Queridas amigas:

¡Qué alegría estar con todas ustedes! No saben cuánto me emociona ver a tantas mujeres que han encontrado en Ciudad Mujer, una puerta de esperanza, un camino para avanzar en sus proyectos de vida!

Y para cumplir el compromiso que como Ciudad Mujer tenemos con ustedes, de apoyarlas y acompañarlas para cumplir con sus metas de vida, mis compañeras de trabajo y yo siempre andamos buscando apoyos y socios que nos ayuden a facilitar recursos y asistencia en su beneficio.

Precisamente, uno de los mejores socios que hemos tenido ha sido la Unión Europea, que con el liderazgo y el férreo compromiso de nuestro muy querido amigo, el Embajador Jaume Segura, y su excelente equipo de trabajo, nos financiaron el proyecto que este día damos por satisfactoriamente cumplido.

Hace casi cuatro años establecimos esta alianza con la Unión Europea, pensando en la idea de un proyecto que brindara atención integral a las mujeres en diversas áreas:

  • autonomía económica a través del apoyo a emprendimientos productivos;
  • formación técnica vocacional para el desarrollo de habilidades;
  • servicios de salud para lectura de placas de mamografías;
  • la creación de un programa de salud bucal y, además,
  • un importante apoyo para la promoción de los servicios de Ciudad Mujer en los territorios.

Este proyecto inició su ejecución en julio del año 2014 y podemos confirmar, este día, que el arduo trabajo realizado ha permitido no sólo cumplir y superar con creces las metas planteadas, sino –y mucho más importante– beneficiar a miles de mujeres que han mejorado su calidad de vida.

Gracias a este proyecto, pudimos impartir 319 cursos técnico-vocacionales, en 127 especialidades diferentes.

Esos cursos beneficiaron a mujeres que viven en 99 municipios, de 13 Departamentos del país.

Es importante mencionar que en un 95% de los casos, estos cursos fueron impartidos en las comunidades o en lugares próximos al sitio de vivienda de las mujeres, ya que con ello queremos asegurar que los servicios de Ciudad Mujer están al alcance de nuestras usuarias, y procurar su participación en condiciones de seguridad.

La inversión realizada en este componente, que busca desarrollar habilidades y destrezas productivas en las mujeres, ha sido de 784 mil 343 dólares.

Para ejecutar este componente, contamos con el servicio de ITCA/FEPADE quienes siempre están dispuestos a trabajar con Ciudad Mujer.

En esta misma línea de la formación técnica, se capacitaron a 3,353 mujeres en las Escuelas de Campo Agrícola de Ciudad Mujer, con una inversión de 97 mil 72 dólares.

Muchas de estas mujeres que han recibido sus cursos, viajan desde sus comunidades, algunas lejanas a las sedes, y lo hacen con el ánimo de aprender para mejorar su producción agrícola y su seguridad alimentaria.

Como recompensa al esfuerzo de todas estas maravillosas mujeres, esta mañana reconocemos la dedicación de las 5,279 mujeres que finalizaron satisfactoriamente sus cursos vocacionales.

Vale destacar que esta mañana nos acompañan un poco más de 3,000 mujeres quienes recibirán sus diplomas que les acreditan para iniciar un emprendimiento o buscar un empleo en el rubro para la cual fueron formadas.

Y para acompañar una graduación tan especial como esta, me complace contar como Padrino de Graduación, al Presidente de la Comisión Ejecutiva Hidroeléctrica del Río Lempa (CEL), nuestro querido amigo David Antonio López Villafuerte.

Como les dije, en Ciudad Mujer siempre andamos buscando socios que crean y apoyen el desarrollo de las mujeres. Y créanme que hemos encontrado en el Presidente de CEL, uno de esos valiosos aliados que está brindándonos importantes colaboraciones.

Gracias a sus gestiones, hemos logrado innovar en áreas de formación para las mujeres, tal como cursos y talleres de capacitación en electricidad y manejo de energías renovables.

