Buenos días, amigas y amigos.

Saludos especiales a las mujeres emprendedoras y empresarias que este día nos permiten celebrar juntas, el éxito logrado en este primer aniversario del programa Fondo Mujer.

Hace más de un año, iniciamos una reflexión importante con nuestros amigos y amigas de la Cooperación Italiana y ONU Mujeres, en relación a cuál debería ser el énfasis que esta cooperación definiría en beneficio de las mujeres.

Con mucha alegría puedo reafirmar que el énfasis acordado fue el más acertado y prueba de ello es la experiencia de éxito que estamos compartiendo esta mañana.

Quiero aprovechar la oportunidad para contarles que se abrieron debates interesantes en torno a cuáles eran los principales obstáculos que las mujeres enfrentamos para alcanzar nuestro desarrollo y el bienestar de nuestras familias.

Como podrán imaginarse, las ideas debatidas fueron muchas, pues cuando hablamos de las mujeres los ámbitos de reflexión son múltiples y diversos.

Sin embargo, en ese debate coincidimos que uno de los principales desafíos es lograr la autonomía económica  y el empoderamiento vital de las mujeres.

En este marco, uno de los obstáculos y quizá el más importante, es el acceso a financiamiento para poder emprender cualquier actividad económica que contribuya a su desarrollo y bienestar.

Como lo hemos dicho antes, las mujeres en general no somos sujetas de crédito y menos las mujeres que por su condición de vulnerabilidad social y económica no cuentan con el perfil “deseado” por las instituciones del sistema financiero.

Una mujer sin garantías, sin posibilidad de contar con un fiador o fiadora, sin empleo, mayor de 55 años y viviendo en una zona -mal denominada- roja, no es candidata para obtener un crédito.

La Banca comercial no reconoce que las micro y pequeñas empresas representan 99.6% del parque empresarial,  que un poco más del 64% de las unidades económicas son propiedad de mujeres, quienes emplean a su vez a un 52% por ciento de los trabajadores y trabajadoras.

Esto quiere decir que las mujeres somos un motor vital para dinamizar la economía del país y los territorios y sin embargo somos las que principalmente estamos excluidas del crédito.

Para apoyar efectivamente a esas mujeres emprendedoras, microempresarias que no son atendidas por el sistema financiero tradicional, nació Fondo Mujer. 

Fondo Mujer cobra especial importancia ya que nos permite poner en el centro de la reflexión uno de los ámbitos más relevantes en la vida de las mujeres,  el acceso a financiamiento para lograr su autonomía y empoderamiento económico. Es decir, cambiar el modelo financiero actual para lograr este gran objetivo.

Claro, es todo un reto, porque hay que cambiar enfoques del sector financiero y bancario, acostumbrado a hacer las cosas de la misma forma de siempre, bajo un esquema que ha sido pensado únicamente por y para los hombres que son considerados “confiables”.

Pero aunque algunas personas crean que hacer eso es alterar unas reglas universales, nosotras estamos convencidas de que cuando se trabaja por y para el desarrollo sostenible y pleno de las personas, todos los cambios pueden y deben darse.

Y que mejor muestra que Fondo Mujer, a través del cual  hemos dado pasos agigantados en este camino, ya que se ha convertido en una importante propuesta de inclusión financiera para las mujeres y estoy segura una alternativa novedosa que no existe en ningún país de la región centroamericana.

Fondo Mujer tiene como objetivo facilitar el acceso al crédito para mujeres emprendedoras y empresarias. Para ello cuenta con una modalidad de fondo de garantía que ofrece a las usuarias la oportunidad de contar con un respaldo para solicitar el crédito, eliminando así los obstáculos de la garantía, del límite de edad, del fiador o fiadora y del lugar o zona de vivienda, que son las principales dificultades para ser sujetas de crédito. 

De igual manera es importante resaltar que Fondo Mujer ofrece un interés preferencial del 10% anual, créditos hasta el 90% del monto solicitado, la asistencia técnica para elaborar el plan o perfil del negocio, capacitación en educación financiera y liderazgo empresarial y la asistencia técnica en innovación e inserción al mercado. En modelo incluye  procesos formativos y de asistencia técnica para todas las usuarias de crédito.

Nuestro objetivo,  es que mujeres emprendedoras y empresarias cuenten con los recursos y las herramientas para la sostenibilidad y rentabilidad de sus negocios y con ello contribuir a mejorar su calidad de vida y estimular un rol más activo en la economía de sus territorios.

Sin duda Fondo Mujer se ha convertido en una alternativa financiera para las mujeres, que a la fecha ha brindado crédito a 81 mujeres emprendedoras y empresarias de los Departamentos de Usulután y Morazán y colocado en este primer año un monto de $127,875.00  en créditos, más un monto de garantía por $73,950.50

De manera particular Fondo Mujer ha otorgado en CM Morazán 34 créditos por un monto global de $68,930.00  y en Ciudad Mujer Usulután 42 créditos por un monto de $58,945.00. Es  relevante comentar con mucha satisfacción que hasta la fecha Fondo Mujer nos reporta 0% de mora en los créditos otorgados.

Hemos sembrado las primeras semillas y han sido cosecha fértil, ahora debemos avanzar fortaleciendo y ampliando la experiencia de trabajo y diseñar una política financiera incluyente que se convierta en una política pública novedosa e innovadora para las mujeres y el país, desde la cual abonemos al desarrollo y empoderamiento vital de las mujeres contribuyendo así en su autonomía económica.

El resultado de este primer año de funcionamiento de Fondo Mujer, es una buena noticia para las mujeres y para El Salvador….Porque cuando una mujer avanza, avanza su familia y avanza el país.

Como muestra de ello, es que este día premiaremos a mujeres que han tenido un rol destacado en el manejo de su crédito y su actividad productiva. No ha sido fácil esta decisión pues cada una de ustedes es ejemplo de esfuerzo, trabajo y amor.

En primer lugar  premiaremos a mujeres que han mostrado un maneo integral de su crédito, a quienes han innovado en su actividad productiva, quienes han sido puntuales en el pago de sus créditos y a las primeras usuarias de la ventanilla de Fondo Mujer.

Esta premiación debe ser considerada como un incentivo y estímulo para todas, les animo a que sigamos trabajando, fortaleciendo la organización, desarrollando nuestras capacidades y sumando esfuerzos para lograr mayores y mejores resultados.

Gracias.