La Secretaría de Inclusión Social (SIS), hizo entrega este día de la finalización de obras en 66 centros escolares públicos ubicados en los departamentos de Ahuachapán, Sonsonate, La Libertad, Chalatenango y Santa Ana, gracias al proyecto de “Mejoramiento del acceso a agua segura, inocuidad alimentaria y saneamiento básico en centros escolares del occidente del país”, con el cual se contribuye a que 8 mil niños y niñas desarrollen sus actividades de aprendizaje en instalaciones adecuadas. La entrega de las obras estuvo a cargo de la Secretaria de Inclusión Social, Dra. Vanda Pignato y del Ministro de Educación, Carlos Canjura.

Los beneficios que deja este proyecto son de gran importancia para cada comunidad educativa, pues además de la construcción y mejora de los sistemas de agua, también se han ampliado los conocimientos de los y las estudiantes, personal docente, padres y madres de familia sobre la inocuidad alimentaria y el cuidado de los recursos naturales, esto con el fin de generar un cambio cultural que mejore la salud y el desarrollo de todas y todos.

En síntesis, gracias a este proyecto 8 mil niñas, niños y adolescentes, de 66 centros escolares ahora tienen acceso a agua segura para consumo humano, cuentan con cocinas, bodegas,  letrinas apropiadas y en buen estado para evitar la propagación de enfermedades gastro-intestinales.

La inversión total en todas estas obras suma 2 millones 181 mil 733 dólares, provistos por el Departamento de Agricultura de los Estados Unidos de América (USDA) y la Cooperativa Americana de Remesas al Exterior (CARE). La coordinación del proyecto ha estado a cargo de la SIS, que ha contado con el apoyo del Ministerio de Educación (MINED), el Ministerio de Salud (MINSAL) y las alcaldías de las respectivas localidades.

Cabe destacar que la realización de este trabajo también reviste importancia porque se ha llevado a cabo, exclusivamente, en centros escolares de municipios pobres, ubicados en zonas rurales y de difícil acceso, y en los que su población estudiantil presentaba altos índices de desnutrición y talla baja.

Las obras realizadas han sido acordes a cada escuela,  por lo que en algunas de ellas ha sido necesario ampliar las redes de distribución de agua, construir cisternas o colocar tanques para la captación y almacenamiento de agua; construir sistemas de aguas lluvias y otras soluciones que les permitan contar con reservas de agua para abastecerse.

La primera fase del proyecto se desarrolló en 33 escuelas de municipios pobres del departamento de Ahuachapán, y concluyó en septiembre de 2013, mientras que esta segunda y última fase se ha realizado en 33 centros educativos de los municipios Cuisnahuat, Sonsonate y San Julián, del departamento de Sonsonate; así como en los municipios de Comasagua, San José Villanueva, Chiltiupán y Teotepeque del departamento de La Libertad. En Chalatenango, el proyecto se desarrolló en los municipios: Nueva Concepción, Agua Caliente, La Palma y San Ignacio, y por último en el municipio Santa Rosa Guachipilín perteneciente al departamento de  Santa Ana.

En la actividad también estuvo presente el Alcalde del municipio de San Julián, Gabriel Serrano, así como los representantes del Ministerio de Salud, del Ministerio de Relaciones Exteriores, del Departamento de Agricultura de los Estados Unidos de América (USDA); de la Cooperativa Americana de Remesas al Exterior (CARE) y de organismos locales y comunitarios.

Leer discurso

Ver galería fotográfica

Ver video