Por Secretaria de Inclusión Social, Vanda Pignato:

Señoras y señores:

Es un privilegio estar con ustedes esta mañana y agradezco al Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD), a ONU Mujeres, así como al Ministerio de Desarrollo Social y al Consejo Nacional de Coordinación de Políticas Sociales de la República de Argentina, por su amable invitación.

Celebro que nos reunamos para compartir las experiencias de diferentes países a fin de avanzar en el logro de la igualdad sustantiva entre los géneros y el empoderamiento de las mujeres, a partir de la implementación de la Declaración y Plataforma de Acción de Beijing y, sobre todo, en la agenda para el desarrollo posterior a 2015.En el caso de El Salvador, si bien debemos reconocer que subsisten dificultades que afectan la aplicación de la Plataforma de Acción de Beijing, también es importante señalar que se han realizado importantes acciones para cumplir con los compromisos adquiridos en la Declaración y Plataforma de Acción de Beijing, siendo los más significativos las implementadas a partir del año 2009, cuando el país adoptó el enfoque de derechos humanos en el diseño y ejecución de sus políticas públicas.

Entre los logros más destacados, podemos mencionar la aprobación y entrada en vigencia de la Normativa Nacional para la Igualdad Sustantiva, a través de dos leyes:

  • la Ley Especial Integral para una Vida Libre de Violencia para las Mujeres, y
  • la Ley de Igualdad, Equidad y Erradicación de la Discriminación contra las mujeres.

Tanto estas leyes, como la Política Nacional de las Mujeres, incluyen las principales las esferas de preocupación de la Plataforma de Acción de Beijing.

La normativa antes mencionada impulsó la creación y funcionamiento de dos mecanismos de coordinación interinstitucionales, que garantizan a aplicación de ambas leyes.

En primer lugar, y en cumplimiento a la Ley Especial Integral para una Vida Libre de Violencia para las Mujeres, implementamos la Comisión Técnica Especializada, cuyo principal objetivo es garantizar la operativización de la Ley, así como la creación de la Política Nacional para el Acceso de las Mujeres a una Vida Libre de Violencia.

Por otra parte, El Salvador cuenta con otro importante mecanismo: el Sistema Nacional para la Igualdad Sustantiva, como un instrumento de gestión pública, responsable de asegurar el cumplimiento de la Ley de Igualdad, Equidad y Erradicación de la Discriminación contra las Mujeres, y del Plan Nacional de Igualdad, Equidad y No Discriminación  para las Mujeres Salvadoreñas.

El Sistema Nacional es del más alto nivel, pues está integrado por las personas titulares de las instituciones estatales con competencia en la garantía, protección y promoción de todos los derechos de las mujeres.

Este Sistema es coordinado por el Instituto Salvadoreño para el Desarrollo de la Mujer, ente rector de todas las políticas de las mujeres, y desarrolla funciones de coordinación entre las instituciones, para el diseño, ejecución y evaluación de políticas públicas que garanticen la igualdad sustantiva.

El Sistema vela por el cumplimiento de la aplicación de la estrategia de transversalidad y de sus principios rectores en la formulación y la ejecución de las políticas y los planes nacionales, descentralizados, sectoriales, departamentales y municipales.

Para esto, el Sistema cuenta con un Comité Ejecutivo, una Coordinación Técnica y diferentes comisiones de trabajo que permiten el trabajo efectivo en los ámbitos de:

  • Autonomía económica
  • Políticas sociales
  • Educación incluyente
  • Salud integral
  • Cuidado y protección social
  • Medio Ambiente y Gestión de Riesgos
  • Cultura para la Igualdad
  • Vida Libre de Violencia, y
  • Participación Política y Ciudadana

Además, una parte fundamental del Sistema ha sido la creación de la Escuela de Formación para la Igualdad Sustantiva, cuya misión es desarrollar una política de formación que fortalezca la capacidad de respuesta de las instituciones estatales para contribuir a la reducción de la desigualdad de género y la discriminación.

Hemos implementado también, un Sistema de Monitoreo y Evaluación que facilita el seguimiento, monitoreo y evaluación de los avances, a través de la integración de indicadores de género, así como de la recopilación, análisis y publicación de información estadística y estudios para la generación de conocimientos y la orientación para la adopción de decisiones políticas.

Finalmente, el Sistema cuenta con una estrategia de Gestión Territorial para la Igualdad, a través de los Gabinetes de Gestión Departamental y los Gobiernos locales.

