El Presidente de la República, Salvador Sánchez Cerén, junto al Secretario General de las Naciones Unidas, Ban Ki-moon, el Vicepresidente, Oscar Ortiz y altas autoridades de los tres órganos del Estado, presidieron este día la ceremonia de conmemoración del XXIII Aniversario de la Firma de los Acuerdos de Paz, actividad en la que también participó la Secretaria de Inclusión Social, Vanda Pignato, junto a otros miembros del gabinete gubernamental.

El acto tuvo lugar en el anfiteatro del Centro de Ferias y Convenciones (CIFCO) y en él participaron más de 10 mil personas. A su llegada, la Secretaria Pignato fue recibida por efusivos saludos de hombres y mujeres.

El discurso presidencial inició con un tono de respeto, reconciliación y unidad para los firmantes de los Acuerdos de Paz en aquel histórico 16 de enero de 1992 en el Castillo de Chapultepec (México), y con sentidas palabras de reconocimiento y agradecimiento a quienes ofrendaron su vida para la conquista de la paz.

“Como uno de los firmantes, recuerdo la emoción que nos llenó a todos de esperanza por un futuro de libertad, inclusión y equidad”, aseguró el jefe de Estado, palabras que fueron retomadas por la Secretaria Pignato, quien también señaló que la paz es un logro que el pueblo salvadoreño debe continuar fortaleciendo.

El Presidente Sánchez Cerén se comprometió a luchar con optimismo por la construcción de un país donde la paz y las oportunidades para el pueblo salvadoreño sean las principales prioridades.

Al igual que el Secretario General de Naciones Unidas, el mandatario subrayó que en este nuevo país, democrático e inclusivo deben tener cabida todos y todas, especialmente aquellos grupos vulnerables que por años han sido exlcuidos: jóvenes, mujeres, personas adultas mayores, niños y niñas.

El jefe de Estado aseguró además que los Acuerdos de Paz propiciaron grandes transformaciones en El Salvador y permitieron que la sociedad recuperara “su esencia democrática, basada en la pluralidad y la tolerancia, con respeto irrestricto a los derechos humanos, a la diversidad de ideas y a las diferencias”.

Ban Ki-moon tuvo palabras de reconocimiento para el pueblo salvadoreño y sus líderes, quienes tuvieron la sabiduría para dejar atrás sus diferencias y construir la paz, “gracias El Salvador, ese es un regalo de El Salvador para la humanidad”, subrayó.

El Presidente de la República, agregó, que en estos 23 años se han impulsado numerosas iniciativas encaminadas a construir una nueva institucionalidad y profundización de la cultura democrática como la Reforma Constitucional, el establecimiento de reformas al Sistema de Justicia; la conformación de una Asamblea Legislativa plural e inclusiva y la creación de la Procuraduría para la Defensa de los Derechos Humanos.

Asimismo, destacó el fomento de una Fuerza Armada no deliberante y respetuosa de la Constitución de la República; la creación de una Policía Nacional Civil basada en el respeto a los derechos humanos, un Tribunal Supremo Electoral garante de la transparencia y responsable del ejercicio libre del voto y el Consejo Nacional de la Judicatura.

En su intervención, el mandatario reconoció los retos a los que se enfrenta el país para alcanzar la paz y la tranquilidad que desean las familias salvadoreñas, para lo cual instó a seguir con optimismo construyendo el país con el “que soñamos”.

Ver galería fotográfica