Señoras y señores:

Es un placer estar nuevamente con ustedes en este seminario, para seguir compartiendo experiencias exitosas y reflexionando sobre los retos que aún enfrentamos en la región latinoamericana y del Caribe para avanzar en la autonomía económica y  el pleno desarrollo de todas las mujeres.

Pese a que la región sigue siendo muy violenta y discriminadora hacia las mujeres, puedo decir con total propiedad, que en el caso de El Salvador, desde hace 6 años, estamos avanzando a un ritmo más acelerado, que en las últimas 6 décadas, tanto a nivel normativo, con leyes que buscan garantizar la igualdad, equidad, la erradicación de la discriminación, así como una vida libre de violencia contra las mujeres, pero también por medio de políticas públicas orientadas a promover el acceso de las mujeres a todos sus derechos, incluidos los de la participación política, social y económica.

Precisamente, una de las políticas públicas más exitosas ha sido la creación del Programa Ciudad Mujer, que tengo el honor de dirigir y que quienes nos visitan de otros países acaban de conocer en nuestra sede de Santa Ana.

Estoy segura que la visita a esa sede ha sido del interés de todas y todos, ya que Ciudad Mujer es precisamente un programa que, desde un enfoque holístico, aporta a la construcción de las tres autonomías fundamentales para el desarrollo de las mujeres, es decir, a la de la integridad y autonomía física; la autonomía económica y la autonomía ciudadana y política.

Ciudad Mujer es la propuesta más importante que desde El Salvador hemos creado y estamos impulsando para demostrar que el adelanto de las mujeres es posible, y que cuando se invierte en nosotras, se invierte en el desarrollo sostenible de toda la sociedad.

Como ustedes acaban de apreciar, se trata de un espacio exclusivo para las mujeres en el cual se brindan servicios especializados, con calidad y calidez, en cuatro ámbitos vitales:

  • La primera es la prevención y atención a las víctimas de violencia de género, con inmediata asistencia policial, legal y psicológica;
  • La segunda corresponde a la atención en salud sexual y reproductiva, con énfasis en la prevención del cáncer de mama y cérvico uterino, así como en el cuidado oportuno a las mujeres embarazadas y sus hijos.
  • En tercer lugar, el desarrollo de la autonomía económica de las mujeres, a través de la formación profesional y la promoción del trabajo productivo y remunerado, reconociendo que sólo cuando las mujeres participemos de las bondades del desarrollo económico, podremos gozar de todos los demás derechos que nos corresponden;
  • En cuarto lugar, la educación comunitaria, a fin de cambiar los estereotipos discriminatorios, y lograr que las mujeres conozcan y demanden sus derechos.

Como pudieron ver, Ciudad Mujer brinda atención integrada e integral de las mujeres, a través de servicios especializados, con el objetivo de mejorar su calidad de vida.

Pero además, Ciudad Mujer es un modelo de gestión pública, que está demostrando que es posible traducir las políticas hacia las mujeres, en acciones concretas que tienen un impacto directo en la calidad de vida de las mujeres.

 ¿CÓMO FUNCIONA?

Ciudad Mujer concentra, dentro de una misma infraestructura, a 18 instituciones del Estado que prestan diferentes servicios especializados para las mujeres, garantizando que sean atendidas de manera oportuna, en un ambiente de confiabilidad y calidad.

Pero más que una concentración, la clave del trabajo de Ciudad Mujer es que las instituciones trabajen de forma articulada, cada una en el marco de sus propias competencias, pero rompiendo la fragmentación que es tan usual en el servicio público.

Un aspecto fundamental es que los centros de Ciudad Mujer operan exclusivamente con funcionarias mujeres, especialistas en sus respectivos campos, que han sido formadas en género y en el enfoque de derechos humanos.

La infraestructura de nuestros centros es plenamente accesible a mujeres con discapacidad y adultas mayores.

CIUDAD MUJER OFRECE SUS SERVICIOS EN 5 ÁREAS O MÓDULOS DE ATENCIÓN:

  • Atención a la Violencia de Género
  • Salud Sexual y Reproductiva
  • Autonomía Económica
  • Educación Colectiva
  • Atención Infantil

Explicaré a continuación cada uno de estos módulos y ustedes podrán ir viendo cómo aportan a las autonomías vitales para las mujeres:

  • MÓDULO DE ATENCIÓN A LA VIOLENCIA DE GÉNERO

En éste módulo se busca prevenir, disminuir y atender las diferentes manifestaciones de violencia de género.

