Queridas amigas:

Es un honor recibirles en El Salvador, sede de este Primer Encuentro Biregional de Mujeres parlamentarias de Europa y de América Latina.

Agradezco la invitación para compartir con ustedes una experiencia revolucionaria en materia de políticas públicas para el adelanto de las mujeres: la creación y puesta en marcha de un programa único en su especie.

Un programa que no sólo demuestra que es posible concretizar las políticas nacionales en materia de género, sino también que es factible transformar la gestión pública, poniendo en el centro de la misma a los seres humanos, y más particularmente, a las mujeres.

Me refiero, por supuesto, a Ciudad Mujer.

Ciudad Mujer constituye un nuevo modelo de gestión pública, orientada al empoderamiento de las mujeres para la construcción de la igualdad sustantiva y de la paz.

Pero Ciudad Mujer tiene en su centro, algo más profundo: las rutas del empoderamiento de las mujeres.

Precisamente, Ciudad Mujer surge a partir de un profundo compromiso con las mujeres de un país que –como muchos otros de la región y del mundo– padece violencia, pobreza, exclusión, concentración de la riqueza y un profundo machismo.

Pero lo más importante es que Ciudad Mujer llegó a convertirse en una política pública asumida no sólo por el Gobierno, sino por el Estado y –mucho más importante– por la propia ciudadanía, para lograr el empoderamiento vital de las mujeres, y la construcción de las tres autonomías: la física, la económica y la de participación y toma de decisiones.

En El Salvador, como en otros países, las mujeres, seguimos enfrentando múltiples dificultades para conocer y ejercer nuestros derechos.

Mujeres urbanas o rurales; mujeres campesinas o profesionales;  mujeres de todas las edades y condiciones sociales, habían sido invisibles para las instituciones y para las políticas públicas. Y era esa realidad, justamente, la que ya en el 2009, con el primer gobierno de izquierda en El Salvador, había que cambiar.

Con un enorme esfuerzo, pusimos en marcha el modelo, con una primera sede de Ciudad Mujer, en el año 2011.

Como he dicho en ocasiones anteriores, Ciudad Mujer es la propuesta de un país que reclamaba medidas urgentes, eficientes y sostenibles para las mujeres, quienes habían estado excluidas de las políticas públicas, formuladas todas en clave masculina.

 

¿QUÉ ES CIUDAD MUJER?

Es un programa del Gobierno de El Salvador para la atención integral de las mujeres a través de servicios especializados, con el objetivo de mejorar su calidad de vida, a través de:

 

  1. El empoderamiento en el conocimiento y ejercicio de sus derechos
  2. La participación ciudadana
  3. La obtención de autonomía económica
  4. La erradicación de la discriminación y la violencia basada en género

 

Pero además, Ciudad Mujer es un modelo de gestión pública, que está demostrando que es posible traducir las políticas hacia las mujeres, en acciones concretas que tienen un impacto directo en la calidad de vida de las mujeres.

 

¿CÓMO FUNCIONA?

  • Ciudad Mujer concentra, dentro de una misma infraestructura, a 18 instituciones del Estado que prestan diferentes servicios especializados para las mujeres, garantizando que sean atendidas de manera oportuna, en un ambiente de confiabilidad y calidad.
  • Pero más que una concentración, la clave del trabajo de Ciudad Mujer es que las instituciones trabajen de forma articulada, cada una en el marco de sus propias competencias, pero rompiendo la fragmentación que es tan usual en el servicio público.
  • Un aspecto fundamental es que los centros de Ciudad Mujer operan exclusivamente con funcionarias mujeres, especialistas en sus respectivos campos, que han sido formadas en género y en el enfoque de derechos humanos.
  • La infraestructura de nuestros centros es plenamente accesible a mujeres con discapacidad y adultas mayores.

 

CIUDAD MUJER OFRECE SUS SERVICIOS EN 5 ÁREAS O MÓDULOS DE ATENCIÓN:

  1. Atención a la Violencia de Género
  2. Salud Sexual y Reproductiva
  3. Autonomía Económica
  4. Gestión Territorial y del Conocimiento
  5. Atención Infantil

 

Los módulos funcionan con un enfoque orientado a evitar o por lo menos, disminuir la re victimización, pero también bajo la lógica de la integración e integralidad de los servicios.

