Buenos días. 

Es un placer recibirles esta mañana, en Ciudad Mujer, para dar un paso más a favor del empoderamiento económico de las mujeres salvadoreñas, en especial, para nuestras usuarias de las sedes de Morazán y de Usulután.

Para ninguna de nosotras es desconocido que la realidad de las mujeres en El Salvador es muy compleja, sobre todo cuando se trata del control de los recursos y las finanzas.

Por ello no es casual que al referirse a la pobreza, en primera instancia las más pobres de los pobres sean las mujeres y particularmente las mujeres de las zonas rurales, de donde muchas de nuestras usuarias provienen.

La típica argumentación sobre las razones de la pobreza de las mujeres, en general, están relacionadas con la falta de recursos económicos; a la falta de educación, salud, vivienda, empleo, alimentación adecuada y ahora, se suma la violencia social y de género como factores que también determinan la situación y calidad de vida de las mujeres y las familias en general.

Lo cierto es, queridas amigas, que las mujeres tenemos que enfrentar estos y otros muchos problemas. Lo cierto es, que ante estas situaciones, no podemos quedarnos conformes y con los brazos cruzados.

Por ello, desde el Gobierno creamos el Programa Ciudad Mujer, para brindarles la oportunidad de recibir servicios de calidad que contribuyan a superar estos obstáculos. 

Además de los servicios que ustedes, queridas amigas, ya conocen, en Ciudad Mujer siempre estamos trabajando por desarrollar más acciones a favor de ustedes, buscando aliados y aliadas que también trabajen con la convicción de que apoyar a las mujeres, es apoyar al país.

Así pues, esta mañana nos encontramos reunidas para celebrar la firma de un convenio muy importante para las mujeres emprendedoras y microempresarias, a través del cual queremos contribuir al empoderamiento vital de las mujeres, facilitando las condiciones para acceso al crédito como un mecanismo para el desarrollo integral de sus vidas.

Ustedes saben mejor que nadie, lo difícil y complicado que resulta acceder a financiamiento para iniciar, ampliar y fortalecer su actividad productiva.

Muchas son las razones por las cuales las mujeres no son consideradas sujetas de crédito; no tenemos garantías, no tenemos fiadores, no tenemos ingresos suficientes, vivimos en zonas de alto riesgo y en general no somos valoradas por nuestras capacidades emprendedoras. 

Debo mencionar que en relación a créditos, desde el año 2009 el gobierno ha venido dando algunos pasos importantes que han contribuido a mejorar las condiciones de acceso para las Mujeres. Por ejemplo, a través de BANDESAL se ha creado el programa Banca Mujer y el funcionamiento de un fondo de garantía  para mujeres,  con el cual se ha incrementado un 30% el número de mujeres que acceden a créditos productivos.

Sin embargo, debemos seguir avanzando en la construcción de la autonomía económica de las mujeres y con este compromiso, la Secretaría de Inclusión Social, ONU Mujeres y BANDESAL, con el apoyo financiero de la Agencia Italiana de Cooperación para el Desarrollo, firmaremos un convenio que nos permitirá emprender un proyecto piloto en Ciudad Mujer Morazán y Usulután para desarrollar un programa de créditos dirigido a mujeres emprendedoras y microempresarias, que ya cuenten con una actividad productiva en marcha y que necesitan un financiamiento para innovar, ampliar y diversificar su negocio y ser más competitivas y sostenibles.

Para el inicio de sus operaciones, el Fondo de crédito cuenta con un aporte de US$239,000.00 provenientes de la cooperación de Italia, a través de ONU MUJERES, los cuales serán destinados para el manejo de la línea de financiamiento y garantías complementarias.

Es importante mencionar, que las ventanillas serán operadas por BANDESAL y ofrecerán servicios de información, realización de trámites para créditos, así como el monitoreo de las iniciativas financiadas, esto último, en conjunto con Ciudad Mujer.

Adicionalmente, se contará con el apoyo de CONAMYPE para la asistencia técnica empresarial y con BANDESAL para desarrollar programas de educación financiera a las emprendedoras y microempresarias.

En esta etapa inicial, se beneficiarán a un promedio de 400 mujeres emprendedoras y microempresarias de forma individual y asociativa; 200 mujeres en promedio para Ciudad Mujer Morazán y 200 para Ciudad Mujer Usulután. No tengo duda que el corto plazo este número será superior pues el sentido de este programa es beneficiar al mayor número de mujeres posibles.

El programa operará con dos líneas de crédito:

-una para financiar capital de trabajo destinado a la compra de materia prima para los negocios y

-dos, la formación de capital para la compra de maquinaria y equipamiento de las iniciativas productivas.

Con la inauguración de estas ventanillas financieras bajo el nombre “FONDO MUJER” iniciamos la ruta hacia una nueva historia financiera para las mujeres, en la cual el horizonte es conquistar su autonomía económica y con ella, su desarrollo vital, tanto el ámbito personal, familiar y ciudadano.

Nuestra proyección es que a partir de ahora, las mujeres de más escasos recursos tengan una nueva oferta de servicios financieros especializados y sostenibles, que se ajusten a sus realidades, y que les permita dar el salto de calidad en sus emprendimientos, y el paso a una mejor condición de vida.

Antes de concluir, quiero reiterar mis agradecimientos a la Agencia Italiana de Cooperación para el Desarrollo, quienes están financiando la ejecución de esta importante iniciativa; a ONU Mujeres, por ser una aliada importante en este esfuerzo; a BANDESAL por asumir este reto tan importante y constituirse en unas socias estratégicas, así como a mi equipo de trabajo por hacer de este proyecto, una realidad.

Sin embargo, mi mayor agradecimiento es –como siempre– para nuestras usuarias, por todo el esfuerzo que realizan para desarrollarse, para salir adelante y aportar cada día más al progreso de nuestro país.

Un abrazo a cada una de ustedes.

Muchas gracias.