Muy buenos días,

Queridas amigas y amigos, funcionarias y funcionarios que nos acompañan en esta fecha tan significativa.

Estamos reunidas este día para conmemorar el Día Nacional e Internacional de la No Violencia contra las Mujeres, fecha que nos recuerda que el reconocimiento de los derechos humanos de las mujeres, ha sido conquistado con la lucha de miles de mujeres organizadas alrededor del mundo.

Uno de estos derechos conquistados, es el derecho de las mujeres a vivir libres de violencia, una violencia que por siglos fue legitimada por la sociedad y los Estados, y que se basa en la discriminación que las mujeres hemos enfrentado por el simple hecho de ser mujeres.

El Salvador se ha sumado al movimiento mundial para reconocer que LA VIOLENCIA CONTRA LAS MUJERES ES UNA VIOLACIÓN A LOS DERECHOS HUMANOS, y que por consiguiente, deben tomar medidas para erradicarla.

En el marco de la conmemoración del 25 de noviembre, el ISDEMU presenta cada año el INFORME SOBRE EL ESTADO Y SITUACIÓN DE LA VIOLENCIA CONTRA LAS MUJERES.

Este informe, ofrece una base de datos e información de las distintas instituciones del Estado, que permiten evidenciar la realidad de la violencia que enfrentamos las mujeres.

También recoge información sobre los avances realizados en la implementación de la Ley Especial Integral.

El informe que se presenta este día, da cuenta de importantes avances institucionales, entre los que quiero destacar:

  • La instalación de 88 unidades de atención especializada a mujeres que enfrentan violencia, que acercan los servicios de atención a las mujeres en los 14 departamentos del país.
  • Instalación y funcionamiento de los tribunales especializados para una vida libre de violencia y discriminación para las mujeres, como un mecanismo para fortalecer el acceso efectivo a la justicia para las víctimas.

Y además, quiero resaltar especialmente el esfuerzo realizado por las compañeras del ISDEMU, tanto a nivel nacional, como en sus sedes departamentales.

Esto para lograr incluir en los Planes Municipales de prevención de Violencia el componente de la violencia contra las mujeres, para que en el marco del Plan El Salvador Seguro se tomen acciones para hacer de los municipios, territorios seguros para las mujeres.

Lamentablemente, y pese al trabajo realizado por las instituciones, el informe revela que la labor por la erradicación de la violencia contra las mujeres sigue siendo una labor cuesta arriba.

En El Salvador, sólo en el mes de junio de 2017 cada 16 horas una mujer fue asesinada. Y sólo en el primer semestre de este año, fueron asesinadas más de 200 mujeres.

Si bien este dato es preocupante y muestra la gravedad de la violencia contra las mujeres llevada a su manifestación más extrema como lo es el feminicidio; no podemos dejar de lado otras formas de violencia que afectan a mujeres, niñas y adolescentes, cuyos efectos en la vida y salud de quienes las padecen provocan limitaciones al desarrollo personal y una afectación al plan de vida.

La violencia sexual es el tipo de violencia que más afecta a las niñas, adolescentes y mujeres salvadoreñas, una realidad que se refleja en las 6,000 denuncias por hechos de violencia sexual que anualmente recibe la Fiscalía y las más de 21,000 niñas y adolescentes embarazadas en el último año.

Desde el ISDEMU, hacemos un llamado a toda la sociedad, y en especial a las instituciones encargadas de la atención y protección de las niñas y adolescentes para que tomen las medidas necesarias para la erradicación de la violencia sexual.

La sociedad salvadoreña, NO PUEDE PERMANECER CALLADA, frente a la situación de violencia que enfrentamos las mujeres día con día.

Debemos convertirnos todas y todos en verdaderos defensores de los derechos de las mujeres, acompañando a las víctimas en lugar de culpabilizarlas, y tejiendo redes de apoyo en las comunidades, que permitan que cada vez más mujeres, niñas y adolescentes se sientan seguras de denunciar porque su caso será atendido con calidez, ética y sobre todo con el compromiso de llevar al agresor ante la justicia.

Reconozco que cada vez son más las instituciones, los funcionarios y funcionarias que acompañan los esfuerzos por la erradicación de la violencia contra las mujeres.

Esfuerzos que en una gran medida han sido también impulsados por nuestras aliadas y aliados de la cooperación internacional y de los países amigos, sin cuyo apoyo, hubiera sido más difícil el logro de muchos de los avances que se reportan.

Quiero además hacer un reconocimiento especial para las mujeres organizadas, que impulsan, denuncian y demandan el cumplimiento de los derechos de las mujeres, y que han sido el motor para las transformaciones institucionales; y las invito a seguir vigilantes y a acompañar a las instituciones en la construcción de una sociedad libre de violencia para las mujeres.

Les invito este día a escuchar con detenimiento el informe que presenta el ISDEMU porque la información que presenta debe servir de guía para orientar los esfuerzos que desde el Estado y desde la sociedad civil debemos impulsar para la erradicación de la violencia contra las mujeres.

Porque este no es un problema de las mujeres únicamente ni de las instituciones públicas, recordemos que LA VIOLENCIA CONTRA LAS MUJERES ES VIOLENCIA CONTRA LA SOCIEDAD, y como sociedad debemos atacarla.

Muchas gracias.