Muy buenos días, queridas amigas.

“La Autonomía Económica es la capacidad de las mujeres para transformar su realidad, la de sus familias y las comunidades”.

Esa frase que acabo de leer, resume muy bien la convicción que tenemos en Ciudad Mujer de que apoyar a las mujeres en el logro de su desarrollo económico, es un pilar fundamental para lograr un avance sostenible que beneficie a todo el país.

Como ustedes saben, en el año 2011 con mucho entusiasmo y compromiso dimos vida al programa Ciudad Mujer y, con él, iniciamos la ruta de las transformaciones en la vida de las mujeres.

Muestra de ello son ustedes, quienes este día reciben su diploma que les acredita conocedoras de un área técnica específica, lo que sin duda representa un nuevo comienzo en sus vidas y en la vida de sus familias y sus comunidades.

El éxito de Ciudad Mujer son ustedes, queridas amigas, pues nos demuestran que han asumido un compromiso con ustedes mismas y con su propio desarrollo.

Nosotras únicamente somos el canal que facilita los servicios que ustedes necesitan y trabajamos con amor y dedicación para que estos servicios les sean prestados con calidad y calidez.

Ciudad Mujer es un centro de atención integral, diseñado y creado para atender sus intereses y necesidades.

En Ciudad Mujer trabajan de forma articulada y complementaria, más de 16 instituciones públicas, quienes ponen al servicio de las mujeres sus diferentes programas y proyectos, es por ello queridas amigas que Ciudad Mujer es el mejor ejemplo de una política pública al servicio de ustedes, las mujeres.

 

Me quiero referir de forma particular al trabajo que realizamos por promover la autonomía económica de las mujeres, pues a través de ella avanzamos en la construcción de nuestra autonomía vital, es decir el control sobre nuestro cuerpo (conocida como autonomía física) y la plena participación en las decisiones que afectan nuestra vida y a la colectividad (autonomía ciudadana).

Cuando una mujer logra su autonomía economía toma el control de sus recursos, de su tiempo, de sus ingresos y la decisión de cómo, cuándo y en que invertirlos.

Una mujer con autonomía económica, es una mujer independiente, empoderada y con la capacidad de decidir una vida libre de violencia de género.

Es por ello que me complace mucho estar con ustedes en este importante evento, pues veo a través de sus rostros la esperanza de una nueva oportunidad de vida para las mujeres de El Salvador.

Para aportar en el proceso transformador de la autonomía económica, en Ciudad Mujer les ofrecemos diversos servicios; formación técnica, asistencia y asesoría empresarial, orientación y asesoría en derechos, acceso a líneas de crédito y gestión de empleo, entre otros.

Desde el inicio del funcionamiento de Ciudad Mujer San Martín,  se han brindado  660,521 servicios, atendiendo a un total de 277,457 mujeres.

Dentro de la gama de los servicios antes comentados, uno de los más demandados por las mujeres es la formación técnica vocacional, que se brinda gracias al enorme apoyo y el magnífico trabajo del Instituto Salvadoreño de Formación Profesional (INSAFORP).

El INSAFORP ha sido una institución clave en la ruta para la autonomía económica de las mujeres, proporcionándoles el acceso a la formación técnica que necesitan para luego poder insertarse en el mercado laboral, ya sea como empleadas o como emprendedoras.

Como dije antes, gracias al apoyo de INSAFORP hemos podido graduar desde el año 2011 a un poco más de 44,500 mujeres en todo el país, impartiendo 2,698 cursos en diferentes especialidades.

Vale destacar que en su mayoría estos talleres de formación se implementan en las comunidades, pues nuestro interés es asegurar las condiciones para que las mujeres puedan aprender y/o fortalecer sus conocimientos y habilidades,  y con ello mejorar su calidad de vida.

Por ello, quiero pedirles un aplauso de reconocimiento y agradecimiento ahora que se encuentra como padrino de honor de esta graduación a su presidente, el Licenciado Ricardo Montenegro Presidente del Instituto Salvadoreño de Formación Profesional (INSAFORP)

En esta ocasión, como resultado de los procesos de formación técnico vocacional impartidos por el INSAFORP y coordinados por la sede de Ciudad Mujer San Martín, tenemos el honor de graduar a un poco más de 1,000 mujeres en 51 especialidades, siendo solo algunas de estas:

  • Aplicar tratamientos naturales y químicos al cabello
  • Atención al cliente en restaurante
  • Bisutería con piedras acrílicas, plumas conchas y semillas
  • Crianza de gallinas ponedoras
  • Instalaciones Eléctricas
  • Mantenimiento y reparación de computadoras
  • Procesamiento artesanal de productos lácteos
  • Cocina Básica
  • Platos Típicos
  • Confección de pantalones
  • Confeccionar prendas enguatadas
  • Cosmetología
  • Elaboración de disfraces
  • Manejo de técnicas agrícolas impartidas en la ECA
  • Entre otros

En total fueron 79 cursos los impartidos en 30 municipios de los departamentos de San Salvador, Cuscatlán, San Vicente, Cabañas, La Paz y Chalatenango, entre los cuales se destacan:

En el Departamento de San Salvador: Aguilares, Ciudad Delgado, Cuscatancingo, Mejicanos, Ilopango, Nejapa, Rosario de Mora, San Martín, Soyapango y Tonacatepeque.

Del Departamento de Cuscatlán: Cojutepeque, San Pedro Perulapan, San Rafael Cedros, San Ramón, Santa Cruz Analquito y Suchitoto.

En el Departamento de San Vicente: San Esteban Catarina, Santa Clara, Santo Domingo, Tepetitan y Apastepeque.

De La Paz: San Emigdio y Jerusalén.

En Cabañas los Municipios de Victoria, San Isidro y Jutiapa y,  finalmente del Departamento de Chalatenango, Nueva Concepción, La Palma y Concepción Quezaltepeque.

Como todas saben, nuestros servicios y particularmente los referidos a talleres técnicos vocacionales se desarrollan en los territorios, para lo cual en muchas ocasiones nos apoyamos de la organización comunal que existe o de los Alcaldes, esto con el único objetivo de asegurarles condiciones para que puedan participar pese a la dificultades que todas las mujeres enfrentamos por el solo hecho de ser mujer.

Por ello les pido un reconocimiento para ustedes mismas, por su compromiso y dedicación.

Finalmente amigas, quiero aprovechar la oportunidad para reiterarles nuestro compromiso por promover un desarrollo social y económico más inclusivo y justo para toda la sociedad salvadoreña.

Sigamos adelante, avancemos en nuestra autonomía y empoderemos de nuestros derechos!

Muchas gracias.