Enero de 2015, Panamá.

Por Secretaria de Inclusión Social, Vanda Pignato:

Señoras y señores:

Permítanme agradecerles la invitación y la oportunidad de compartir con ustedes la experiencia de mi país, El Salvador, en la creación y ejecución de políticas públicas orientadas a la inclusión social y al desarrollo de las capacidades de acción ciudadana de todas las personas, particularmente a las de quienes pertenecen a los sectores en situación de mayor vulnerabilidad.

Desde el año 2009, con el gobierno anterior, El Salvador inició un camino orientado a construir un modelo de desarrollo humano incluyente, más solidario y sostenible, basado en un enfoque de género y de derechos humanos.

A lo largo del quinquenio recién pasado, el Gobierno de El Salvador dedicó su trabajo y buena parte de sus recursos al combate a la pobreza y a la injusticia social, con un sentido de prioridad.

Así, se crearon y ejecutaron políticas públicas y programas dirigidos a las poblaciones históricamente más excluidas, y que tanto en el Plan Quinquenal anterior del 2009, como en el actual del 2014 que concluye en el año 2019,  han sido clasificadas como “poblaciones prioritarias”, entre las que se encuentran: niños, niñas y adolescentes; personas jóvenes; personas adultas mayores, mujeres, personas de la diversidad sexual, entre otras.

Si bien las políticas, programas y acciones que se ejecutan en El Salvador son varios, voy a centrar mi exposición en tres de los programas y acciones que, dentro de mi competencia como Secretaria de Inclusión Social de la Presidencia de la República de El Salvador, he desarrollado.

Me refiero a la creación de la normativa para evitar la discriminación de la población de la diversidad sexual en la administración pública; al  Programa Presidencial “Nuestros Mayores Derechos”, dirigido a las personas adultas mayores; y el Programa Ciudad Mujer, dirigido a las mujeres.

  1. I. Erradicación de la discriminación contra la población LGBTI

Dentro del marco de las competencias del Órgano Ejecutivo, en mayo del 2010, el Presidente de la República emitió un Decreto Ejecutivo que prohíbe toda forma de discriminación en la administración pública, por razones de identidad de género y/o de orientación sexual.

Dicha norma gubernamental tiene como fin garantizar la igualdad en el acceso a sus derechos de todas las personas, sin ninguna clase de restricción motivada por su identidad de género y/o su orientación sexual, dentro del Órgano Ejecutivo.

A partir de dicho Decreto, creamos la Dirección de Diversidad Sexual a fin de brindar el asesoramiento u orientación necesaria a las distintas dependencias y organismos de la Administración Pública, para el cumplimiento irrestricto de las disposiciones del citado Decreto Ejecutivo.

Así, realizamos un trabajo intenso y coordinado con las instituciones, particularmente con las encargadas de Seguridad Pública, Salud, Educación, Trabajo, Protección Civil y los entes rectores en materias de niñez, adolescencia, juventud y mujeres, a través de procesos de formación, capacitación y sensibilización a funcionarios y funcionarias.

Además, una tarea importante es garantizar que no se excluya a la población LGBTI de las políticas públicas, programas y proyectos que desarrollen las instituciones.

A manera de ejemplo, les comparto que contamos con una Línea Telefónica de Asistencia y Atención en Diversidad Sexual, confidencial y gratuita, con el número corto 131, en el cual se provee:

  • Información sobre sus derechos
  • Orientación jurídica en casos de discriminación para la denuncia y/o atención urgente en casos de agresiones
  • Apoyo psicológico y contención en situaciones de crisis

Por razones de tiempo, no detallo más acciones desarrolladas que han venido a visibilizar a la población LGBTI para el cumplimiento de sus derechos.

 

  1. II. Programa “Nuestros Mayores Derechos”

A partir del año 2009 por primera vez el Gobierno salvadoreño se preocupó por diseñar e implementar un programa especializado para la atención de las personas adultas mayores, con una inversión financiera de más de 70 millones de dólares.

