Tengan muy buenos días.

Bienvenidas! En verdad siento una gran alegría poder, por fin, inaugurar este evento, que será la inauguración de una campaña que –en lo personal– me fortalece emocional y espiritualmente.

Me refiero a la Primera Campaña de Donación de Cabello que impulsamos desde el Programa Ciudad Mujer; campaña a la cual hemos denominado “Dona tu cabello por sonrisas”, nombre que me parece hermoso, porque es justo lo que queremos lograr: que el cabello de muchas personas solidarias, regalen muchas sonrisas más.

Con esta campaña, desde Ciudad Mujer queremos contribuir a que los niños y las niñas que actualmente viven con cáncer y que son atendidos en el Hospital Benjamín Bloom y en la Fundación Ayúdame a Vivir, puedan recibir gorros elaborados con cabello.

El cáncer es una enfermedad muy difícil de sobrellevar en varios aspectos: físico, económico, emocional. Afecta no sólo a quien directamente lo padece, sino también a todo el entorno familiar.

A las operaciones, hospitalizaciones, largas y dolorosas jornadas de tratamientos, hay que sumar los múltiples efectos que una sufre después.

Precisamente uno de esos efectos, que puede llegar a ser bastante duro –emocionalmente hablando– es la pérdida del cabello.

Ahora bien, si el cáncer es duro para nosotras, personas adultas, imagínense lo que es para niñas y niños, que lo que quieren a esa edad es jugar, estar con sus familias, ir a la escuela, divertirse.

Sin embargo, son los niños y niñas las que nos dan siempre las más grandes lecciones de fortaleza, porque lo enfrentan como guerreras y guerreros, que nos llenan de admiración y ánimo a todas las demás personas.

Sinceramente, nadie quiere que un niño o una niña sufran de cáncer. Pero esto es una realidad y no debemos cerrar los ojos a ella.

Precisamente, los datos de la Organización Panamericana de la Salud indican que la mayoría de los casos de cáncer infantil, un 65% aproximadamente, se produce en países de América Latina y el Caribe.

Es en esta región en donde se diagnostican 17,500 nuevos casos cada año y se registran más de 8,000 muertes a causa de esta enfermedad. Tristemente, muchas de estas muertes son debido a un diagnóstico tardío.

Por ello es que queremos también aprovechar esta Campaña de “Dona tu cabello por sonrisas”, para sensibilizar a la población, y a las familias en particular, sobre la existencia del cáncer infantil, para que siempre estemos pendientes de la salud y el estado físico de nuestros niños y niñas.

Así entonces, con la campaña queremos lograr varias cosas, orientadas a garantizar el mayor bienestar físico y emocional de los niños y las niñas.

Como les decía antes, uno de los efectos de los tratamientos de quimioterapias, es que los pacientes perdemos el cabello. Yo viví esa experiencia, apenas y estoy recuperando poco a poco mi cabello.

Personalmente no quise usar pelucas, porque me parecía que había que sacar una ventaja de mi enfermedad: ayudar a concientizar a otras mujeres de que el cáncer nos puede afectar a cualquiera.

Pero ciertamente hay miles de mujeres que psicológicamente necesitan verse con cabello, para sentirse mejor con ellas mismas, o simplemente para evitar miradas curiosas y preguntas incómodas de la gente; o para sentirse protegidas del sol y las inclemencias del tiempo.

Lo mismo pasa con muchos niños y niñas, sobre todo aquellos que ya están acercándose a la adolescencia, y en donde la apariencia física es muy importante en su autoestima.

Muchas niñas, niños y adolescentes con cáncer   tienen pena de salir, porque no quieren que la gente les vea, sobre todo cuando pierden  el cabello. Pero yo las quiero animar: en lugar de avergonzarnos, debemos sentirnos orgullosas de que somos unas guerreras librando la batalla a esta enfermedad, para salvar nuestras vidas.

