Queridas amigas y amigos,

El día de hoy me honra estar con ustedes en el Tercer Congreso del Instituto Especializado de Profesionales de la Salud (IEPROES), una institución pionera en la erradicación de diversas formas de exclusión, y son un referente y ejemplo para el resto de instituciones educativas en el desarrollo académico, donde se contribuye a cimentar las bases de una sociedad verdaderamente justa y democrática.

 

En esta oportunidad quiero exponerles cómo desde el Programa Ciudad Mujer abordamos la salud sexual y reproductiva de las mujeres, un tema vital en la prestación de servicios y en el desarrollo del país en sí mismo.

 

Las mujeres somos el 53% del total de la población y de ese porcentaje, 36.69% son niñas y adolescentes. Sin embargo, a pesar de ser la mayoría, las mujeres enfrentan grandes brechas de desigualdad y altos índices de violencia, donde el feminicidio y la violencia sexual son donde más se evidencia el nivel de agresión hacia las mujeres.

 

De manera particular, por los estereotipos de género, las mujeres siempre piensan primero en la salud de su familia y las tareas del cuido que en la de ellas mismas, y esto repercute gravemente en su salud en todo su ciclo de vida.

 

Por ello, cuando diseñé el programa Ciudad Mujer, quise dar una respuesta a esa realidad: que las mujeres pudiesen tener un lugar donde recibiera los servicios con calidad y calidez, donde ellas fueran el centro de atención. Que desde el año 2011 buscamos ser la entidad referente en los servicios para las mujeres y ahora contamos con seis sedes a nivel nacional.

 

¿Quiénes de ustedes conocen el programa Ciudad Mujer?

 

Para aquellos que no lo conozcan, Ciudad Mujer es un programa para la atención integral de las mujeres a través de los servicios especializados, con el objetivo de mejorar su calidad de vida.

 

Esto lo realizamos fomentando el empoderamiento en el conocimiento y ejercicio de sus derechos, la participación ciudadana, la obtención de autonomía económica y la erradicación de la discriminación y la violencia basada en género.

 

Es decir; el modelo que está creado para generar un empoderamiento vital de las mujeres desde tres dimensiones de su autonomía: física, económica y toma de decisiones. Con estas, buscamos que las mujeres puedan tener la capacidad y condiciones para tomar las decisiones que incidan su vida de forma positiva.

 

Esto lo realizamos a través de una articulación y coordinación interinstitucional, pues en el programa Ciudad Mujer concentramos a 18 instituciones del estado que trabajan bajo una misma infraestructura, la cual es accesible a mujeres con discapacidad y adultas mayores.

 

Es por ello que dentro del modelo de Ciudad Mujer se cuentan con cinco módulos de atención:

  • Autonomía económica
  • Salud Sexual y Reproductiva
  • Gestión Territorial y del Conocimiento
  • Atención Infantil
  • Atención a la violencia de género

 

Amigas y amigos,

Como he mencionado, trabajamos por la autonomía de las mujeres y entre ellas, de acuerdo con la CEPAL, la autonomía física se expresa en dos dimensiones: el respeto a los derechos reproductivos de las mujeres y la violencia de género.

 

Para nosotras es clave atender la salud de las mujeres, y lo hacemos por medio del Módulo de salud sexual y reproductiva, cuyo propósito es contribuir a mejorar la calidad de la salud y vida de las mujeres, particularmente en la prevención del cáncer de mama y el cáncer cérvico uterino; además, de reducir la mortalidad materna y lograr la disminución de los embarazos en adolescentes.

 

Ustedes saben que el cáncer es de las principales causas de muerte en las mujeres en nuestro país; sin embargo, muchas mujeres no están plenamente conscientes de ello.  Por tanto, es indispensable hacer un esfuerzo para que las mujeres cada vez más conozcan sobre su cuerpo y sus derechos.

 

Esta labor la efectuamos con el Ministerio de Salud, atendiendo la Política Nacional de Salud, donde estos servicios representan una prioridad en el trabajo a favor de las mujeres. Es más, las sedes de Ciudad Mujer se consideran ECOs especializados en esta materia, que responden al Eje 1 de dicha política que hace referencia al Fortalecimiento de las Redes Integrales e Integradas de Salud, que en cuyas líneas de acción plantea Fortalecer la coordinación entre MINSAL y el Programa Ciudad Mujer para establecer acciones priorizadas e inclusivas de información, educación sexual y reproductiva
orientados a los grupos de edad escolar,
adolescentes, jóvenes y mujeres
.

 

De manera consecuente, para fomentar la salud sexual y reproductiva de las mujeres, nuestra contribución se expresa en dos grandes aportes:

  • La prestación de servicios especializados, donde en cada sede brindamos:
  • Ginecología
  • Medicina Interna
  • Mamografías y Rayos X
  • Odontología
  • Psicología
  • Nutricionista
  • Farmacia
  • Educación para la Salud Sexual
  • Ultrasonografías a Embarazadas

 

Es importante destacar que entre estos servicios también se hace un tamizaje por violencia de género, que contribuyen a la atención integral y que las mujeres puedan tener confianza en el modelo.

 

  1. Servicios especializados, adaptados para las adolescentes y jóvenes, donde gracias al trabajo de las Educadores en Salud, brindamos atención a esta población dentro de las sedes y en centros escolares, por medio de charlas específicas y pasantías y club de adolescentes embarazadas.

 

Como pueden observar, Ciudad Mujer es un modelo de gestión pública, que demuestra que es posible traducir políticas públicas hacia las mujeres en acciones concretas que tienen un impacto en la calidad de vida de las mujeres.

 

Amigas y amigos de IEPROES,

Si bien hemos avanzado de manera sustantiva para la salud sexual y reproductiva de las mujeres, aún nos queda mucho trabajo por hacer.

Los índices de embarazo en adolescentes persisten y se agravan con la violencia de género. Por tanto, las y los invito a que desde sus lugares puedan asumir un rol protagónico hacia la inclusión y el respeto de los derechos sexuales y reproductivos, así también para la prevención de la violencia en todas sus formas y modalidades, pues como saben se ha emitido una Alerta Nacional para la prevención de los feminicidios y la violencia sexual, situación que nos preocupa y nos llama a unirnos.

 

Ustedes son excelentes profesionales, su calidad académica es muy reconocida y por tanto, tiene un potencial muy importante para contribuir a estos propósitos.

 

Queridas y queridos estudiantes,

Como lo he mencionado: Ustedes representan una generación que debe consolidar los cambios que hemos conseguido en los últimos años, y que nos benefician a todas y todos; como profesionales de la salud tienen mucho que aportar y estaremos pendientes de su formación, con la certeza que estarán llenado de orgullo a quienes les han formado, sus familias y sus docentes.

 

Muchas gracias.