Muy buenos días.

Me complace mucho estar con ustedes esta mañana compartiendo un hecho que para la Secretaría de Inclusión Social y para Ciudad Mujer es de vital importancia, como lo es el trabajo que venimos desarrollando en materia de prevención de la violencia con adolescentes y jóvenes. Esta mañana entregaremos diplomas a 618 adolescentes y jóvenes de diferentes centros escolares, quienes han recibido formación en Derechos Humanos, Género, técnicas de agricultura familiar, idioma inglés y en diseño gráfico. Estas capacitaciones fueron impartidas en la sede de Ciudad Mujer Usulután y en los centros de estudio.

Desde que iniciamos con Ciudad Mujer Joven, en septiembre de 2014, ya hemos atendido a más de 22,000 adolescentes y jóvenes, quienes han recibido servicios y oportunidades acordes a sus necesidades.

Quiero expresar mi agradecimiento por el apoyo y la colaboración de docentes, autoridades y por supuesto de ustedes queridos y queridas estudiantes, de los siguientes centros educativos:

  • Centro Escolar Manuela Edelmira Córdova
  • Instituto Nacional de Usulután
  • Instituto Nacional de Jiquilisco
  • Complejo Educativo San Dionisio
  • Centro Escolar cantón San Francisco, San Dionisio
  • Centro Escolar cantón Mundo Nuevo, San Dionisio
  • Complejo Educativo cantón el Jocotillo, Mercedes Umaña
  • Instituto Nacional Ciudad el Triunfo
  • Centro Escolar Susana Rodríguez viuda de Duke, Ciudad El Triunfo.
  • Centro Escolar Santiago de María

Es importante que ustedes conozcan que los procesos  de alfabetización en derechos de las mujeres y el proceso de formación en derechos, son  estrategias importantes que desarrolla  Ciudad Mujer a través del Módulo de Gestión Territorial y del Conocimiento, ya que contribuyen con el avance de la construcción de una de las tres autonomías vitales para las mujeres: la autonomía en la participación ciudadana y en la toma de decisiones, una autonomía que les permite incidir en las decisiones en sus familias, sus centros escolares y sus comunidades; una autonomía que les empodera de sus derechos y contribuye a la creación de una cultura del respeto, de la equidad y la igualdad entre hombres y mujeres; formando así un ambiente en igualdad de oportunidades, armónico, respetuoso y sobre todo libre de violencia de género.

Es por eso que con los conocimientos adquiridos quiero pedirles, motivarles e invitarles para que sean ustedes protagonistas, voceros, líderes y lideresas de nuestra campaña nacional contra la Violencia Feminicida y la Violencia Sexual; una campaña que como Secretaría de Inclusión Social y Ciudad Mujer estamos impulsando en todas nuestras sedes a nivel nacional con el objetivo de contribuir a disminuir la violencia de género en las zonas de intervención de Ciudad Mujer, y de esta manera salvar vidas. No podemos permitir que las niñas y las mujeres sigan siendo asesinadas, violadas y abusadas por su condición de mujer. Ciudad Mujer les ofrece una alternativa para romper ese ciclo de violencia, les ofrece apoyo para construir su proyecto de vida.

 

Es por ello que estamos impulsando con firmeza acciones dirigidas específicamente a adolescentes y jóvenes como ustedes. Estamos conscientes que ocurren diferentes expresiones de violencia  desde la etapa del noviazgo y muchas veces los  hechos de  violencia más  graves  contra las adolescentes inicia en los  hogares;  es alarmante escuchar casos de agresión sexual en donde niñas, adolescentes y jóvenes han sido víctimas de violación de parte de sus padres, padrastros, tíos, primos o cualquier otra persona cercana  a quien se le ha delegado la responsabilidad de cuidador; no podemos permitir que más niñas y adolescentes queden embarazadas por falta de conocimiento de sus derechos, por falta de una correcta educación sexual.

 

Otro tipo de violencia que está presente en la etapa de adolescencia y juventud es la ejercida en el noviazgo. Es en esta etapa de la vida donde se manifiestan las primeras señales o expresiones de violencia contra la mujer,  y que debemos estar alertas y tomar en cuenta por ejemplo:  te pide la contraseña del teléfono o de cualquier red social que utilices, quiere que cambies tu forma de vestir o maquillarte, te prohíbe salir sola con tus amigas, te controla la hora de entrada hora de salida, amenaza constante de dejarte si no cambias, y para mencionarles otra  la típica que nunca falta  en toda relación de noviazgo la famosa prueba de amor.

 

Les pido que estén atentas a este tipo de comportamientos en el noviazgo, ya que estas señales indican que deben pedir consejo, orientación, ayuda. No se queden calladas, no tengan miedo, denuncien, porque si dejan crecer este tipo de comportamientos, ustedes se podrían convertir en la próxima víctima de feminicidio.

Con el proceso de formación y capacitación que les ofreció Ciudad Mujer a ustedes, pudieron conocer temáticas de vital importancia en su desarrollo físico, psicológico y social, las cuales son necesarias para que puedan  exigir y demandar el cumplimiento y respeto de sus derechos en todos los espacios donde se desenvuelven. Algunos de los temas que les fueron impartidos son:

  • La discriminación y la violencia
  • Los Derechos, mi cuerpo y yo
  • Autoestima y Salud Mental
  • Derechos y Deberes de los Niños Niñas y Adolescentes
  • Los Derechos de las Mujeres
  • Diversidad Sexual
  • Evolución de los derechos de las mujeres
  • Derechos Económicos Sociales y Culturales
  • Derecho a la Salud, Salud Sexual y Reproductiva
  • La Sexualidad
  • Ley especial Integral para una Vida Libre de Violencia y Ley de Igualdad
  • Equidad y Erradicación de la Violencia contra las Mujeres.

Reitero mi agradecimiento a las autoridades de los centros escolares, a los maestros y maestras y a todo el personal que contribuyó a la realización de estos cursos de formación y capacitación, en especial a mis queridas compañeras de Ciudad Mujer Usulután y del Módulo de Gestión Territorial y del Conocimiento.

Les Felicito a ustedes queridas y queridos jóvenes y les motivo a poner en práctica todo lo aprendido en estas jornadas. Fomenten una cultura de respeto y de igualdad en sus hogares, en sus centros de estudio y en sus comunidades. Sean ustedes una semilla de cambio que contribuya a construir un país libre de violencia hacia las mujeres.

Muchas gracias