San Salvador. Jueves, 15 de octubre de 2015. La Secretaria de Inclusión Social, Vanda Pignato, inauguró esta mañana el Primer Congreso Regional de Gerontología Social, a realizarse del 15 al 17 de octubre en San Salvador. En él se discutirá, a nivel centroamericano, los retos que enfrentan estos países ante el envejecimiento de sus poblaciones y qué medidas pueden implementarse teniendo como base el enfoque de Derechos Humanos y género.

Desde hace unos años, Centroamérica se ha sumado a la tendencia que presentan otras regiones del mundo: el incremento de la esperanza de vida, algo que en el contexto latinoamericano se refleja en el 8.8 %  del total de su población compuesta por personas adultas mayores, dato provisto por la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL, 2007).

Durante su intervención, la Secretaria Pignato, señaló que esta nueva realidad amerita ser estudiada para atender el envejecimiento desde el abordaje de principios de dignidad, independencia, participación, cuidados, autorrealización, igualdad y no discriminación para las personas de edad, por ello se generan espacios de debate como este Congreso.

Entre los temas a desarrollar en esta oportunidad están: los derechos de las personas mayores en el ámbito internacional, cuido de la persona mayor en situación de dependencia; mujer y envejecimiento en la región, sexualidad en el adulto mayor y otros.

Este encuentro regional busca también un acercamiento entre los profesionales del istmo vinculados al tema de envejecimiento, desde una perspectiva de la gerontología social, para crear espacios de colaboración mutua, investigación y aprendizaje; poner el tema del envejecimiento -con un abordaje de Derechos Humanos y género- en la agenda social de las naciones centroamericanas, y motivar a estudiantes universitarios de diferentes ramas formativas a visualizar y atender el envejecimiento desde sus saberes y quehacer profesional.

La actividad se enmarca en la campaña “Seamos parte del buen trato” a las personas adultas mayores, impulsada por la Secretaría de Inclusión Social (SIS) y demás instituciones que componen el Consejo Nacional de Atención Integral a los Programas de los Adultos Mayores (CONAIPAM). Cuenta también con el apoyo financiero del Gran Ducado de Luxemburgo y la participación de ponentes nacionales e internacionales (Colombia,  España, Argentina, Uruguay y Costa Rica) con experiencia en derechos humanos, género y envejecimiento.