“En El Salvador, al igual que en otros países del mundo, se han dado avances en lo referente al derecho de las mujeres, a su participación política y ciudadana; no obstante, existen muchos obstáculos por superar”, aseveró la Secretaria de Inclusión Social, Vanda Pignato, durante su disertación en el Foro Internacional Mujer y Desarrollo, realizado en la ciudad de Santo Domingo, capital de República Dominicana.

“La participación ciudadana y política de las mujeres es un derecho humano, pero también un importante indicador de gobernabilidad democrática”, afirmó la funcionaria, al momento de precisar los mecanismos y estrategias creados en El Salvador para facilitar la participación ciudadana y política de las mujeres.Uno de dichos mecanismos es la Ley de Partidos Políticos, donde se establece que todos los partidos políticos deben integrar en sus planillas para elección de diputados a la Asamblea Legislativa, Parlamento Centroamericano (PARLACEN) y miembros de los Concejos Municipales, al menos un treinta por ciento de participación de mujeres.

“Debería ser un 50% de participación de mujeres y no sólo un 30% como la ley manda actualmente,  ya que en El Salvador el sector femenino constituye el 53% de la población total”, sostuvo la Secretaria Pignato, quien a su vez recalcó que las mujeres que participan en política deben vencer más  obstáculos que los hombres. “Debemos estar pendientes de la casa, de la atención de nuestros hijos e hijas, del cuidado de nuestros padres y madres; nos vemos obligadas a ejercer una multiplicidad de roles, en clara desventaja frente a los hombres”, apuntó.

El foro de alto nivel al que asistieron lideresas, políticas y funcionarias de gobiernos de América Latina, estuvo presidido por la Vicepresidenta de República Dominicana, Margarita Cedeño, y tuvo como propósito fundamental debatir y reflexionar sobre el rol de la mujer en el desarrollo a partir del empoderamiento social, político y económico logrado por ellas en la región; teniendo una participación importante la Secretaria Pignato, al exponer la situación que viven las mujeres salvadoreñas, quienes a pesar de los avances en materia de legislación y políticas públicas que les benefician, aún enfrentan desigualdades sobre todo en el  ámbito político y económico.

A pesar de todos estos esfuerzos, de acuerdo con la presentación desarrollada por la Secretaria Pignato, una de las brechas más notorias de la desigualdad entre hombres y mujeres -en El Salvador y el mundo- continúa siendo la que existe entre la representación masculina y la femenina en los más altos niveles de toma de decisión. “El poder político en nuestro país sigue siendo masculino, pese a que las decisiones que adoptan afectan a más del 53% de la población, constituida por mujeres”, subrayó la funcionaria.

Ante esta situación tan desventajosa para las mujeres, la Secretaria Pignato instó a los países a continuar trabajando para que los cambios sean más rápidos y efectivos, por lo que propuso hacer esfuerzos en: armonizar la legislación y los marcos normativos nacionales e institucionales  en materia de derechos de las mujeres; desarrollar y ejecutar políticas de combate a la pobreza con enfoque de género, exponiendo a los asistentes el ejemplo del Programa Ciudad Mujer, así como otros  programas especializados para la formación y potenciación de liderazgos ciudadanos y políticos de mujeres, entre otras medidas.

El foro de alto nivel fue organizado por la Vicepresidencia de República Dominicana en coordinación con la Organización de Estados Americanos (OEA); el Banco Mundial; el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD); el Banco Interamericano de Desarrollo (BID); la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL); ONU Mujeres y la Secretaría de la Integración Social Centroamericana (SISCA).

Junto a la funcionaria salvadoreña,  también participaron como conferencistas en el evento: María C. Conte, de la Comisión Interamericana de Mujeres (CIM); Andrew Morrison, Jefe de la División de Género y Diversidad del BID;  y Lilian Soto,  ex candidata a la Presidencia de Paraguay. La ceremonia de apertura contó con la participación de la Vicepresidenta de República Dominicana, Margarita Cedeño y la Ministra de la Mujer dominicana, Alejandrina Germán.