El programa “Nuestros Mayores Derechos” constituye una propuesta innovadora en la atención a este grupo y se fundamenta en una concepción filosófica que, aunque parece muy obvia, no todas las sociedades reconocen aún, y es que todas las personas adultas mayores son sujetas de Derechos.

El programa nace como una propuesta concreta de política pública para las personas mayores, con dos objetivos esenciales: Mejorar su calidad de vida y fortalecer el ejercicio efectivo de sus derechos, procurando acciones especiales que le permitan a esta población mayor, su autonomía e independencia, así como la participación plena en la vida familiar, comunitaria y social.

Entre los objetivos específicos de “Nuestros Mayores Derechos” están:

  • Mejorar la red de servicios y fortalecer la capacidad de respuesta para las personas de edad, de manera integrada y coordinada.
  • Generar una cultura inclusiva a favor de las personas adultas mayores en donde se fortalezca su ciudadanía, autonomía, envejecimiento saludable y respeto, fomentando su plena participación.
  • Empoderar y sensibilizar sobre sus derechos a las personas adultas mayores, sus familias y la comunidad, para prevenir la violencia, particularmente contra la mujer.
  • Promover el acercamiento intergeneracional que anime la convivencia y transferencia de historia y tradiciones.
  • Gestionar oportunidades para acceder a fuentes de ingresos

Así, el programa contempla atenciones especializadas en salud; inclusión de personas mayores a programas de alfabetización; cursos especializados para funcionarias y funcionarios en materia de gerontología, envejecimiento y otros; estrategias artísticas y culturales, así como otra serie de intervenciones realmente innovadoras.

Uno de los componentes de mayor impacto ha sido la creación de la “Pensión Básica Universal”, que tiene un carácter no contributivo y por un monto de 50 dólares.

La Pensión Básica Universal está dirigida a las personas mayores de 70 años que habían estado desprotegidas de los sistemas tradicionales de cobertura de pensiones y que viven en los 75 municipios catalogados como de mayor pobreza del país.

La Pensión Básica Universal ha favorecido sistemáticamente a más de 32 mil 200 personas adultas mayores, con una inversión de más de veinticinco millones de dólares anuales.

Para la ejecución de los diferentes componentes se realiza una coordinación interinstitucional, a cargo de la Secretaría de Inclusión Social y de la Secretaría Técnica y de Planificación de la Presidencia, con diversas instituciones, según sus respectivas competencias, entre las que se encuentran:

  • Ministerio de Salud
  • Ministerio de Educación
  • Ministerio de Trabajo y Previsión Social
  • Fondo de Inversión Social para el Desarrollo Local
  • Secretaría de Cultura de la Presidencia
  • Instituto Salvadoreño de los Deportes
  • Instituto Salvadoreño de Rehabilitación Integral
  • Entre otros.

Estas son acciones orientadas a seguir cambiando los paradigmas sobre el envejecimiento con el fin de garantizar y realizar los derechos de las personas mayores.

Me voy a referir ahora al segundo programa: Ciudad Mujer.

  1. III. Programa “Ciudad Mujer”

Ciudad Mujer es un programa del Gobierno de El Salvador para la atención integral de las mujeres a través de servicios especializados, con el objetivo de mejorar su calidad de vida, a través de:

  1. El empoderamiento en el conocimiento y ejercicio de sus derechos
  2. La participación ciudadana
  3. La obtención de autonomía económica
  4. La erradicación de la discriminación y la violencia basada en género

Ciudad Mujer es un modelo de gestión pública, que está demostrando que es posible traducir las políticas hacia las mujeres, en acciones concretas que tienen un impacto en la calidad de vida de las mujeres.

Ciudad Mujer parte del concepto que las mujeres viven situaciones diferenciadas que las han colocado en situaciones de desventaja respecto de los hombres, y que éstas aun necesitan acciones afirmativas orientadas a atender específicamente sus necesidades, con el fin de lograr la igualdad sustantiva y la equidad de género.

¿CÓMO FUNCIONA?

