Estimados y estimadas.

Muchas gracias por acompañarnos esta mañana y ser testigos de este evento, en el cual estamos presenciando la solidaridad de la Fundación taiwanesa Simply Help, para con el pueblo de El Salvador.

La fundación Simply Help es una organización taiwanesa que durante catorce años ha trabajado apoyando a El Salvador con acciones orientadas a la protección, ayuda y desarrollo social, con énfasis en la población de personas adultas mayores, mujeres, niñez y adolescencia.

En ese marco, y gracias a la intermediación de nuestro muy querido amigo, el Embajador de la República de China – Taiwán, don Andrea Lee, la Fundación Simply Help decidió apoyar a las mujeres usuarias del programa Ciudad Mujer, particularmente a las usuarias del módulo de autonomía económica.

Tanto en Ciudad Mujer, como nuestro amigo el Embajador Andrea Lee, y las amigas y amigos de la Fundación Simply Help, sabemos que el fenómeno de “feminización de la pobreza” es cierto, es real.

Qué significa eso? Que en nuestros países, cuando se habla de población en situación de pobreza, los datos objetivos indican que las más pobres de entre esos pobres, son siempre, mujeres.

Eso se da porque históricamente las mujeres somos quienes hemos tenido menos oportunidades de educación, de formación técnica; más dificultades para el acceso a empleos formales, y más impedimentos para obtener créditos que les permitan iniciar negocios por ellas mismas, para tener mejores condiciones de vida.

Pero esa es un realidad que queremos cambiar en Ciudad Mujer. Y para cambiar esa realidad, por supuesto tenemos la suerte de contar con aliados y aliadas que nos apoyan.

Como ustedes saben, desde el módulo de Autonomía Económica de Ciudad Mujer, no sólo se imparten diferentes cursos y talleres técnico-vocacionales tales como corte y confección y diseño de alta costura,  sino que también se promueve el emprendedurismo de las mujeres, dándoles la asesoría y la asistencia técnica para que inicien negocios.

Pero para muchas mujeres, contar con capital semilla para iniciar negocios de confección de ropa, es un reto difícil, y hay que tratar de apoyarlas para que suban ese escalón y avancen en su proyecto.

Para ello, siempre estamos buscando cómo proporcionarles esos insumos que son vitales para que inicien sus caminos como emprendedoras, y por eso esta donación que hoy recibimos, es tan importante.

Este día estamos recibiendo la donación de ciento cuarenta y cinco rollos de diferentes tipos de tela, valoradas aproximadamente en Veinte mil Dólares de los Estados Unidos de América, las cuales serán utilizadas para apoyar a nuestras usuarias de diferentes cursos de costura, del módulo de autonomía económica de Ciudad Mujer.

Con este apoyo, estamos ofreciendo a las mujeres una oportunidad de desarrollo, de convertirse en empresarias para elevar su calidad de vida, generando mejores ingresos para que dispongan de medios de vida digna y disfruten de oportunidades vitales.

Como decía antes, las mujeres son quienes enfrentan las mayores dificultades. Pero también hay que reconocer que son las mujeres quienes más se empeñan y luchan, día a día, en superar la pobreza, aplicándose en lograr el bienestar no sólo para ellas, sino también para sus familias y sus comunidades. Por eso, debemos siempre actuar en conjunto, para acompañarlas y apoyarlas en esos esfuerzos.

Antes de finalizar, quiero reiterar mi agradecimiento al Embajador de la República de China (Taiwán), Andrea Lee, por siempre tomarnos en cuenta y por apoyar al programa Ciudad Mujer.

De igual manera, quiero agradecer a la Fundación taiwanesa Simply Help y, en particular, a su fundadora, la señora Tina Bow –a quien estaré invitando a que venga a El Salvador a conocer personalmente a Ciudad Mujer, por tan importante donación que beneficiará a muchas familias salvadoreñas.

Nuevamente, muchas gracias.