Por otra parte, me complace mencionar que mi país creó el “Comité Nacional de Implementación de la Resolución 1325 del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas y resoluciones subsiguientes que sean adoptadas en tema de mujeres, paz y seguridad”, con la participación del más alto nivel político y ciudadano, orientado a proponer políticas y normas que aseguren el cumplimiento de dichas resoluciones y velar por que se aumente la representación de la mujer en todos los niveles de adopción de decisiones de las instituciones y mecanismos nacionales, regionales, e internacionales para la prevención, la gestión y la solución de conflictos.

El Salvador es, después de Chile, el segundo país en América que asume de esta forma un compromiso, adoptando la Resolución 1325 como una herramienta para superar las vulnerabilidades de las mujeres frente a las situaciones de violencia, inseguridad y conflictos armados.

En la misma línea de lograr los mayores avances para la igualdad sustantiva y el empoderamiento de las mujeres, El Salvador ha creado y puesto en marcha un innovador programa, que constituye una experiencia exitosa y replicable en cualquier país del mundo.

Me refiero al Programa “Ciudad Mujer”, que implementamos desde marzo de 2011.

Como he dicho en ocasiones anteriores, Ciudad Mujer es la propuesta de un país que reclamaba medidas urgentes, eficientes y sostenibles para las mujeres, quienes históricamente habían estado excluidas de las políticas públicas, formuladas todas en clave masculina.

¿QUÉ ES CIUDAD MUJER?

Es un programa del Gobierno de El Salvador para la atención integral de las mujeres a través de servicios especializados, con el objetivo de mejorar su calidad de vida, a través de:

  1. El empoderamiento en el conocimiento y ejercicio de sus derechos
  2. La participación ciudadana
  3. La obtención de autonomía económica
  4. La erradicación de la discriminación y la violencia basada en género

Pero además, Ciudad Mujer es un modelo de gestión pública, que está demostrando que es posible traducir las políticas hacia las mujeres, en acciones concretas que tienen un impacto directo en la calidad de vida de las mujeres.

¿CÓMO FUNCIONA?

  • Ciudad Mujer concentra, dentro de una misma infraestructura, a 18 instituciones del Estado que prestan diferentes servicios especializados para las mujeres, garantizando que sean atendidas de manera oportuna, en un ambiente de confiabilidad y calidad.
  • Pero más que una concentración, la clave del trabajo de Ciudad Mujer es que las instituciones trabajen de forma articulada, cada una en el marco de sus propias competencias, pero rompiendo la fragmentación que es tan usual en el servicio público.
  • Un aspecto fundamental es que los centros de Ciudad Mujer operan exclusivamente con funcionarias mujeres, especialistas en sus respectivos campos, que han sido formadas en género y en el enfoque de derechos humanos.
  • La infraestructura de nuestros centros es plenamente accesible a mujeres con discapacidad y adultas mayores.

 

CIUDAD MUJER OFRECE SUS SERVICIOS EN 5 ÁREAS O MÓDULOS DE ATENCIÓN:

1. Atención a la Violencia de Género

2. Salud Sexual y Reproductiva

3. Autonomía Económica

4. Educación Colectiva

5. Atención Infantil

Explicaré a continuación cada uno de estos módulos.

I. MÓDULO DE ATENCIÓN A LA VIOLENCIA DE GÉNERO

En éste módulo se busca prevenir, disminuir y atender las diferentes manifestaciones de violencia de género.

  • Se brinda una atención integral e integrada, acompañándolas y dando seguimiento a sus casos.
  • Todas las instituciones se enfocan en la necesidad de la usuaria, evitando la re-victimización y promoviendo el empoderamiento vital de cada una de ellas.

Algunos de los servicios que prestamos son:

  • Atención en crisis
  • Terapias psicológicas
  • Asesoría y trámites legales
  • Grupos de apoyo y auto-cuido
  • Acompañamiento en el proceso de empoderamiento vital

Las instituciones que prestan servicios en este módulo son:

1. Fiscalía General de la República

2. Instituto de Medicina Legal

3. Policía Nacional Civil

4. Instituto Salvadoreño para el Desarrollo de la Mujer

5. Procuraduría General de la República

6. Ministerio de Educación

7. Secretaría de Cultura

II. MÓDULO DE SALUD SEXUAL Y REPRODUCTIVA

El trabajo en este módulo busca contribuir a mejorar la calidad de la salud y vida de las mujeres, particularmente en la prevención del cáncer de mama y el cáncer cérvico uterino; además, de reducir la mortalidad materna y lograr la disminución de los embarazos en adolescentes.

