Hace 5 años, la Secretaría de Inclusión Social (SIS) lanzó la Línea de Asistencia Telefónica 131 para brindar asistencia y atención en Diversidad Sexual a personas lesbianas, gays, bisexuales, transexuales, transgénero, travestis e intersexuales (LGBTI); a partir de 2018, las personas adultas mayores y las mujeres, también pueden pedir información u orientación sobre sus derechos y las instancias a quien acudir en caso de ser violentados. Esta línea telefónica es la única de su tipo en el país y actualmente funciona de lunes a viernes en horario de 7:30 a.m. a 3:30 p.m. de forma gratuita y confidencial.

En esta oportunidad, a través de este espacio informativo, quisimos como Secretaría de Inclusión Social (SIS) compartir la experiencia en la atención que se brindó a Carlos Lara, un joven de 24 años, graduado como Profesor de Inglés, con afición a la pintura y al dibujo, quien nos autorizó poder contar su historia. Carlos se define como un hombre gay, a quien las circunstancias lo han llevado a buscar apoyo para conocer más sobre sus derechos y hacerlos valer en su entorno. En marzo de este año, Carlos sufrió un incidente con varios policías, a raíz del cual tomó contacto con la línea 131 para solicitar ayuda:

SIS: ¿Cómo hizo contacto con la línea 131? 

Carlos: en marzo de este año tuve una situación con unos policías, estuve detenido 3 días. Me golpearon 7 policías.

La dueña de la casa que alquilaba en San Miguel sabía de mi orientación sexual y todo iba muy bien, sin problemas; incluso, tenía un sobrino que también es gay, pero no había conflicto. Vivíamos tranquilos. Sin embargo un día, tuvimos una discusión fuerte, llamó a la policía y llegaron pidiéndome que desalojara en el instante. Me maltrataron; hasta pidieron refuerzos y me golpearon. Verbalmente me ofendieron por mi orientación sexual. Me detuvieron 3 días por resistencia a las autoridades. Me quedaron marcas físicas de eso. Antes del problema con los policías, yo vivía con mis papás; pero mi papá decidió un día que ya no quería que viviera con ellos y me tuve que ir, así fue como llegué donde esa persona que me alquiló la casa. Después de los 3 días que estuve detenido, unos amigos de una Asociación llegaron a recibirme y mi  amigo Néstor,  me ayudó para que rentara un apartamento en San Salvador.

Al estar aquí, pues empecé con pesadillas sobre lo que había ocurrido y me sentí emocionalmente afectado, pues no he tenido el apoyo de mi familia tampoco. Entonces, mis amigos me dijeron que llamara al Call Center 131. Así fue como los contacté a finales del mes de abril.

SIS: ¿Cuál es la ayuda que ha recibido de parte de la línea de asistencia?

Carlos: hasta el momento, estoy muy contento con la ayuda que he recibido, porque es integral. No ha sido solo la ayuda por el conflicto que tuve con los policías, sino también sobre cómo puedo mejorar en mis relaciones familiares. Me han orientado mucho en cuanto a mis intereses y a la seguridad que debo tener para desempeñarme profesionalmente, sin temor a que nadie me cuestione por mi orientación sexual.

Según la Coordinadora del Centro de Atención en Diversidad Sexual de la SIS, María Alicia Lazo, debido a que la discriminación por orientación sexual y la diversidad de género se da en todos los ámbitos: lugares de trabajo, escuelas, espacios públicos y en el hogar, la atención y seguimiento que se les da a las personas que llaman a la línea 131 es totalmente confidencial.

En el caso de Carlos, desde el Call Center se le ha brindado seguimiento y se monitorean sus avances, no solo a nivel emocional y sicológico, sino también a través de asesorías para saber a dónde debe acudir en caso de necesitar hacer una denuncia, así como atención en situación de crisis, entre otros.

Actualmente, se cuenta con un Manual de Atención Teléfonica, el cual es una herramienta de mucha utilidad para quienes brindan atención telefónica en las diferentes instituciones de Gobierno. “La discriminación en la negación de un servicio, puede generar consecuencias negativas que van desde no brindar información adecuada para solventar problemas específicos, hasta la omisión de actuación y la exposición a mayor vulnerabilidad, aumentando el riesgo de lesionar el derecho a la integridad física y psicológica, que en muchas ocasiones juega con la vida de las usuarias y los usuarios”, especifica el Manual.

SIS: A partir de la ayuda recibida, ¿ha pensado en incorporarse nuevamente al trabajo? 

Carlos: por ahora, aún no estoy dando clases, solamente dedicado al dibujo y la pintura, pero confío en que el próximo año podré regresar a dar clases, porque me gusta mucho. Realmente esta experiencia me ha marcado y quiero superarla. El apoyo sicológico que he recibido en el Call Center (131) me ha ayudado mucho, para aceptarme yo y para sentirme más seguro frente a los demás. Ahora sé más sobre nuestros derechos como población LGBTI. Sin embargo, considero que aún hace falta trabajo al interior del país. 

SIS: ¿Qué opinión le merece el trabajo que se hace desde la Línea de atención 131? 

Carlos: creo que el trabajo que se hace en la línea de atención 131 de la Secretaría es muy importante y, sería bueno reconsiderar que funcione las 24 horas otra vez y tanto ustedes como nosotros sociedad civil, promocionarlo más para que muchos más tengan acceso al apoyo, pues  en mi caso como profesor, me interesaría mucho hacerlo en el área educativa.

Las personas que no son parte de la población LGBTI deberían tratar de ser más empáticos, respetar la orientación sexual de cada uno, pero ser más comprensivos, tolerantes y no juzgarnos, pues muchas veces las personas son crueles y no conocen realmente las situaciones de cada uno. Debería haber más conciencia y respeto. Mientras, tanto, la población LGBTI debe fortalecerse y aceptarse tal como son, así como empoderarse sobre sus derechos y darse el lugar que les corresponde en la familia, la comunidad, el trabajo, la sociedad. Eso es muy importante.

El caso de Carlos, como el de otras personas que han utilizado el servicio, impulsan a la SIS para continuar su trabajo a través del 131, ya que es una herramienta con la que nunca antes contó la población LGBTI, y que ahora les es de mucha ayuda para enfrentar de mejor forma situaciones en las que sus derechos estén siendo vulnerados.