  • Ciudad Mujer concentra, dentro de una misma infraestructura, a 17 instituciones del Estado que prestan diferentes servicios especializados para las mujeres, garantizando que sean atendidas de manera oportuna, en un ambiente de confiabilidad y calidad.
  • Pero más que una concentración, la clave del trabajo de Ciudad Mujer es que las instituciones trabajen de forma articulada, cada una en el marco de sus propias competencias, pero rompiendo la fragmentación que es tan usual en el servicio público.
  • Un aspecto fundamental es que los centros de Ciudad Mujer operan con funcionarias mujeres que han sido formadas en género y en el enfoque de derechos humanos.
  • La infraestructura de nuestros centros es plenamente accesible a mujeres con discapacidad y adultas mayores.

 

CIUDAD MUJER OFRECE SUS SERVICIOS EN 5 ÁREAS O MÓDULOS DE ATENCIÓN:

1. Atención a la Violencia de Género

2. Salud Sexual y Reproductiva

3. Autonomía Económica

4. Educación Colectiva

5. Atención Infantil

 

1. MÓDULO DE ATENCIÓN A LA VIOLENCIA DE GÉNERO

  • En éste módulo se busca prevenir, disminuir y atender las diferentes manifestaciones de violencia de género.
  • Se brinda una atención integral e integrada, acompañándolas y dando seguimiento a sus casos.
  • Todas las instituciones se enfocan en la necesidad de la usuaria, evitando la re-victimización y promoviendo el empoderamiento vital de cada una de ellas.

Algunos de los servicios que prestamos son:

  • Atención en crisis
  • Terapias psicológicas
  • Asesoría y trámites legales
  • Grupos de apoyo y auto-cuido
  • Acompañamiento en el proceso de empoderamiento vital

Las instituciones que prestan servicios en este módulo son:

1. Fiscalía General de la República

2. Instituto de Medicina Legal

3. Policía Nacional Civil

4. Instituto Salvadoreño para el Desarrollo de la Mujer

5. Procuraduría General de la República

6. Secretaría de Cultura

2. MÓDULO DE SALUD SEXUAL Y REPRODUCTIVA

El trabajo en este módulo busca contribuir a mejorar la calidad de la salud y vida de las mujeres, particularmente en la prevención del cáncer de mama y el cáncer cérvico uterino (los cuales son una de las primeras causas de muertes hospitalarias en mujeres en El Salvador); además, de reducir la mortalidad materna y lograr la disminución de los embarazos en adolescentes.

Los servicios que se prestan son:

  • Ginecología
  • Medicina Interna
  • Mamografías y Rayos X
  • Odontología
  • Psicología
  • Nutricionista
  • Farmacia
  • Educación para la Salud Sexual
  • Ultrasonografías a Embarazadas
  • Exámenes clínicos

Como pueden ver, el trabajo en este módulo está vinculado al cumplimiento de las metas 5.A (reducir la tasa de mortalidad materna) y 5.B (lograr el acceso universal a la salud reproductiva) del Objetivo de Desarrollo del Milenio # 5 (Mejorar la salud materna).

3. MÓDULO DE AUTONOMÍA ECONÓMICA

Su propósito es proveer servicios orientados a facilitar que las mujeres cuenten con oportunidades para alcanzar la autonomía económica; es decir, para que las mujeres dispongan de ingresos, información, bienes y servicios que favorezcan su participación en la vida económica y les permita una vida autosuficiente.

Los servicios que se prestan en este módulo tienen un enfoque territorial y se basan en un estudio previo de análisis de tejidos productivos y de los planes estatales de desarrollo económico. Estos son:

  • Intermediación laboral.
  • Orientación y actualización de hojas de vida
  • Bolsa de Trabajo.
  • Capacitación y formación vocacional.
  • Servicios de microcréditos con tasas competitivas.
  • Educación financiera.
  • Asistencia técnica para el fomento del emprendedurismo
  • Espacios de promoción en comercialización con mujeres emprendedoras
  • Información, asesoría y gestiones sobre protección de derechos laborales.

