Muy buenas tardes.

Deseo, en primer lugar, saludar muy fraternalmente a quienes forman parte de la Asociación de Periodistas Independientes de El Salvador (ASPIES): hombres y mujeres que trabajan por la defensa de la libertad de expresión de los salvadoreños y salvadoreñas; y particularmente por la defensa de la libertad de prensa y de información de un sector vital e importante para toda sociedad, tal como son los medios de comunicación verdaderamente independientes.

Mis más sinceras felicitaciones por estos 23 años que ahora celebran.

En este marco, me permito animar a los y las periodistas que valientemente trabajan día a día por trasladar de manera veraz y objetiva, la interpretación de un acontecimiento o una noticia;  y aprovechar de pedir a la Asociación de Periodistas Independientes de El Salvador que continúen en su labor de vigilar para que en nuestro país, se desarrolle un periodismo profesional, ético, equilibrado; un periodismo donde se privilegie la voz de los sectores más excluidos, de aquellos que históricamente habían sido invisibilizados.

Como Ex Primera Dama, y ahora en mi segundo período como Secretaria de Inclusión Social estoy profundamente agradecida con los medios de comunicación de El Salvador, y con las y los periodistas y comunicadores profesionales.

Ustedes han sido y siguen siendo valiosos y excelentes aliados no sólo para difundir los esfuerzos que realizamos en pro de la inclusión social de todas las personas, sino también, en la tarea conjunta de educar, sensibilizar y crear conciencia sobre los derechos humanos y la obligación que tenemos como país y como sociedad, de erradicar todas las formas de discriminación.

Ustedes nos han proporcionado los espacios para difundir, por ejemplo, las exitosas historias de vida de adolescentes, jóvenes, adultas y adultas mayores, que luego de ser atendidas en Ciudad Mujer, han dejado atrás el ciclo de violencia física, sicológica, sexual o patrimonial a la que ellas estaban sometidas.

Ustedes nos han permitido animar a miles de mujeres de todas las edades, a que busquen el apoyo que necesitan en Ciudad Mujer. Y ciertamente les digo, que con esa ayuda, ustedes también contribuyen de manera esencial a salvar la vida de muchas mujeres en El Salvador.

Aprovecho esta oportunidad, entonces, para reconocer esa labor fundamental que ustedes realizan, y también para pedir que nos sigan brindando esos espacios que permitan mostrar a todas las mujeres, que hay alternativas para salir de los ciclos de violencia; que con los apoyos que pueden tener desde Ciudad Mujer, pueden desarrollarse plenamente y construir una vida más digna y más feliz para ellas y sus familias.

En este día tan especial en el que conmemoramos el Día Nacional e Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer, me siento muy honrada y agradecida al recibir la Presea que hoy me entregan, la cual recibo en mi nombre, en el de mis compañeras y compañeros de trabajo tanto de la Secretaría de Inclusión Social como del Instituto Salvadoreño para el Desarrollo de la Mujer.

Lo recibo, sobre todo, dedicándola a todas nuestras las mujeres salvadoreñas: a esas esas valientes luchadoras que no se rinden para lograr sus sueños y aspiraciones y quienes son, en definitiva, el motor que nos hace seguir trabajando con ellas y para ellas.

Gracias nuevamente a la Asociación de Periodistas Independientes, muchas felicidades por su 23 Aniversario y sigan adelante con su compromiso por la práctica de un “periodismo para la paz social”.

 

¡Muchas gracias!