Se brinda una atención integral e integrada, acompañándolas y dando seguimiento a sus casos.

Todas las instituciones se enfocan en la necesidad de la usuaria, evitando la re-victimización y promoviendo el empoderamiento vital de cada una de ellas.

Algunos de los servicios que prestamos son:

  • Atención en crisis
  • Terapias psicológicas
  • Asesoría y trámites legales
  • Grupos de apoyo y auto-cuido
  • Acompañamiento en el proceso de empoderamiento vital

Las instituciones que prestan servicios en este módulo son:

  1. Secretaría de Cultura
  2. Ministerio de Educación
  3. Procuraduría General de la República
  4. Instituto Salvadoreño para el Desarrollo de la Mujer
  5. Policía Nacional Civil
  6. Instituto de Medicina Legal
  7. Fiscalía General de la República
  • MÓDULO DE SALUD SEXUAL Y REPRODUCTIVA

El trabajo en este módulo busca contribuir a mejorar la calidad de la salud y vida de las mujeres, particularmente en la prevención del cáncer de mama y el cáncer cérvico uterino; además, de reducir la mortalidad materna y lograr la disminución de los embarazos en adolescentes.

Los servicios que se prestan son:

  1. Ginecología
  2. Medicina Interna
  3. Mamografías y Rayos X
  4. Odontología
  5. Psicología
  6. Nutricionista
  7. Farmacia
  8. Educación para la Salud Sexual
  9. Ultrasonografías a Embarazadas
  10. Exámenes clínicos
  •  MÓDULO DE AUTONOMÍA ECONÓMICA

Dado que el empoderamiento económico es el del tema central de este seminario, voy a detenerme más en la explicación de este módulo de Autonomía Económica, cuyo objetivo es proveer servicios orientados a facilitar que las mujeres cuenten con oportunidades para alcanzar la autonomía económica; es decir, para que las mujeres dispongan de ingresos, información, bienes y servicios que favorezcan su participación en la vida económica y les permita una vida autosuficiente.

El trabajo que desarrollamos han estado orientados a avanzar en el cumplimiento de los Objetivos de Desarrollo del Milenio # 1 (Erradicar la pobreza extrema y el hambre) y # 3 (Promover la igualdad entre los sexos y el empoderamiento de la Mujer), y creemos firmemente que aporta a la implementación de la agenda post 2015.

Los servicios que prestamos tienen un enfoque territorial y se basan en un estudio previo de análisis de tejidos productivos y de los planes estatales de desarrollo económico.

Estos son:

  1. Intermediación laboral.
  2. Orientación y actualización de hojas de vida (Currículum Vitae).
  3. Bolsa de Trabajo.
  4. Capacitación y formación vocacional.
  5. Servicios de microcréditos con tasas competitivas.
  6. Educación financiera.
  7. Asistencia técnica para el fomento del emprendedurismo (desarrollo de micro y pequeñas empresas).
  8. Espacios de promoción en comercialización con mujeres emprendedoras (Ferias).
  9. Información, asesoría y gestiones sobre protección de derechos laborales.
  10. Información y atención a denuncias por violaciones a derechos como consumidoras

Un dato que me parece de gran relevancia, es que en el caso de los talleres de formación vocacional tenemos una estrategia “extramuros”, que consiste en que Ciudad Mujer va, ofrece e imparte los cursos en las propias comunidades de las mujeres.

Así, pues, más del 95% de los cursos que proveemos no se dan dentro en las sedes de Ciudad Mujer, sino que Ciudad Mujer va hasta las comunidades, para que la falta de tiempo, recursos o acceso a transporte no sean limitantes para nuestras usuarias.

En algunos casos, además, podemos proveer un pequeño viático que ayuda a las mujeres a afrontar los gastos de traslados y alimentación mientras están en sus cursos.

Lo otro es que los cursos de formación son tanto aquellos más tradicionales como los de gastronomía, corte y confección o cosmetología, pero también estamos brindando cada vez más, formación en áreas que tradicionalmente han sido más masculinas.

Así, ahora tenemos mujeres formadas y con emprendimientos productivos en áreas como:

  1. Mecánica automotriz;
  2. Mantenimiento y reparación de computadoras y de aires acondicionados;
  3. Mantenimiento y reparación de motores fuera de borda;
  4. Electricistas;
  5. Pasteurización de leche y elaboración de productos lácteos;
  6. Entre otros.

