La Dirección de Diversidad Sexual de la Secretaría de Inclusión Social (SIS) facilita el acercamiento entre personal de la Fiscalía General de la República (FGR) y de la Policía Nacional Civil (PNC) con funcionarios y funcionarias del Gobierno de la República Argentina en materia de Diversidad Sexual, para capacitar a instancias de ambas dependencias del Estado, sobre cómo mejorar las investigaciones cuando se cometen crímenes por odio motivados por la orientación sexual, identidad y/o expresión de género de personas Lesbianas, Gais, Bisexuales, Transexuales e Intersexuales (LGBTI). Argentina tiene una experiencia más avanzada en esa temática y ha mostrado su interés en compartirla con El Salvador.

En 2015, la población LGBTI celebró que el Código Penal salvadoreño fuese reformado para incluir el odio hacia la orientación sexual y/o expresión de género como agravante de un homicidio (cuya pena máxima puede ser de 50 años). “Ha existido una displicencia para investigar este tipo de casos debido a los prejuicios que existen hacia la población LGBTI; con la reforma al Código Penal se buscó darle relevancia a estos casos, por eso un primer paso fue lograr que se investiguen”, apunta el Director de Diversidad Sexual de la SIS, Cruz Torres.

El funcionario agrega que a la SIS le interesa que las reformas aprobadas al Código Penal se implementen, y para eso es importante fortalecer el trabajo de la Fiscalía y la Policía, de ahí la importancia y el interés de que Argentina brinde su experiencia en esta materia.

Desde 2015 a la fecha decenas de personas LGBTI han sido asesinadas y muchos de esos casos son susceptibles de haber sido motivados por las razones acá mencionadas; no obstante no existe ninguna condena de crimen por odio. Para hacer efectiva la reforma del Código Penal es determinante que en la fase de investigación se recojan pruebas contundentes de parte de policías y fiscales; esa información y procedimientos que ayuden a tipificar los crímenes por odio son los que a la FGR más le interesa que le transmita el Gobierno argentino.

La Coordinadora para la población LGBTI y otros grupos en condición de vulnerabilidad de la FGR, Viviana Bonilla, reconoció el apoyo que ha encontrado en la Dirección de Diversidad Sexual de la SIS para fortalecer su trabajo, así como el primer acercamiento entre el funcionariado de la FGR y la PNC con la Dirección de Políticas Integrales en Diversidad Sexual de la Secretaría de Derechos Humanos de la República Argentina y representantes de la  Federación Argentina de Lesbianas, Gays, Bisexuales y Trans (FALGBT), quienes visitaron recientemente El Salvador. En esa ocasión la SIS desarrolló la conferencia denominada “Crímenes por Odio y Transfeminicidio, la experiencia en El Salvador y Argentina”. En la actividad también participó personal de la Academia Nacional de Seguridad Pública (ANSP).

Posterior a esa conferencia, la Coordinación LGBTI de la FGR ha sostenido reuniones con la SIS para recopilar todas las consultas que harán al referente del Gobierno argentino a través de una videoconferencia que realizarán en los próximos días. Más adelante habrá una nueva reunión cuando el funcionario sudamericano visite por segunda vez El Salvador antes de que finalice el presente año.

Argentina tiene una experiencia valiosa porque ha avanzado incluso en la investigación del transfeminicidio, una figura más compleja del crimen por odio, ya que son casos en los que están presentes diferentes formas de violencia que sufren las mujeres, pero que son infringidas a mujeres trans, quienes no están contempladas -legalmente- como víctimas de feminicidio. Las mujeres trans son personas cuyo sexo biológico es masculino, pero su identidad y expresión de género es femenina.

La Coordinadora para la población LGBTI y otros grupos en condición de vulnerabilidad de la FGR fue creada a mediados del año 2018, y gracias a su estrecha relación con la SIS, ésta ha capacitado y sensibilizado a su personal en atención a víctimas LGBTI.

El mismo Fiscal General de la República, Douglas Meléndez, ha resaltado el trabajo que se realiza de manera interinstitucional con la SIS en favor de los derechos humanos de la población LGBTI, especialmente en lo relacionado a los crímenes por odio.