Las instituciones que intervienen dentro de este módulo son:

  • Registro Nacional de las Personas Naturales
  • Instituto Salvadoreño de Formación Profesional
  • Ministerio de Trabajo y Previsión Social
  • Consejo Nacional de la Micro y Pequeña Empresa
  • Ministerio de Agricultura y Ganadería
  • Banco de Fomento Agropecuario, y
  • Fondo Solidario para la Familia Microempresaria
  • Defensoría del Consumidor

  1. 4. MÓDULO DE ATENCIÓN INFANTIL

Este módulo permite a las mujeres hacer uso de los diferentes servicios, mientras sus hijas e hijos son atendidos por personal calificado.

Se pretende:

  • Que las mujeres puedan recibir sus servicios sin preocupaciones, permitiéndoles concentrarse en sí mismas;
  • Proteger y atender a los niños y niñas, evitando que sean revictimizados, particularmente al escuchar los relatos de sus madres si han sido víctimas de violencia.

 

5. MÓDULO DE EDUCACIÓN COLECTIVA:

A través de éste módulo se busca el empoderamiento de las mujeres de sus derechos políticos, económicos, sociales y civiles.

Para ello, se implementan actividades de educación colectiva, de promoción y sensibilización de los derechos, utilizando diversas metodologías adecuadas a los diferentes grupos objetivos de mujeres.

Trabajamos a partir de una estrategia territorial y de promoción comunitaria que implica una coordinación muy cercana con:

  • Gobiernos municipales
  • Organizaciones No Gubernamentales
  • Asociaciones y redes locales de mujeres
  • Centros escolares
  • Entre otros

 

LOGROS:

Permítanme compartir con ustedes algunos de los resultados obtenidos en 3 años y 10 meses de funcionamiento de este programa en El Salvador:

  • Tenemos más de 677 mil 900 mujeres atendidas
  • Se han brindado más de 1 millón 799 mil servicios
  • Es uno de los dos programas mejor evaluados y más aceptados por la ciudadanía en El Salvador. Tenemos una aprobación del 90% según las encuestas más recientes del 2014 (Cid Gallup).
  • Es un modelo exitoso y replicable en otros países, con indicadores de impacto que se evalúan periódicamente.

Estoy segura, señoras y señores, que ustedes coincidirán conmigo al afirmar que el programa Ciudad Mujer tiene un alto potencial y puede ser empleado como modelo para el mundo en desarrollo. 

Para finalizar, quiero señalar que si bien en mi país tenemos grandes retos por superar, sobre todo en el ámbito de la seguridad pública, también es innegable que tenemos significativos adelantos que han sido reconocidos también por la comunidad internacional.

Justamente los informes mundiales sobre desarrollo humano del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo confirman avances importantes, colocándonos en uno de los países que ha logrado mayores aumentos en el valor del Índice de Desarrollo Humano, al haberse reducido la pobreza, sobre todo en el ámbito rural en un 10%, pese al impacto negativo de la crisis económica mundial.

Además, el mismo PNUD señala que la desigualdad en la distribución del ingreso también ha disminuido. Entre el 2008 y el 2013, el 20% más pobre de la población aumentó su participación en los ingresos nacionales totales de un 3.2% a un 4.9%.

Por supuesto, hay un conjunto de factores que influyeron en esta reducción de la pobreza y la desigualdad, pero una de las principales ha sido el impacto positivo de los diversos programas sociales impulsados por el anterior y el actual gobierno, como los de:

  • Salud y Alimentación Escolar a más de 1.3 millones de estudiantes;
  • Paquetes Escolares con uniformes, zapatos y material educativo para 1.4 millones de alumnos y alumnas
  • Programa de Apoyo Temporal al Ingreso (PATI) a mujeres jefas de hogar y personas jóvenes;
  • Y los dos programas que ya he expuesto, entre otros.

Un dato importante es que todos los programas de desarrollo detallados no son una política gubernamental, sino que son ya una política estatal, al haber sido incluidos en la Ley de Desarrollo y Protección Social aprobada por la Asamblea Legislativa en abril del año pasado.

Al existir los programas dentro de una ley se asegura su continuidad y con ello, se seguirán invirtiendo recursos para el mejoramiento de la calidad de vida de la población más vulnerable del país.

Quiero agradecer a los organizadores por esta oportunidad de compartir nuestra experiencia y a ustedes por su amable atención.

Muchas gracias.