San Salvador. Martes 28 de agosto de 2018. La Secretaría de Inclusión Social (SIS), a través de su Dirección de Personas Adultas Mayores, ha realizado durante los últimos años diversos procesos de formación y capacitación orientados a brindar atención y servicios que ayuden a mejorar la calidad de vida de las personas adultas mayores que residen en centros de atención u hogares sustitutos (también llamados residencias), o junto a sus propias familias. Un claro ejemplo de que esos procesos formativos están ahora contribuyendo a brindar una mejor atención a las personas mayores, lo podemos constatar en la aplicación de diferentes protocolos y proyectos en el Hogar San Vicente de Paul de San Salvador.

Charlas, foros y Diplomados como los de Gerontología Social o el de Atención Geriátrica para personal de salud, son formaciones que han sido de mucha ayuda para más de 200 profesionales que los han recibido, pues con ellos han adquirido nuevos conocimientos que les han facilitado hacer mejoras en el trabajo que realizan a diario en diferentes lugares (instituciones públicas, hogares o residencias sustitutas, principalmente). El Médico Regente del Hogar San Vicente de Paul, Juan J. Cuéllar, es uno de los profesionales capacitados por la SIS y reconoce que recibir estos diplomados y charlas sobre diferentes temáticas son de gran ayuda para sus labores, ya que les permite estar actualizados y conocer experiencias exitosas de otros países, conocimientos que ninguna otra institución brinda en el país.

En el hogar San Vicente de Paul, una de las mejoras más recientes es la elaboración y puesta en práctica del Protocolo de ingreso y egreso de residentes, algo que permite tener mayor control e información de aspectos como: las condiciones de salud de las personas que ingresan, sus familiares, las personas responsables de acompañarles en su retiro o ingreso, y otros detalles.

Otro de los últimos proyectos llevados a cabo en el Hogar es un salón con paredes para la estimulación sensorial, algo que ha sido posible gracias a la alianza con la Escuela de Diseño de la Universidad “Dr. José Matías Delgado”. En esas paredes, las personas adultas mayores tienen mecanismos sencillos que estimulan sus sentidos, algo que les ayuda a hacer más lento el deterioro físico y cognitivo, principalmente. Las y los residentes del hogar trabajan en este espacio junto al personal de Fisioterapia, y la idea de hacerlo surgió de una de las capacitaciones en las que se hizo énfasis en que el desarrollo de estas actividades u otras que modifiquen las rutinas de las personas de edad, les ayudan a mantener un mejor juicio, raciocinio, nivel de alerta y autonomía.

El San Vicente de Paul ha sido también uno de los primeros hogares en aplicar Protocolos como el de la eliminación de sujeciones y otro para la reducción de caídas, promovidos también por la SIS tras capacitaciones e intercambios con especialistas de otros países. El doctor Cuéllar señala que los resultados han sido sumamente positivos, ya que estas se han reducido considerablemente, llegando a registrar apenas un par de caídas en algunos meses, esto tras un año de su implementación.

Con el uso del Protocolo para la prevención de caídas, el personal ha identificado mejor quiénes son las personas que se caen y cuáles son los lugares y las condiciones en que ocurren las caídas; esa información les ha servido para hacer los ajustes y mejoras necesarias que evitan que éstas se repitan.

En el Hogar San Vicente de Paul, ha sido capacitado personal médico y de Enfermería. La elaboración de los Protocolos y proyectos acá mencionados son resultado del trabajo de los tres últimos años y en ello se han involucrado profesionales de las diferentes áreas de trabajo del Hogar.