La Secretaria de Inclusión Social, Vanda Pignato, entregó este día al Director de Centros Penales, Rodil Hernández, un Protocolo de atención dirigido a la población LGBTI (lesbianas, gays, bisexuales, transexuales, transgéneros, travestis e intersexuales) en contexto de privación de libertad, así como para sus familiares y personas cercanas. El documento ha sido elaborado por la Dirección de Diversidad Sexual de la Secretaría de Inclusión Social (SIS), junto a organizaciones no gubernamentales pro derechos de la comunidad LGBTI y autoridades de Centros Penales.

El objetivo del protocolo es establecer reglas a cumplir por parte del personal penitenciario, referente a la atención y trato hacia las personas de la comunidad LGBTI, que garanticen condiciones dignas durante su tiempo de privación de libertad, de forma igualitaria y sin discriminación por razones de su identidad de género, expresión de género, y/o de su orientación sexual. De igual forma para personas de esta población que visitan los centros penitenciarios; todo ello basado en la constitución, instrumentos internacionales en materia de derechos humanos y legislación vigente.

Durante su discurso, la Secretaria Pignato destacó el aporte de los involucrados para la construcción del protocolo, el cual explicó “no contiene elementos para una atención preferencial para las personas LGBTI, sino que orienta hacia una actuación que responda a las necesidades específicas de estas personas cuando están privadas de libertad, cuando son visitadas por sus familiares y personas cercanas o cuando ellas mismas llegan como visita”.

El protocolo también contempla, entre otros puntos, la capacitación y sensibilización del personal penitenciario en temas de diversidad sexual, tales como orientación sexual, identidad de género y expresión de género, a través de la Escuela Penitenciaria y por medio de programas diseñados para este fin, en coordinación con los consejos criminológicos, con el acompañamiento de la Dirección de Diversidad Sexual de la SIS.

De igual forma, dentro del mismo se establece no incurrir en actos discriminatorios, peyorativos o degradantes a las visitas (de cualquier orientación sexual) de una persona lesbiana, gay, bisexual, transgénero, transexual, travesti o intersexual privada de libertad, en cuanto a registro, revisión de pertenencias, trato y otros procedimientos para el ingreso.

Este Protocolo se suma al Manual autoformativo sobre diversidad sexual, dirigido a personal de organismos de seguridad pública, también elaborado por la Dirección de Diversidad Sexual de la SIS, y presentado en septiembre del año pasado. Con ambos documentos, la Dirección de Diversidad Sexual avanza en su labor de promover la erradicación de discriminación orientación sexual e identidad de género, especialmente en la administración pública.

 Leer discurso

Ver video

Ver video