Los servicios que se prestan son:

  • Ginecología
  • Medicina Interna
  • Mamografías y Rayos X
  • Odontología
  • Psicología
  • Nutricionista
  • Farmacia
  • Educación para la Salud Sexual
  • Ultrasonografías a Embarazadas
  • Exámenes clínicos

III. MÓDULO DE AUTONOMÍA ECONÓMICA

Su propósito es proveer servicios orientados a facilitar que las mujeres cuenten con oportunidades para alcanzar la autonomía económica.

Los servicios que se prestan en este módulo tienen un enfoque territorial y se basan en un estudio previo de análisis de tejidos productivos y de los planes estatales de desarrollo económico. Estos son:

  • Intermediación laboral.
  • Orientación y actualización de hojas de vida (Currículum Vitae).
  • Bolsa de Trabajo.
  • Capacitación y formación vocacional.
  • Servicios de microcréditos con tasas competitivas.
  • Educación financiera.
  • Asistencia técnica para el fomento del emprendedurismo (desarrollo de micro y pequeñas empresas).
  • Espacios de promoción en comercialización con mujeres emprendedoras (Ferias).
  • Información, asesoría y gestiones sobre protección de derechos laborales.
  • Información y atención a denuncias por violaciones a derechos como consumidoras

 

Las instituciones que intervienen dentro de este módulo son:

  • Registro Nacional de las Personas Naturales
  • Instituto Salvadoreño de Formación Profesional
  • Ministerio de Trabajo y Previsión Social
  • Consejo Nacional de la Micro y Pequeña Empresa
  • Ministerio de Agricultura y Ganadería
  • Banco de Fomento Agropecuario, y
  • Fondo Solidario para la Familia Microempresaria
  • Defensoría del Consumidor

IV. MÓDULO DE ATENCIÓN INFANTIL

Este módulo permite a las mujeres hacer uso de los diferentes servicios, mientras sus hijas e hijos son atendidos por personal calificado.

Se pretende:

  • Que las mujeres puedan recibir sus servicios sin preocupaciones, permitiéndoles concentrarse en sí mismas;
  • Proteger y atender a los niños y niñas, evitando que sean revictimizados, particularmente al escuchar los relatos de sus madres si han sido víctimas de violencia.

Los niños y niñas realizan actividades lúdicas, con enfoque de género y derechos humanos.

Además brindamos atención psicológica, pediátrica y nutricional en caso de emergencias. Contamos con cuarto de cunas para bebés, así como un área privada y cómoda para lactancia materna.

V. MÓDULO DE EDUCACIÓN COLECTIVA:

A través de éste módulo se busca el empoderamiento de las mujeres de sus derechos políticos, económicos, sociales y civiles.

Para ello, se implementan actividades de educación colectiva, de promoción y sensibilización de los derechos, utilizando diversas metodologías adecuadas a los diferentes grupos objetivos de mujeres.

Trabajamos a partir de una estrategia territorial y de promoción comunitaria que implica una coordinación muy cercana con:

  • Gobiernos municipales
  • Organizaciones No Gubernamentales
  • Asociaciones y redes locales de mujeres
  • Centros escolares
  • Entre otros

 

En cuanto a nuestros logros, puedo señalar que en apenas 4 años de funcionamiento, con 6 sedes puestas en funcionamiento de manera progresiva:

– Tenemos más de 766 mil mujeres atendidas

– Hemos brindado casi 2 millones 70 mil  servicios

– Es uno de los dos programas mejor evaluados y más aceptados por la ciudadanía en El Salvador, con una aprobación del 90% según encuestas.

– Es un modelo exitoso, reconocido internacionalmente, con apoyo de la cooperación y replicable en otros países, con indicadores de impacto que se evalúan periódicamente.

Creo firmemente que el programa Ciudad Mujer tiene un alto potencial y puede ser empleado como modelo para el mundo en desarrollo.

Ciudad Mujer presenta una fuerza transformadora que no se debería desaprovechar.

Permítanme señalar que si bien aún persisten obstáculos, sobre todo en el acceso de las mujeres a la Justicia, también es innegable que los esfuerzos impulsados desde el Gobierno central ha permitido lograr progresos en las 12 principales esferas de preocupación son de la Plataforma de Beijing.

Estamos conscientes de los retos que como país tenemos, pero también contamos con la más alta voluntad política para superarlos satisfactoriamente, a fin de cumplir con la meta de la igualdad sustantiva para todas las mujeres.

Agradezco nuevamente la oportunidad de compartir este espacio con ustedes, y deseo los mayores éxitos a todos los esfuerzos que hagamos por las mujeres de todas las naciones.

Muchas gracias.