 

Esta concentración de servicios especializados en un único escenario permite generar sinergias institucionales y administrativas que la separación física no produciría y responde a la compleja realidad de la mujer, que muchas veces, necesitan de una orientación y acompañamiento adecuado, para reconocer la necesidad de una diversidad de servicios para realizar sus derechos.

 

Explicaré brevemente cada uno de estos módulos.

 

 

  1. MÓDULO DE ATENCIÓN A LA VIOLENCIA DE GÉNERO

 

  • En éste módulo se busca prevenir, disminuir y atender las diferentes manifestaciones de violencia de género.
  • Se brinda una atención integral e integrada, acompañándolas y dando seguimiento a sus casos.
  • Todas las instituciones se enfocan en la necesidad de la usuaria, evitando la re-victimización y promoviendo el empoderamiento vital de cada una de ellas.

Algunos de los servicios que prestamos son:

  • Atención en crisis
  • Terapias psicológicas
  • Asesoría y trámites legales
  • Grupos de apoyo y auto-cuido
  • Acompañamiento en el proceso de empoderamiento vital

Las instituciones que prestan servicios en este módulo son:

  1. Fiscalía General de la República
  2. Instituto de Medicina Legal
  3. Policía Nacional Civil
  4. Instituto Salvadoreño para el Desarrollo de la Mujer
  5. Procuraduría General de la República
  6. Ministerio de Educación
  7. Secretaría de Cultura

 

  1. MÓDULO DE SALUD SEXUAL Y REPRODUCTIVA

El trabajo en este módulo busca contribuir a mejorar la calidad de la salud y vida de las mujeres, particularmente en la prevención del cáncer de mama y el cáncer cérvico uterino; además, de reducir la mortalidad materna y lograr la disminución de los embarazos en adolescentes.

Los servicios que se prestan son:

  • Ginecología
  • Medicina Interna
  • Mamografías y Rayos X
  • Odontología
  • Psicología
  • Nutricionista
  • Farmacia
  • Educación para la Salud Sexual
  • Ultrasonografías a Embarazadas
  • Exámenes clínicos

 

  • MÓDULO DE AUTONOMÍA ECONÓMICA

Su propósito es proveer servicios orientados a facilitar que las mujeres cuenten con oportunidades para alcanzar la autonomía económica.

Los servicios que se prestan en este módulo tienen un enfoque territorial y se basan en un estudio previo de análisis de tejidos productivos y de los planes estatales de desarrollo económico. Estos son:

  • Intermediación laboral.
  • Orientación y actualización de hojas de vida (Currículum Vitae).
  • Bolsa de Trabajo.
  • Capacitación y formación vocacional.
  • Servicios de microcréditos con tasas competitivas.
  • Educación financiera.
  • Asistencia técnica para el fomento del emprendedurismo (desarrollo de micro y pequeñas empresas).
  • Espacios de promoción en comercialización con mujeres emprendedoras (Ferias).
  • Información, asesoría y gestiones sobre protección de derechos laborales.
  • Información y atención a denuncias por violaciones a derechos como consumidoras

 

Las instituciones que intervienen dentro de este módulo son:

  • Registro Nacional de las Personas Naturales
  • Instituto Salvadoreño de Formación Profesional
  • Ministerio de Trabajo y Previsión Social
  • Consejo Nacional de la Micro y Pequeña Empresa
  • Ministerio de Agricultura y Ganadería
  • Banco de Fomento Agropecuario, y
  • Fondo Solidario para la Familia Microempresaria
  • Defensoría del Consumidor

 

  1. MÓDULO DE ATENCIÓN INFANTIL

Este módulo permite a las mujeres hacer uso de los diferentes servicios, mientras sus hijas e hijos son atendidos por personal calificado.

Se pretende:

  • Que las mujeres puedan recibir sus servicios sin preocupaciones, permitiéndoles concentrarse en sí mismas;
  • Proteger y atender a los niños y niñas, evitando que sean revictimizados, particularmente al escuchar los relatos de sus madres si han sido víctimas de violencia.

