Por Secretaria de Inclusión Social y Presidenta de Isdemu, Vanda Pignato:

Queridas amigas y amigos.

Quiero iniciar brindándoles mi más sincero reconocimiento en este logro tan importante y significativo, que representa un avance en el camino a la construcción de la igualdad sustantiva entre hombres y mujeres.

Esto es porque al haber finalizado exitosamente los cursos, ustedes no sólo han incrementado conocimientos, sino que también estoy segura, utilizarán todo lo aprehendido, tanto en el desarrollo de sus responsabilidades laborales, como en su diario vivir, tanto en sus familias como en la sociedad en sí.

Aprovecho también la ocasión para expresar mi reconocimiento al maravilloso equipo de trabajo del ISDEMU, que mediante su estrategia de formación a través dela Escuela de Formación para la Igualdad Sustantiva (EFIS), que hoy se viste de gala.

Está avanzando en el cumplimiento del objetivo de contribuir a la reducción de la desigualdad de género y la discriminación por mediode la institucionalización de una política de formación profesional.

Con el trabajo que hace la Escuela de Formación, estamos fortaleciendo la capacidad de respuesta de las instituciones del Estado Salvadoreño.

Relacionada con sus obligaciones de respeto, protección, y garantía de los Derechos de las Mujeres y en el avance de la Igualdad Sustantiva.

Estas bases fueron sentadas desde el recién finalizado gobierno y hoy es el compromiso que nuestro presidente Salvador Sánchez Cerén ha asumido.

A través de su programa de gobierno, de seguir trabajando por un país que avance hacia el cumplimiento de las políticas nacionales de igualdad de género y las políticas contra la violencia.

Nuestras instituciones han avanzado, pero para garantizar los derechos de las mujeres a una vida libre de violencia.

Aún falta mucho camino que recorrer, por eso es importante seguir trabajando con este tipo de estrategias la educación, como proceso, es importante en la vida.

Pero es imprescindible que la educación trascienda los conocimientos teóricos es decir, que sea integral.

Que toque la sensibilidad, la vida misma de cada una y de cada uno, para ser personas convencidas y activas de transformaciones hacia actitudes y prácticas de justicia e igualdad que humanicen.

Uno de los criterios de la Escuela de Formación es implementar diferentes modalidades pedagógicas  innovadoras y creativas.

En ese sentido, las tecnologías no deben ser un obstáculo para este propósito, sino lo contrario, deber ser una herramienta estratégica y amigable.

Que contribuya al desaprendizaje y deconstrucción de estereotipos socioculturales que impiden acercar la igualdad sustantiva entre mujeres y hombres.

Otra innovación es trabajar con procesos de Masculinidades puesto que para responder a la violencia contra las mujeres no existe un mañana.

Es en el aquí y en el ahora que hay que responder.

Y los hombres de las instituciones de gobierno son clave para esto.

Por eso hay que consolidar las bases de cambios en los hombres, para que den respuestas efectivas frente a la violencia y que se permitan búsquedas continuas en sus transformaciones encaminadas a Masculinidades más afectivas.

Justas y equitativas en las relaciones con las mujeres, con otros hombres, con la niñez, con la naturaleza y consigo mismos.

Creo que todas y todos coincidimos en que la construcción de la igualdad sustantiva es una responsabilidad de mujeres y hombres por igual.

Ustedes que han finalizado los Cursos Virtuales y Semi-presenciales del nivel básico; los de “ABC de la Igualdad Sustantiva”; “Vida Libre de Violencia” y el de “Masculinidades”.

Son las pioneras y pioneros de esta estrategia de formación que pone en evidencia que los avances de las nuevas tecnologías de información y comunicación pueden estar al servicio de los Derechos Humanos.

En este acto de entrega de diplomas, en el que acreditaremos que 69 mujeres y 40 hombres, han participado y finalizado sus respectivos cursos.

Es un orgullo y un compromiso para las 29 instituciones que ustedes representan.

A quienes también felicito por apostar a la profesionalización y concienciación de sus funcionarias y funcionarios.

Les animo, amigos y amigas, a poner todos estos conocimientos al servicio de las mujeres en nuestro país, para que todos y todas aportemos lo que nos corresponde para hacer de El Salvador un país más democrático e igualitario.

Felicitaciones por asumir este compromiso.

Muchas gracias.