En su lucha contra la enfermedad es importante que las niñas, los niños, los jóvenes y las mujeres sepan que siguen siendo hermosos. Que su belleza no radica en su cabellera, que son, que somos, mucho más que esto. Sin embargo, comprendemos que desafortunadamente hay quienes enfrentan discriminación y que son víctimas de bullying en sus centros escolares o  en sus comunidades, por estar afrontando esta enfermedad, por haber perdido su cabello, y esto no lo podemos permitir; sus familias y todos estos guerreros y guerreras deben saber, les invito a saber, que su belleza y valentía es gigante y que Ciudad Mujer está con ustedes.

Par aquellos niños y niñas que necesiten usar cabello, como una forma de sentirse mejor, va dirigida esta campaña de recolección de cabello. Sin embargo debemos saber que a los niños y niñas les es difícil acostumbrarse a usar pelucas, porque generalmente son incómodas o pican. Para ellos y ellas lo ideal son los gorros con cabello.

Es por ello que nosotras desde Ciudad Mujer, y gracias al apoyo de la organización norteamericana “Pelucas de Esperanza”(Wigs of Hope), vamos a trabajar primero en capacitarnos, luego en enseñar a nuestras usuarias voluntarias sobre cómo elaborar estos gorros con cabello, para tratar de disminuir un poco el dolor de nuestros niños y niñas con cáncer y obtener en ellos una linda sonrisa.

Serán nuestros amigos Jonathan y Alice, de la Fundación “Pelucas de Esperanza” (Wigs of Hope), quienes vendrán a El Salvador en el próximo mes de junio, les entregaremos el cabello recolectado en esta campaña y nos capacitaran en la elaboración de los gorros.

Miren que maravilla, una gran cadena solidaria para ayudar a los niños y niñas que reciben su tratamiento contra el cáncer en la Fundación Ayúdame a Vivir y en el Hospital Benjamín Bloom.

La campaña “Dona tu cabello por sonrisas”, inicia este día y finaliza el próximo 31 de mayo, y para ello contamos con el solidario y valioso apoyo de la cadena de salones de belleza “Flert”, que desde el primer momento en que solicitamos su apoyo, no dudó en decirnos que sí.

Quiero aprovechar para agradecer a la Fundación Ayúdame a Vivir, quienes ya nos han ofrecido brindar charlas en las sedes de Ciudad Mujer, para sensibilizar y empoderar a las usuarias que llegan a diario, sobre cuáles son los síntomas y algunas alertas a tomar muy en cuenta en la prevención e identificación de esta silenciosa enfermedad, en nuestros niños y niñas y por supuesto, en ellas mismas.

Quiero agradecer a la cadena de salones de belleza “Flert” por su valioso apoyo en la realización de los  cortes de cabello;  A la  Fundación “Pelucas de Esperanza” (Wigs of Hope) quienes nos capacitarán en la elaboración de los gorros y pelucas;  A la Fundación TCS por apoyarnos en la difusión de esta campaña a través de los canales de televisión de la Telecorporación Salvadoreña; A todas ustedes, queridas usuarias de Ciudad Mujer, estudiantes de la Universidad Alberto Masferrer y personal del Centro Nacional de Registros, que ahora vienen a donar su cabello para esta bella causa. Antes de concluir, quiero aprovechar la ocasión para dos últimas cosas: Primero, para animar a todas las mujeres a que vengan a Ciudad Mujer a hacerse sus exámenes de citología, y si son mayores de 40 años, a que vengan a hacerse sus mamografías. Son exámenes gratuitos que pueden salvarles la vida.

Y, finalmente, para nuevamente agradecer a todo el pueblo salvadoreño, que durante esta lucha contra el cáncer que he estado librando, sólo me ha dado apoyo, oraciones, y tanto amor.  Su solidaridad me ha hecho más fuerte y me empuja a seguir adelante con mi vida y con mi trabajo, buscando también solidarizarme con otras personas que también están en esa lucha.  Para todas ellas, nuestro compromiso y amor desde Ciudad Mujer.Muchas gracias.