Buenos días, a todas y todos, es un enorme placer participar en la feria de logros  del primer año de funcionamiento de Fondo Mujer en Ciudad Mujer Morazán.

Este tipo de actividades, en la que participan de forma activa las mujeres que se han beneficiado del financiamiento de Fondo Mujer, cobra especial importancia porque nos permite poner en el centro de la reflexión uno de los ámbitos más relevantes en la vida de las mujeres, su autonomía y empoderamiento económico.

Estoy segura que ustedes coincidirán conmigo, que uno de los mayores desafíos que enfrentamos las mujeres para nuestro desarrollo vital y empoderamiento económico en particular, es vencer los obstáculos para acceder a los créditos productivos.

Si los obstáculos existentes en la Banca pública y privada no son superados, no podremos hablar de una verdadera participación de las mujeres en la vida productiva y económica del país.

Me refiero a los obstáculos que enfrentamos por el simple hecho de ser mujeres, pues los requisitos existentes en sí mismo son excluyentes.

Una mujer sin garantías, mayor de los 50 años, sin posibilidad de contar con un fiador o fiadora y viviendo en una zona -mal denominada- roja, no es candidata para obtener un crédito.

En nuestra experiencia como Ciudad Mujer, se continúa privilegiando el análisis del costo beneficio de otorgar un crédito destinado a los segmentos de la población con menores recursos y considerados de alto riesgo, -como somos las mujeres-  sobre la oportunidad de ofrecer una alternativa de vida  implementando una actividad productiva.

Es decir amigas, que mientras exista el criterio de valorar más los altos costos de administrar créditos de bajo monto y alto riesgo, frente a la posibilidad de brindar alternativas de vida a los y las eternamente excluidas del sistema financiero, pues son considerados segmentos poblacionales de baja rentabilidad, la población más vulnerable siempre será excluida de la ruta del desarrollo.

El Salvador, pese a que los emprendimientos, las micro y pequeñas empresas representan 99.6% del parque empresarial,  uno de los obstáculos que frena su desarrollo es el acceso a financiamiento.

Es importante mencionar que un poco más del 64% de las unidades económicas son propiedad de mujeres, quienes emplean a su vez a un 52% por ciento de los trabajadores y trabajadoras. Esto quiere decir que las mujeres son un motor vital para dinamizar la economía del país y la economía de sus territorios y sin embargo son las que principalmente están excluidas del crédito.

Como sabrán, en nuestro país, el Plan Nacional de Igualdad y Equidad se plantea dentro de sus acciones estratégicas… Diseñar y poner en marcha un sistema especial de créditos y garantías para incentivar los emprendimientos femeninos y empresas lideradas por mujeres…

En esta dirección, las acciones que desde Ciudad Mujer impulsamos tienen como objetivo dar respuesta a las necesidades e intereses de las mujeres, para ello les brindamos servicios integrales con calidad y calidez que contribuyen a mejorar la calidad de vida, el conocimiento y la práctica de derechos y la construcción de  la autonomía vital.

De manera particular,  el programa Ciudad Mujer les ofrece diversos servicios en la ruta de la autonomía económica; la formación técnica vocacional; asistencia y asesoría empresarial; orientación laboral y gestión de empleo; orientación y asesoría legal y, la creación de líneas de crédito que sean más accesibles para las mujeres.

Precisamente en esta ruta de oportunidades para las mujeres, en el año 2016 creamos con entusiasmo la línea de crédito Fondo Mujer, gracias al apoyo financiero de la Cooperación Italiana y de Onu Mujeres.

Fondo Mujer, es operada a través de un convenio con BANDESAL y se ha convertido en una importante propuesta de inclusión financiera para las mujeres y estoy segura una alternativa novedosa que no existe en ningún país de la región centroamericana.

Fondo Mujer tiene como objetivo facilitar el acceso al crédito para mujeres emprendedoras y empresarias. Para ello cuenta con una modalidad de fondo de garantía que ofrece a las usuarias la oportunidad de contar con un respaldo para solicitar el crédito, eliminando así los obstáculos de la garantía, del límite de edad, del fiador o fiadora y del lugar o zona de vivienda, que son las principales dificultades para ser sujetas de crédito.

De igual manera Fondo Mujer ofrece un interés preferencial del 10% anual, créditos hasta el 90% del monto solicitado, la asistencia técnica para elaborar el plan o perfil del negocio, capacitación en educación financiera y liderazgo empresarial y la asistencia técnica en innovación e inserción al mercado.

Vale destacar que todas las usarías de Fondo Mujer deben pasar por estos procesos formativos y de asistencia técnica.

Nuestro objetivo,  es que mujeres emprendedoras y empresarias cuenten con los recueros y las herramientas necesarias para la sostenibilidad y rentabilidad de sus negocios y con ello contribuir a mejorar su calidad de vida y estimular un rol más activo en la economía de sus territorios.

Fondo Mujer ha beneficiado a la fecha a un total de 55 mujeres en las sedes de Ciudad Mujer Usulután y Morazán y por un monto global de $100,900.00 más un monto de garantía por $42,158.00.

De manera particular en CM Morazán se han otorgado 27 créditos por un monto global de $60,750.00  y un monto de garantía por $21,935.00.

Es muy importante mencionar que con Fondo Mujer hemos logrado beneficiar a mujeres que en el sistema financiero regular habían sido excluidas por no cumplir con el perfil y los requisitos establecidos, pues en general son mujeres que por vivir en zonas de alto riesgo, por ser mujeres sin ingresos y sin fiador, por ser mujeres pobres no califican como sujetas de crédito.

Igualmente relevante es comentar con mucho alegría que hasta la fecha Fondo Mujer nos reporta 0% de mora en los créditos otorgados, es decir que estamos dando -una vez más- el ejemplo que las mujeres somos responsables, que nos comprometemos y que únicamente necesitamos una oportunidad para trabajar y salir adelante.

Con el trabajo realizado por Ciudad Mujer a través de sus diversos servicios y aliados estratégicos como la cooperación italiana, Onu Mujeres y Bandesal, hemos logrado que aproximadamente 1,500 emprendimientos propiedad de mujeres hayan sido creados a nivel nacional, algunos de forma individual otros de manera asociativa, con lo cual hemos contribuido a que cientos de familias mejoren su condición de vida y seguramente un número importante de mujeres hayan logrado romper el círculo de violencia.

En definitiva, con las iniciativas impulsadas desde Ciudad Mujer y las alianzas claves con otras instituciones y entidades, hemos dado pasos importantes para contribuir en la construcción de un modelo financiero inclusivo para las mujeres, principalmente mujeres en condiciones de vulnerabilidad social y económica.

Hemos sembrado las primeras semillas y han sido cosecha fértil, ahora debemos avanzar fortaleciendo y ampliando la experiencia de trabajo y diseñar una política financiera incluyente que se convierta en una política pública novedosa e innovadora para las mujeres y el país, desde la cual abonemos al desarrollo y empoderamiento vital de las mujeres contribuyendo así en su autonomía económica.

El resultado de este primer año de funcionamiento de Fondo Mujer, es una buena noticia para las mujeres y para El Salvador….Porque cuando una mujer avanza, avanza su familia y avanza el país.

Les animo a que sigamos trabajando, fortaleciendo la organización, desarrollando nuestras capacidades y sumando esfuerzos para lograr mayores y mejores resultados, como los que esta mañana podemos presenciar a través de la feria de emprendedoras que les invito a visitar.

Gracias.