Las instituciones que intervienen dentro de este módulo son:

  1. Registro Nacional de las Personas Naturales
  2. Instituto Salvadoreño de Formación Profesional
  3. Ministerio de Trabajo y Previsión Social
  4. Consejo Nacional de la Micro y Pequeña Empresa
  5. Ministerio de Agricultura y Ganadería
  6. Banco de Fomento Agropecuario, y
  7. Fondo Solidario para la Familia Microempresaria
  8. Defensoría del Consumidor

Ahora bien, no quiero decir que el funcionamiento del módulo es perfecto, pues enfrenta algunos de los obstáculos que ya hemos conocido y que tienen a la base, modelos financieros y bancarios con normativas bastante rígidas, creadas en clave masculina y para quienes no constituyen “un riesgo de mora o falta de pago” a los créditos.

Por ello en Ciudad Mujer estamos buscando siempre estrategias novedosas para ayudar a superar esos obstáculos. Algunas de esas estrategias han sido apoyadas por la cooperación internacional, facilitando capital semilla o la donación de maquinaria o insumos productivos.

Otra ha sido la alianza con algunas empresas privadas. Por ejemplo, tenemos un convenio con una de las empresas de distribución eléctrica más importantes del país, llamada Del Sur, quienes financiaron la capacitación de un grupo de mujeres como electricistas, y posteriormente  su contratación en la empresa.

Otra de la estrategia que estamos tratando de impulsar es la creación de un fondo de garantía que posibilite a las mujeres, sobre todo aquellas que están en una situación de mayor vulnerabilidad, el acceso a créditos.

Así entonces, siempre estamos tratando de innovar y buscar alternativas viables para las mujeres.

  • MÓDULO DE ATENCIÓN INFANTIL

Este módulo permite a las mujeres hacer uso de los diferentes servicios, mientras sus hijas e hijos son atendidos por personal calificado.

Se pretende:

  • Que las mujeres puedan recibir sus servicios sin preocupaciones, permitiéndoles concentrarse en sí mismas;
  • Proteger y atender a los niños y niñas, evitando que sean revictimizados.

Los niños y niñas realizan actividades lúdicas y además brindamos atención psicológica, pediátrica y nutricional en caso de emergencias. 

  • MÓDULO DE EDUCACIÓN COLECTIVA:

A través de éste módulo se busca el empoderamiento de las mujeres de sus derechos políticos, económicos, sociales y civiles.

Para ello, se implementan actividades de educación colectiva, de promoción y sensibilización de los derechos, utilizando diversas metodologías adecuadas a los diferentes grupos objetivos de mujeres.

Desarrollamos una estrategia de trabajo en los territorios, para, con y desde las propias mujeres en sus comunidades.

Con esos procesos de formación, las mujeres han ido desarrollando conciencia sobre la igualdad entre los géneros y el empoderamiento de la mujer, y se están convirtiendo en verdaderas defensoras de sus derechos, en los territorios.

Y esta estrategia ya está dando frutos, pues estamos contando con redes de mujeres defensoras de sus derechos. Son mujeres que no son funcionarias públicas, ni de ONG’s.

Son mujeres que en sus propias comunidades se están convirtiendo en lideresas con capacidad de promover iniciativas, demandar acciones, hacer contraloría social e incluso, participar en espacios de participación y adopción de decisiones.

En cuanto a nuestros logros, puedo señalar que en apenas 4 años y 2 meses de funcionamiento,  y con 6 sedes puestas en funcionamiento de manera progresiva:

  • Tenemos más de 790 mil mujeres atendidas
  • Hemos brindado más de 2 millones 100 mil servicios

Es un modelo exitoso, reconocido internacionalmente, con apoyo de la cooperación y replicable en otros países, con indicadores de impacto que se evalúan periódicamente.

Pero Ciudad Mujer es, ante todo, el factor que ha desencadenado la toma de conciencia de las mujeres acerca de su propia valía, de sus derechos y de que ya no están solas en la lucha por la conquista de esos derechos.

Mi intensión al participar en este evento, es invitarles a replicar el modelo de Ciudad Mujer en todos los países, pues estamos demostrando que éste contribuye al avance de las familias y las comunidades de las mujeres, lo cual incide directamente en el desarrollo del país.

Agradezco profundamente esta valiosa oportunidad de dirigirme a ustedes, y su amable atención.

Muchas gracias.