San Salvador. Sábado, 5 de diciembre de 2015. La Secretaria de Inclusión Social, Vanda Pignato, participó esta mañana como conferencista invitada del grupo “Mujeres de fe” del Tabernáculo Bíblico Bautista “Amigos de Israel” Central, a quienes expuso la grave situación de violencia que enfrentan niñas, adolescentes y mujeres, por lo que las instó a brindarles apoyo, amor y comprensión.

La funcionaria precisó a las y los asistentes que las niñas y adolescentes son el grupo poblacional contra el que se ha cometido mayor cantidad de casos de agresiones y violaciones sexuales, según el informe de violencia contra las mujeres elaborado por la Policía Nacional Civil (PNC) y el Instituto de Medicina Legal (IML); asimismo, agregó que esto ocurre porque son precisamente las más vulnerables.

“Muchas jóvenes y mujeres se callan estas torturas sexuales no porque les guste, amigas. A nadie le puede gustar ser humilladas, utilizadas, vejadas. Se callan por temor, por vergüenza, porque saben que a veces los agresores van a ser defendidos y ellas, las víctimas, van a ser atacadas”, refirió la funcionaria, al momento de pedir que se ayude a esas niñas y mujeres para que tomen valor, sientan confianza de decir lo que les pasa, y apoyo para seguir adelante.

“A las víctimas hay que tratarlas con amor, con dulzura, con comprensión, no criticarlas ni dañarlas más, ponernos de su lado”, agregó.

En días recientes, la Secretaria Pignato expresó su interés de que las iglesias de todas las denominaciones abran espacios para hablar sobre la violencia hacia las mujeres, y sus derechos; ya que es una institución a la que millones de personas se abocan y en la cual confían.

Asimismo, la Secretaria de Inclusión Social, mencionó prácticas machistas que los jóvenes comienzan a realizar con sus novias, producto de la imitación de lo que ven en sus hogares; por ello pidió que como familia se ponga atención en fomentar relaciones de cordialidad y respeto entre hombres y mujeres, ya que con ello se contribuirá enormemente a erradicar la violencia contra las mujeres que es también violencia contra la sociedad.

“Hay que tener en cuenta que la familia es el primer agente socializador y el más determinante para el desarrollo y la formación de modelos y roles, pero también las comunidades educativas, así como las iglesias, tienen un rol fundamental para cambiar todos esos esquemas que discriminan a las niñas, a las adolescentes y a las mujeres, para construir una sociedad igualitaria y libre de violencia basada en género”, dijo recientemente la funcionaria, durante un foro sobre los derechos de niños, niñas y adolescentes en el que también participaron líderes cristianos.

Finalmente pidió a las mujeres no descuidar su salud para prevenir enfermedades graves como el cáncer, y hacerse los exámenes a tiempo, pues con ello pueden salvar sus vidas.