Asimismo, como parte de un convenio que firmamos recientemente ambas instituciones, CEL se ha comprometido a incorporar en su banco de recursos humanos, a las mujeres capacitadas en nuestras sedes con el objetivo de considerarlas como candidatas en sus procesos de selección para contratación de personal.

Es por todo lo anterior, y por su compromiso demostrado en beneficio de las mujeres salvadoreñas, que nuestro amigo David López Villafuerte fue nombrado como Padrino de Honor de esta multitudinaria graduación. Muchas gracias, querido amigo.

Pero además, amigas, el proyecto que hoy concluimos y por el cual ustedes recibirán hoy sus diplomas, no sólo financió cursos de capacitación. También permitió apoyar con capital semilla a 88 iniciativas productivas de mujeres, a quienes se les entrego capital semilla, insumos, equipos y mobiliario para que iniciaran su negocio o ampliar el ya existente.

Asimismo, permitió facilitar intercambios con otras empresas, acciones de visibilidad y capacitaciones en administración y género, además de jornadas de autocuido.

En total se han beneficiado a 509 mujeres y consecuentemente a 509 familias, con una inversión de casi 437 mil dólares. Con este capital semilla las iniciativas productivas han logrado mejorar sus productos y ampliar sus mercados.

Entre ellas contamos panaderías, pastelerías, productoras de miel, de hortalizas, de helados artesanales, confección de ropa diversa, confección de uniformes para el Ministerio de Educación, elaboración de zapatos, producción de vino, de productos del cuidado con base a hierbas naturales, de hamacas, productos en barro, entre otras.

Quiero pedirles un fuerte aplauso para las emprendedoras que nos acompañan este día e invitarles a continuar trabajando para desarrollar sus negocios.

Finalmente mencionar que con este proyecto logramos dar un paso importante en un área considerada exclusiva para los hombres: la producción de leche pasterizada. Ahora contamos con dos plantas procesadoras de leche operadas por mujeres que entregan su producto al programa Vaso de Leche.

Estas plantas procesadoras son BIOLACT ubicada en San Vicente, y ASAMUM ubicada en Morazán, a quienes con este proyecto se les apoyo con capital de trabajo para el montaje, mantenimiento, asistencia técnica y compra de materia prima por un monto de casi 160 mil dólares.

Debo ofrecer un especial reconocimiento a estas mujeres que pese a lo difícil, complejo y adverso de llevar hacia delante esta iniciativa, se mantienen firmes en el propósito de mantener su empresa. Ellas también nos acompañan este día mostrando sus productos.

En este gran esfuerzo, quiero hacer un reconocimiento especial a aquellas organizaciones que han estado con nosotras desde el inicio de este reto: FUNSALPRODESE Y AMS, quienes han facilitado la entrega del capital semilla, las capacitaciones y otras acciones de seguimiento del proyecto y acompañamiento a las mujeres junto con los equipos de las sedes de Ciudad Mujer. Muchas gracias compañeras y compañeros.

También, reiterar el agradecimiento a la Universidad Evangélica de El Salvador, y a las profesionales del Ministerio de Salud que laboran en cada una de nuestras sedes, por el trabajo conjunto con el cual se benefició a 692 mujeres con el Programa de Salud Bucal, también financiado por la Unión Europea.

Todas estas acciones, al igual que la lectura de más de 10 mil mamografías para prevenir o detectar tempranamente el cáncer de mama, han sido realizadas gracias al apoyo de nuestros amigos de la Unión Europea, con quienes estamos trabajando ya un siguiente proyecto para el año 2017 y seguir beneficiando a miles de mujeres.

Gracias de nuevo, querido Jaume, por confiar en Ciudad Mujer y por apoyar a las salvadoreñas.

Agradezco también a todas mis compañeras de Ciudad Mujer. El trabajo ha sido grande, pero lo han hecho con el amor y la fuerza que las caracteriza. Sigan siempre así.

Y ustedes, queridas amigas que hoy se gradúan, gracias por permitirnos seguir trabajando con ustedes, para ustedes y por ustedes. Sus éxitos son nuestros éxitos. Cuenten con nosotras siempre.