Buenos días.

Quiero, en primer lugar, darles la más cordial bienvenida a nuestro Centro de Ciudad Mujer Colón, precisamente la sede con la cual, en marzo del 2011, y con el liderazgo de la Dra. Vanda Pignato, iniciamos este Programa que está orientado a mejorar la calidad de vida de las mujeres, facilitándole los servicios esenciales que necesitan para su desarrollo pleno.

Nos sentimos muy complacidas de recibir al Señor Fiscal General de la República, y suscribir un nuevo convenio de cooperación interinstitucional que garantizará el trabajo conjunto no sólo entre nuestras dos instituciones, sino también, con las demás que forman parte del modelo del modelo de atención en Ciudad Mujer.

Precisamente, esa es una de las claves del éxito de Ciudad Mujer: la posibilidad de que 18 instituciones estatales puedan no sólo convergir en un mismo espacio sino, sobre todo, trabajar bajo una misma lógica, con un mismo estándar de calidad y calidez, y de forma articulada, con el fin común de lograr que las mujeres salvadoreñas conozcan y ejerzan plenamente sus derechos.

Por supuesto, para lograr ese fin, la Fiscalía General de la República es una pieza vital. Para nadie es desconocido que las mujeres no pueden desarrollarse, no pueden vivir plenamente cuando sufren día a día múltiples formas de violencia de género.

Violencia física, sexual, patrimonial, psicológica; violencia feminicida que lacera los cuerpos, que mutila los sueños, que mata a las mujeres y que destruye familias y comunidades.

Es precisamente eso lo que busca erradicarse con la aplicación de la Ley Especial Integral para una Vida Libre de Violencia para las Mujeres que, en la línea de lo establecido por la Convención de Belém do Pará, reconoce que la violencia contra las mujeres son verdaderas violaciones de los derechos humanos.

Es esa misma normativa la que obliga a las instituciones públicas, particularmente a las señaladas en el Art. 25, a crear las Unidades de Atención Especializada, que deben brindar servicios integrales, con atención de calidad y calidez; priorizando la atención en situaciones de crisis, y proporcionando a las mujeres asesoría e información para la reparación de sus derechos y la superación de la violencia que las ha victimizado.

Con este nuevo convenio, no sólo continuamos el trabajo que por ya casi cinco años hemos desarrollado en conjunto desde Ciudad Mujer.

Un trabajo que, como pueden testimoniar las fiscales y las directoras de las 6 sedes, ha permitido rescatar bebés privadas de libertad; niñas víctimas de trata; atender jóvenes agredidas, mujeres acosadas. Nos ha permitido prevenir feminicidios, salvando la vida de mujeres que han sufrido violencia.

Pero decía que con este nuevo convenio no solamente nos comprometemos a continuar ese trabajo, sino a reforzarlo, a mejorarlo creando nuevas estrategias de articulación.

Cuando la semana pasada nos reunimos con el Sr. Fiscal General y con la Fiscal Especializada en Igualdad de Género, hacíamos una reflexión sobre los retos que la situación de violencia hacia las mujeres nos plantea como instituciones públicas.

El Licenciado Meléndez me expresaba su preocupación, pero también el compromiso que ha asumido para avanzar en la correcta aplicación de la LEIV, pero también de la Ley de Igualdad, Equidad y Erradicación de la Discriminación contra las Mujeres y, en ese marco conversamos sobre el potencial que tiene el Programa Ciudad Mujer y que todavía la Fiscalía no había aprovechado para avanzar en el cumplimiento de las obligaciones que particularmente le impone la LEIV.

Por todo lo anterior, decidimos mejorar la articulación entre nuestras instituciones, incorporando nuevas estrategias. En primer lugar, la consideración de las oficinas fiscales como ventanillas de las Unidades Especializadas conferirá un carácter más contundente a la labor que desarrollan las fiscales asignadas, permitiendo que las mismas puedan ofrecer un servicio más integral.

Además, a partir de la suscripción de este acuerdo, convenimos en establecer un mecanismo por el cual las diferentes Unidades Especializadas de Atención a las Mujeres de la Fiscalía, así como las Unidades del Menor y la Mujer, van a referir a las víctimas a las diferentes sedes de Ciudad Mujer, para que allí puedan ser atendidas por las médicas forenses especialistas en atención a mujeres. También para que reciban las atenciones psicológicas que necesiten –tanto en situaciones de crisis como para la superación de los daños en su salud mental-.

Pero además, para que reciban asesoría y orientación sobre aspectos de derecho de familia, tal como cuotas alimenticias, recuperación de bienes o seguridad del patrimonio personal y familiar, entre otros.

Todas esas víctimas que ya atienden las oficinas fiscales fuera de Ciudad Mujer, podrán también recibir los servicios del módulo de salud sexual y reproductiva que necesiten.

Mejor aún, podrán ser beneficiadas con las atenciones en el Módulo de Autonomía Económica, que les permita una vida independiente que no las obligue a regresar a manos de sus agresores, quienes utilizan la violencia económica y patrimonial para mantenerlas sometidas.

Podrán recibir también, charlas, talleres y cursos que les facilite el acceso al conocimiento de sus derechos como mujeres y como ciudadanas, para aportar en el cambio de mentalidad que necesita el país a fin de erradicar la discriminación y la violencia basada en el género.

En los próximos días, entre la SIS, la Fiscalía y el ISDEMU estaremos trabajando el protocolo y los lineamientos para asegurar el mecanismo de referencia más adecuado y oportuno para la atención de estas mujeres.

Así entonces, entre Fiscalía y Ciudad Mujer estaremos trabajando no sólo para que todas esas víctimas reciban la justicia que merecen, sino también, la reparación de sus derechos humanos tal como lo mandata la Ley y los tratados internacionales en materia de derechos humanos de las mujeres.

Señor Fiscal General, antes de concluir permítame hacer un reconocimiento a sus colegas fiscales que están asignadas a nuestras sedes. Son profesionales que están realizando una gran labor y que, a partir de hoy, tendrán mucho más trabajo pero que estamos convencidas que lo seguirán realizando con entrega y amor.

Quiero además, reconocer su propio compromiso para avanzar en el cumplimiento de la normativa a favor de las mujeres.

Depositamos en su gestión toda nuestra confianza. Como Secretaría de Inclusión Social le ofrecemos nuestro apoyo, queremos que nos vea como una institución aliada, pues al igual que la Fiscalía General de la República buscamos los mismos objetivos: erradicar los  feminicidios, una pronta y oportuna justicia para las víctimas de la violencia de género y el avance hacia una vida libre de violencia para todas las mujeres salvadoreñas.

Muchas gracias.