Rodeada de aplausos y muestras de apoyo de simpatizantes de Ciudad Mujer, la Secretaria de Inclusión Social, Vanda Pignato, participó este día de la fiesta electoral salvadoreña, ejerciendo el sufragio en el pabellón #2 del Centro Internacional de Ferias y Convenciones (CIFCO), donde llegó al filo del mediodía a la Junta Receptora de Votos (JRV) 652, para cumplir su derecho como ciudadana.

Luego de emitir el voto, la funcionaria hizo un llamado para que las mujeres salvadoreñas salieran a votar en familia, ya que conforman el 53% de la población apta para votar. Asimismo, lamentó que el papel de la mujer en la política siga rezagado en la base piramidal de los partidos políticos y no en puestos estratégicos, desde donde podrían valorarse cambios significativos para el rumbo del país.  “Las mujeres participamos activamente en el proceso electoral, pero aún estamos en puestos de poca importancia; creo que tenemos que hacer más esfuerzos para que las mujeres compitan en puestos claves. Tengo la esperanza que quien dirija la Asamblea Legislativa sea una mujer y el PARLACEN también”, declaró la Secretaria Pignato.

En ocasiones anteriores, la funcionaria ha enfatizado la importancia de participar en este proceso electoral, ya que es fundamental para colocar los apoyos en el pleno legislativo que beneficien políticas públicas a favor de las mujeres, sobre todo, hacia el programa Ciudad Mujer, el cual ha brindado casi 2 millones de servicios, desde sus seis sedes a nivel nacional.

Durante la campaña electoral, la titular de la Secretaría de Inclusión Social lamentó que los partidos políticos usaran la imagen de la mujer de forma agresiva, utilizando lenguajes sexista en los discursos, comunicados, desprestigiando a través de medios de comunicación y redes sociales. Es por ello que presentó al Tribunal Supremo Electoral (TSE) una solicitud para que se cumpliera la Ley Especial Integral para una Vida Libre de Violencia para las Mujeres y de la Ley de Igualdad, Equidad y Erradicación de la Discriminación contra la Mujer, y sancionara a los institutos políticos que no respetaran la dignidad de las mujeres.