas de buses oscuras y calles cerradas, son factores de riesgo y generadores de violencia contra las mujeres.

Esta campaña que hoy lanzamos constituye un llamado urgente a asumir un firme compromiso y generar los mecanismos locales  e interinstitucionales que permitan articular acciones en el marco del cumplimiento y ejecución de planes municipales de prevención de la violencia contra las mujeres, tal como lo establece el artículo  29 de la LEIV.

El Gobierno Municipal tiene un rol importante en esta tarea por prevenir y erradicar la violencia contra las mujeres. Su papel de articulador, coordinador y de liderazgo en los municipios, debe animar a la unidad de esfuerzos para que participe la sociedad entera, debe ser ejemplo de liderazgo en esta lucha, para que se involucren todos los sectores en un solo esfuerzo: la empresa privada, las organizaciones de la sociedad civil, las instituciones del Estado con presencia en el municipio.

Necesitamos de todas y todos en esta lucha. Es importante y  debemos trabajar unidos, juntas y juntos, abriendo puertas a la articulación de esfuerzos y promoviendo todas las iniciativas culturales, educativas, organizativas, que conlleven a la deconstrucción de patrones y estereotipos que reproducen y legitiman la violencia contra las mujeres. Y acciones municipales de prevención situacional, que logren intervenir en todos aquellos espacios públicos que son factores de riesgo para las mujeres; dinamizarlos creativamente y recuperarlos para favorecer la participación y el fortalecimiento de los liderazgos de las mujeres.

Por eso, señor Alcalde Municipal, le pido todo su apoyo para las mujeres defensoras y de los consejos consultivos, para que en el marco de su ejercicio ciudadano, ellas puedan realizar libremente su trabajo, con todas las garantías que les corresponden.

Es de recordar que, de acuerdo a la Resolución 1671 de la Asamblea General de la OEA, todos los Estados, tanto Gobierno central como gobiernos locales, debemos adoptar medidas para proteger a las personas defensoras de derechos humanos, y propiciar las condiciones necesarias para que desarrollen su labor.

Todas y todos como sociedad y como Estado, tenemos el compromiso de luchar porque  ya no exista en nuestro país, más violencia contra las mujeres.

Yo les animo a que iniciemos aquí en este Municipio. Yo les hago un llamado para que trabajemos juntas y juntos por convertir a Santa Tecla, en un municipio libre de violencia para las mujeres. Que ya no exista en este municipio, ni una sola mujer que sufra violencia, ni en la casa, ni en el parque, ni en la escuela, ni en la calle,  EN NINGUN LUGAR DE ESTE MUNICIPIO.

Muchas gracias.