Los niños y niñas realizan actividades lúdicas, con enfoque de género y derechos humanos.

Además brindamos atención psicológica, pediátrica y nutricional en caso de emergencias. Contamos con cuarto de cunas para bebés, así como un área privada y cómoda para lactancia materna.

  1. MÓDULO DE GESTIÓN TERRITORIAL Y DEL CONOCIMIENTO:

A través de éste módulo se busca el empoderamiento de las mujeres de sus derechos políticos, económicos, sociales y civiles.

Para ello, se implementan actividades de educación colectiva, de promoción y sensibilización de los derechos, utilizando diversas metodologías adecuadas a los diferentes grupos objetivos de mujeres.

 

Trabajamos a partir de una estrategia territorial y de promoción comunitaria que implica una coordinación muy cercana con:

  • Gobiernos municipales
  • Organizaciones No Gubernamentales
  • Asociaciones y redes locales de mujeres
  • Centros escolares
  • Entre otros

Desde este módulo se coordina la ejecución de dos estrategias novedosas en Ciudad Mujer:

 

  • Ciudad Mujer Joven, dirigida a adolescentes entre 13 y 18 años de edad; y
  • Ciudad Mujer Comunitaria, por la cual se prestan algunos de los servicios en las propias localidades en donde viven las mujeres, acercándonos aún más a sus necesidades.

 

Como podrán ver, Ciudad Mujer trabaja en construir la ruta hacia la igualdad sustantiva, que parte del reconocimiento de los desafíos presentes, donde la condición y posición de las mujeres tienen una relevancia significativa; pero que además pasa por la promoción de los derechos, el fortalecimiento de las tres autonomías y la redefinición y fomento del empoderamiento vital de las mujeres.

Por las características del Modelo, como hemos visto, se cumple un ciclo de inclusión de las mujeres.

Hay resultados concretos: casi 1 millón 600 mil usuarias atendidas, y más de 4 millones 227 mil servicios prestados en 6 años, con seis sedes puestas en funcionamiento de manera progresiva.

Pero al margen de esos datos concretos, lo mejor es que miles de mujeres han logrado insertarse en un ciclo de empoderamiento.

Así se construye la identidad de las mujeres,  condición indispensable para el ejercicio de los derechos civiles, económicos, sociales, culturales y políticos, por ejemplo.

El ejercicio de ciudadanía que las “mujeres de Ciudad Mujer” -como muchas de ellas se identifican- hacen en alcaldías, en la comunidad, en la escuela, en la misma casa, genera una situación que rompe el esquema cultural tradicional y abre el camino hacia la transformación de los roles y estereotipos.

En un país con enormes dificultades económicas y sociales como El Salvador el impacto de Ciudad Mujer en la vida de sus usuarias y el efecto cultural que ello produce es un hecho sin comparación en materia de políticas públicas.

Somos conscientes de que por sí solo, el programa Ciudad Mujer no podrá modificar una realidad tan compleja y difícil,  tampoco cambiar, de la noche a la mañana, la cultura patriarcal y machista que domina nuestras sociedades.

Pero Ciudad Mujer se ha convertido en un ariete, en una punta de lanza, en una locomotora de ese cambio cultural que necesita la sociedad.

Nuestra apuesta, en ese sentido, es que Ciudad Mujer abra el camino, señale la ruta que hay que transitar y que sean las propias mujeres las artífices de su destino, como debe ser.

Creo, sinceramente, que la experiencia de Ciudad Mujer es un aporte a ese gran debate que las sociedades se deben sobre esta temática.

Estoy firmemente convencida de que este Modelo es aplicable a la realidad de las naciones más desarrolladas y no solamente en países con mayores niveles de pobreza, por lo que las animo a todas, a promover la adopción del modelo Ciudad Mujer en sus países, si queremos garantizar la sostenibilidad de las apuestas por la justicia, la paz y la igualdad.

Gracias a ustedes por estar hoy aquí, y por su amable atención.