Queridos amigos y amigas aquí presentes,

Es motivo de alegría el estar reunidos para presenciar la firma del contrato de préstamo entre el Gobierno de El Salvador y el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) que reafirma, una vez más, el alto compromiso que tenemos como país para avanzar hacia la igualdad sustantiva y garantizar los derechos de todas las mujeres.

Como saben, desde la creación de la Secretaría de Inclusión Social, en junio del año 2009, con mi equipo de trabajo hemos trabajado por incidir en la generación de condiciones que permitan la protección social, el desarrollo, el ejercicio pleno de los derechos y la inclusión social de las mujeres, por medio del Programa Ciudad Mujer.

Desde la apertura de nuestra primera sede, en Colón, hace ya 5 años, Ciudad Mujer ha demostrado que los cambios a favor de las mujeres son posibles de lograr, cuando se cuenta con una decisión política al más alto nivel; con instituciones realmente comprometidas a trabajar por ese fin; con aliados estratégicos que aporten a este camino, y –sobre todo– con mujeres que se empoderen de sus derechos y que exijan y luchen por ellas mismas, defendiendo los logros y avanzando en la correcta creación e implementación de políticas públicas especializadas para ellas.

Pero aunque estamos muy contentas de todo lo que, junto a todas las instituciones parte de Ciudad Mujer, hemos logrado, lo cierto es que estamos lejos de sentirnos totalmente satisfechas.

Hay mucho que hacer para seguir alcanzando el logro de la meta de tener un país libre de discriminación y violencia de género, y pleno de igualdad sustantiva para las mujeres.

Por ello, la firma de este nuevo contrato de este préstamo es tan importante, porque contribuirá a seguir avanzando a favor de ese fin.

Con este nuevo préstamo se financiará el proyecto Ciudad Mujer Fase II, denominado “Apoyando el empoderamiento de las mujeres en el contexto del Plan de la Alianza para la Prosperidad del Triángulo Norte en El Salvador, cuyo propósito es mejorar las condiciones de vida de las mujeres de 15 años o más de edad de El Salvador en términos de empleo, salud sexual y reproductiva, y prevención y atención de la violencia contra las mujeres”.

Con un monto de 30 millones de dólares, ejecutables en un período de 5 años, estaremos ampliando la cobertura de Ciudad Mujer con tres nuevas sedes en Sonsonate, Chalatenango y La Unión, con la participación de FISDL; y a su vez, estaremos mejorando y ampliando los servicios de los módulos de Autonomía Económica, Salud Sexual y Reproductiva, Atención a la Violencia de Género y al Subprograma Ciudad Mujer Joven.

Con ello, beneficiaremos a un aproximado de 92 mil mujeres con las tres nuevas sedes, y 350 mil mujeres beneficiarias a nivel nacional.

Amigos y amigas,

Ciudad Mujer se ha convertido en un modelo de gestión pública más eficiente y con mayor calidad y calidez para las mujeres, reconociéndolas como sujetas de derechos, y por tanto, ha tenido un impacto positivo para ellas, sus familias y comunidades.

Con el préstamo I, logramos abrir cinco sedes que se unieron a la primera, de Ciudad Mujer Colón. El préstamo I además contribuyó para que 15 mil mujeres fuesen alfabetizadas en sus derechos, así como el fortalecimiento institucional, que nos dejó herramientas importantes para la atención correcta y de calidad a las mujeres.

Este préstamo es muy importante y estoy segura que trabajando de manera articulada y coordinada, lograremos los objetivos trazados y veremos a más mujeres con más fortaleza y con mayores oportunidades de desarrollo.

Para finalizar, en este momento trascendental, quiero agradecer:

  • Al BID, y particularmente al Presidente Luis Alberto Moreno, a Gina Montiel y a todo el equipo de trabajo de Washington DC y San Salvador, por este importante asocio y su interés en seguir apoyando a Ciudad Mujer, no sólo con recursos del préstamo, sino también con asistencias técnicas y cooperaciones no reembolsables.
  • A todas y todos mis colegas titulares de las instituciones parte del modelo de atención de Ciudad Mujer.
  • Al FISDL, al Ministerio de Salud, al ISDEMU, a la Secretaría Técnica y de Planificación de la Presidencia y al Ministerio de Hacienda, por el trabajo conjunto para lograr este nuevo préstamo.
  • Por supuesto, a mi maravilloso equipo de la Secretaría de Inclusión Social quienes han trabajado incansablemente para que este nuevo proyecto fuese una realidad.

Ahora, les pido que sigamos poniéndole mucho empeño para que este programa siga beneficiando a más mujeres en El Salvador y que podamos avanzar para lograr el país que todas las mujeres merecen.

Muchas gracias.